Literatura desde casa: 23 de diciembre

En esta sección te invitamos a publicar tus relatos, cuentos, cartas, poesías. Hoy presentamos el cuento de Francisco Barata, "23 de diciembre".

23 de diciembre

Francisco Barata



Mañana es Nochebuena; no siempre es Nochebuena, pero mañana sí.

Voy a contarles mis circunstancias personales, tan vulgares en estos tiempos de miseria que procuraré ser escueto…, para no aburrirles.

Ya no voy a cumplir más los cuarenta. Estoy en paro, ¿trabajo?, ¿dónde hay? Mi mujer me dejó por neurótico hace dos años. Se fue con un amigo de la universidad, muy poco original, pero se fue. Me dejó a  los niños, “para que espabilara”. Loli tiene cinco añitos, Luisito,  tres.

Tuve que espabilar, ellos no entienden de crisis, comen como si no hubiera un mañana.

Del paro, miserias, cobro cuatrocientos euros, el día 10; y estamos al día que estamos. Mis hijos esperan que llegue “Papá Noel” y ahora mismo, ni siquiera un euro quiere reconocerme.


Todos los vecinos y amigos, como no son banqueros, viven del aire, como yo.


Lo cierto es que mis niños comen todos los días, a veces de milagro, pero comen. Yo estoy al novedoso “régimen por esa crisis que no existía”.

Me remuerde que los “enanos” esperan regalos mañana, no muchos; pero no tengo ni puta idea de cómo conseguirlos. Llevo así desde que el subsidio para no morirnos de risa, aunque de hambre puede que sí, decidió terminarse.

Estaba coqueteando con la desesperación mientras los “peques” juegan ajenos a todo, como debe ser.

Sonó el timbre, ¿ahora me cortarán la luz?, abrí la puerta…, era mi mujer. Me  quedé “a cuadros”; tenía lágrimas en los ojos, había cortado con el “universitario”, llevaba meses viviendo con sus padres, encontró un buen trabajo y conoce de sobra mi situación de pobreza. Viene a darme un sobre, contiene doscientos euros, “para Papá Noel”, me dice.

─ ¿Tú que vas a hacer?─ le pregunté.

─Pasaré la Nochebuena con mis padres─ contesta avergonzada.

Llamé a los niños, “Loli, Luisito, venid, mamá ha venido a pasar la Nochebuena con vosotros”, salieron corriendo y se echaron en brazos de su mamá.

Cerré la puerta, los niños estaban muy contentos, mi mujer me iba a decir algo, le tapé la boca con los dedos y le dije…,”pasa, que mañana es Nochebuena”.


Diarios Argentinos