Lifschitz: "La pobreza es una consecuencia del modelo económico"

El gobernador de Santa Fe afirmó que el salto en los índices de pobreza "eran previsibles" . "Son la consecuencia lógica de un modelo económico que privilegia el pago de la deuda y no tiene una mirada social", dijo.

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, afirmó que el salto en los índices de pobreza divulgados la semana pasada por la UCA "eran previsibles" y lo calificó como "la consecuencia lógica de un modelo económico que privilegia el pago de la deuda y no tiene una mirada social".

Según el informe elaborado por el Observatorio de Deuda Social de la UCA, correspondiente al tercer trimestre de 2018, hay más de 13 millones de pobres en Argentina (significa un crecimiento de casi 2,2 millones en relación al año anterior). A la vez que detalla que los indigentes suman 2.470.000, lo que significa que 161.500 argentinos cayeron en ese crítico sector social.

De este modo, el índice de pobreza afecta al 33,6% de la población argentina, el índice más alto en una década, lo que refleja que uno de cada cuatro hogares se encuentra dentro de esa situación. En ese marco, el Observatorio señala que "la incidencia de la pobreza en ese período alcanza a niveles superiores a las registradas en 2016, cuando significativas devaluaciones provocaron un alza de la inflación y una caída del poder adquisitivo".

En ese sentido, Lifschitz aseguró que "eran previsibles los aumentos porque es una consecuencia lógica de un modelo económico que privilegia el pago de la deuda y objetivos de carácter macroeconómicos y no tiene una mirada social".


"Era previsible el aumento de la pobreza, porque es una consecuencia lógica de la política económica del gobierno nacional"



"Habrá muchas familias que no se irán de vacaciones. Habrá familias que pasarán fiestas muy austeras, que no podrán comprarles regalos a sus hijos. Habrá muchos que sacarán a sus hijos de las escuelas privadas para llevarlos a la pública. Tenemos gente que está dejando de usar los servicios de las obras sociales y, por falta de cobertura, vuelven a la salud pública. Todas estas son manifestaciones de una crisis muy profunda", añadió en diálogo con el medio local UNO.

Por otra parte, evaluó los tres años de gestión de Cambiemos y resaltó que casi ninguno de los compromisos asumidos por el presidente Macri se cumplieron, por lo que aseguró que el próximo presidente va a recibir un país mucho más complicado que el que recibió Mauricio Macri en 2015.

"Macri va a dejar un país peor al que encontró por que no resolvió ninguno de los problemas estructurales. No resolvió la inflación, la pobreza, el déficit, la recesión. Y, al contrario, agravó muchos de esos problemas. El que asuma en 2019, recibirá un país mucho más complicado que el que recibió Macri", subrayó.


"Macri va a dejar un país peor al que encontró por que no resolvió ninguno de los problemas estructurales"


En esa línea, se mostró esperanzado en la construcción de una tercer alternativa que termine con la polarización entre el macrismo y el kirchnerismo. "Hay condiciones favorables para que se pueda construir una tercera alternativa en 2019", remarcó.

"El futuro no pasa por Cambiemos ni el kirchnerismo. Tenemos la vocación, la necesidad y la responsabilidad de construir una variante que pueda sacar al país de la crisis, de la grieta y la confrontación", concluyó.

Diarios Argentinos