Los hermanos sean (des) unidos

El escándalo que desatarán las revelaciones de Mariano Macri sobre los negociados familiares y la renovada disputa de los hermanos Etchevehere repercuten con fuerza en las entrañas del espacio opositor.

"Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera", reza una de las frases más conocidas del Martín Fierro, pero parece que esa premisa plasmada por José Hernández en su obra cumbre no se cumple por estos en días en el macrismo. Dos conflictos, distantes entre sí pero con un común denominador, resonaron con fuerza en los últimos días en las entrañas del espacio opositor: por un lado el incipiente libro que saldrá a las librerías el próximo lunes en donde Mariano Macri, hermano del expresidente, revela la trama oculta de los negociados de la familia, y por otro, la disputa de tierras que lleva adelante Dolores Etchevehere con su hermano Luis, exministro de Agroindustria.

La verdad de los Macri según Mariano

Sin lugar a dudas, algo que inquieta y mucho a Mauricio Macri por estas horas es el lanzamiento del libro "Hermano" escrito por Santiago O'Donnell y que tiene como protagonista excluyente a su hermano Mariano que en medio de un conflicto de poder apunta con dureza contra el exmandatario y desnuda sus maniobras para quedarse con el legado de su padre Franco.

"Este libro cuenta, a partir de un relato autobiográfico de Mariano Macri, cómo se fue generando un abismo entre él y Mauricio por profundas diferencias de visiones, principios y posturas éticas. Después de décadas de compartir, o más bien de competir, con Mauricio por la herencia y el legado de su padre, Mariano, el quinto hijo de Franco, habla por primera vez y revela el lado oscuro de su hermano mayor, con un nivel de precisión y detalle que ni los peores enemigos del expresidente llegaron a imaginar", señala O'Donnell en un adelanto que le dio a Página 12 en los últimos días.



Y como para reflejar el estado de la relación entre los hermanos Macri, el periodista cita en otro pasaje del libro un descargo que tuvo Mariano con Mauricio el día previo a un encuentro con él y que luego se lo repitió en detalle: "Mauricio, ¿vos me estás jodiendo? No te importó la salud del viejo, la angustia que el viejo vivió. ¿Te das cuenta, Mauricio? Tampoco te importó la enfermedad de mi hija. Tuve que acudir a mi primo Ángelo a pedirle plata porque el médico oncólogo del Fundaleu que me traía la droga de afuera me cobraba una fortuna y ustedes me dieron vuelta la cara, me habían cortado el grifo, me habían dejado totalmente seco"

Además, el escritor reveló que en otro fragmento el libro contará "las historias menos conocidas del grupo Socma", como cuando "Mariano tuvo un rol protagónico en el conglomerado familiar y Macri se movió desde las sombras al amparo de la política para ganar poder".

Pese a los infructuosos esfuerzos del fundador del PRO para evitar que las verdades de su hermano salgan a la luz y no dañen (un poco más) su imagen pública, la obra de O'Donnell estará disponible en 48 horas en todo el país, y restará saber si el expresidente intentará ensayar algún tipo de réplica para limpiar su nombre y tratar de que este entuerto familiar no sea un obstáculo en sus aspiraciones presidenciales, que hoy se ven lejanas.

La rebelión de Dolores

El conflicto entre Luis Miguel Etchevehere, extitular de la cartera de Agroindustria durante la gestión Cambiemos y expresidente de la Sociedad Rural, con su hermana Dolores no es nuevo. Fue la mujer quien encendió la mecha y denunció al dirigente años atrás por maniobras fraudulentas en las empresas familiares.  

"Todas las empresas de mi hermano están intervenidas. No tiene un solo balance aprobado" sentenció Dolores a principios de 2017, cuando Luis era uno de los flamantes ministros del Macrismo, y en aquella oportunidad agregó: "Tiene causas penales por evasión, lavado de dinero y vaciamiento de empresas".



Ahora la disputa familiar recrudeció porque Dolores avaló el ingreso a sus tierras a integrantes del Proyecto Artigas, una iniciativa de producción agraria sostenible y libre de agrotóxicos, que tiene como a uno de sus referentes Juan Grabois. Esta situación generó que el extitular de la entidad agropecuaria exija el desalojo de los nuevos ocupantes y llevó a un grupo de productores para intimidar a su hermana.

Con el correr de los días, el conflicto escaló políticamente: por un lado intervino el Inadi, debido a que su titular Victoria Donda, sostuvo que se ejerció "violencia económica contra Dolores Etchevehere". Y por otro, Luis aprovechó la jugada y aseguró que el Gobierno nacional "avala este tipo de toma de tierras", haciendo reminiscencia con esta frase a lo que se vivió en Guernica en las últimas semanas y en distintos lugares del país.

Sumado a esto, quien tuvo una presencia fuerte fue Grabois, que además ejerce como abogado de Dolores. Más allá del raid mediático que realizó para denunciar los atropellos de Luis, realizó una demanda en su contra por "violencia económica, administración fraudulenta de la herencia, narcotráfico y explotación laboral". Ayer la resolución del juez de Entre Ríos, Raúl Flores parece, al menos por el momento, haberle dado la derecha. El magistrado no hizo lugar al pedido de desalojo presentado por la querella y la mujer podrá permanecer en la estancia Casa Nueva junto a los integrantes del Proyecto Artigas.


Está claro que las repercusiones del escándalo en la familia del expresidente tendrán consecuencias mayores en el mundo PRO que la disputa de tierras del exministro con su hermana, pero ambas situaciones son como una especie de radiografía sobre la composición moral de gran parte de la dirigencia macrista, porque como se vio no funciona la ley escrita por Hernández para los hermanos.


Diarios Argentinos