Las contradicciones de los funcionarios del Gobierno por la vuelta al FMI

Macri, sus ministros Dujovne y Caputo y hasta la propia titular del organismo, Christine Lagarde, habían negado en el último tiempo la posibilidad de que Argentina vuelva a endeudarse con el Fondo.

A pesar de que en varias ocasiones diversos integrantes del gobierno desmintieron cualquier posibilidad de acercamiento al Fondo Monetario Internacional, el presidente Mauricio Macri anunció hoy oficialmente que inició conversaciones para solicitar financiamiento al FMI por alrededor de USD 30.000 millones.

La acuciante coyuntura económica tras la corrida del dólar de los últimos días llevó al gobierno por un camino que parece enterrar la posibilidad de cualquier gradualismo y busca “blindar” la económica local ante los condicionamientos de la situación externa.

Este nuevo giro en la política de endeudamiento de Cambiemos deja mal parado discursivamente a buena parte de los funcionarios de gobierno, e inclusive al propio presidente, en un tema que trae los peores recuerdos de crisis a los argentinos.

En marzo de 2016, poco después de asumir, Macri fue consultado en una entrevista con el canal TN sobre el FMI y respondió: "No vamos a pedirles préstamos". Además, de cierta manera vaticinaba la fuerte corrida cambiaria pero con un pronóstico errado sobre la masa de dólares necesaria para cubrirla: “Tenemos que acostumbrarnos a que el dólar va a fluctuar. La Argentina no tiene problemas de dólares".



Sin embargo, hoy Argentina está negociando una "línea de apoyo financiero" con el FMI porque el propio equipo económico advierte un problema en el segundo término de la afirmación del presidente.

También Nicolás Dujovne, hoy ministro de Hacienda, advirtió meses antes de asumir el cargo la existencia de una “campaña sucia” de la oposición política ligando el acuerdo de 2016 con los holdouts con una probable vuelta de Argentina al FMI.

En este sentido, Dujovne señaló que “hay una campaña extrañísima organizada por el exoficialismo donde asocia el arreglo con los holdouts con volver al Fondo”. Y agregó: "Justamente me parece que es casi una propuesta contraria la del Gobierno: salir del default para poder financiarse en mercados internacionales y no ir al Fondo".




"El acuerdo con los holdouts es el camino para no ir al Fondo. La Argentina ha elegido la vía gradualista vía endeudamiento en el mercado y no con el FMI porque de repente el FMI quiere poner condicionamientos que la Argentina no va a querer tomar", señalaba con cierto tono sarcástico en su rol de periodista.

Nuevamente Dujovne, pero ahora en su rol de ministro de Hacienda, repetía en marzo de 2017 las posibles consecuencias negativas que traería para la autonomía del programa económico una muy improbable vuelta al FMI. “Nuestra política económica es autónoma. EL FMI puede decir lo que se le ocurre y nosotros hacemos lo que tenemos ganas”.

El FMI solo puede pedirles medidas a los países cuando tienen un programa en el que presta y ahí empieza a marcar la cancha. Nosotros no tenemos programa con el FMI ni vamos a tener. Ahora el Fondo es un buen ámbito de discusión. No es el que vimos en el pasado”, sentenciaba casi premonitoriamente Dujovne.

Sin embargo, el ministro confirmó hoy frente a periodistas que Argentina comenzó las conversaciones con el FMI “para tener una línea de crédito preventiva, teniendo en cuenta que el FMI ha dado un apoyo expreso a nuestro programa gradual".

Otro funcionario que quedó desautorizado tras el anuncio de hoy fue el ministro de Finanzas, Luis Caputo. La semana pasada, Caputo había afirmado en conferencia de prensa que este año Argentina no iba a tomar deuda en el mercado internacional para poder cumplir con las metas económicas locales.

El titular de Finanzas también aseguraba que el Ejecutivo ya había obtenido más del 80% de las divisas necesarias para cerrar el ejercicio vigente y que la corrida del dólar “es un movimiento que podía venir, que no nos agarró por sorpresa y estamos perfectamente para resolverlo sin inconvenientes".

El cambio de postura del FMI

La visita de la titular del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, en marzo de este año disparó una serie de especulaciones políticas en la oposición sobre una nueva relación entre la Argentina y el FMI.

Rápidos de reflejos, tanto el gobierno como la propia Lagarde intentaron disipar las suspicacias alrededor de la visita al país. "No vine para negociar ningún programa del FMI. No estoy para prestar, la Argentina no lo necesita", afirmó la titular de la entidad en marzo en una charla realiza en la Universidad Di Tella.

Sin embargo hoy, tras el anuncio de Macri, Lagarde confirmó en un comunicado oficial del FMI el inicio de las conversaciones y señaló que buscarán trabajar sobre formulas que ayuden a “fortalecer la economía argentina". 

Diarios Argentinos