Larreta festejó la construcción de una plaza que quería convertir en shopping

El jefe de Gobierno porteño anunció que "junto con los vecinos" lograron el nuevo espacio. Sin embargo, el PRO buscaba construir allí locales comerciales con "terrazas verdes". La lucha de las personas del barrio logró evitarlo.

"Estamos muy contentos de contarles que, en menos de un año, miles de porteños van a disfrutar de la Plaza Clemente", celebró este miércoles Horacio Rodríguez Larreta en su cuenta de Twitter. El jefe de Gobierno porteño aseguró que pensaron ese nuevo espacio verde "junto con los vecinos", pero la realidad es que el PRO buscaba construir en el lugar un shopping, pero no pudo hacerlo gracias a la resistencia de los vecinos de Colegiales. 

"Todo el barrio de Colegiales se movilizó para evitar otro emprendimiento inmobiliario y hoy te la cuentan cambiada. Son patéticos", fue una de las múltiples respuestas al tuit de Larreta, que generó la indignación de cientos de personas que formaron parte o siguieron la causa durante los años que duró la disputa. 

Todo comenzó en noviembre de 2007, cuando la Legislatura porteña aprobó la Ley N.º 2567, que categorizó al predio delimitado por las calles Dorrego, Enrique Martínez, Concepción Arenal y Conde, en el corazón de Colegiales, como una “Urbanización Parque” y ordenó la construcción de una plaza, que llevaría el nombre de Clemente, como homenaje al dibujante Caloi, creador del popular personaje de historieta. 


Sin embargo, tras varios años sin noticias sobre la postergada plaza, el 14 de enero de 2015, el Gobierno de la Ciudad publicó en el Boletín Oficial el Decreto 29/15, que aprobaba los pliegos para el otorgamiento, mediante licitación pública, de la construcción y explotación de una playa de estacionamiento subterránea vecinal, la cual debería tener a nivel peatonal “una superficie parquizada de uso público”. Esta se adaptaría a la categoría de Urbanización Parque, como establece la ley.

En lugar de una plaza, el nuevo proyecto la construcción de  locales comerciales con unas terrazas "naturales" que el Gobierno de la Ciudad pretendía hacer pasar por espacio verde. Incluso la obra fue adjudicada a una UTE (Unión Temporal de Empresas) integrada por las firmas Prospect SA, de Julio Gustavo Menayed, y Borok Construcciones SRL, del ya conocido Marcelo Mindlin, por 42 millones de pesos. 

El proyecto inicial (con locales comerciales y terrazas verdes) y el nuevo proyecto de la plaza elaborado por los vecinos.

Pero los vecinos de Colegiales decidieron no dar el brazo a torcer y formaron "un movimiento espontáneo de indignación" para reclamar lo que les pertenecía: una verdadera plaza. Desde entonces, organizaron múltiples movilizaciones, "abrazos simbólicos" e intervenciones en el predio, con el apoyo de varios famosos como el propio dibujante Tute, hijo de Caloi, quien se puso al hombro la difusión de la causa. 

Finalmente, el proyecto de los vecinos le ganó al shopping a cielo abierto que buscaba el Gobierno porteño. La plaza, que tendrá casi 7900 metros cuadrados, fue diseñada junto a la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA, la ONG Rumbos y la Comisión para la Plena Participación e Inclusión de las Personas con Discapacidad (Copidis). 


"Es bueno recordarle al jefe de Gobierno que lo que ellxs pensaban para ese espacio era un shopping ilegal a cielo abierto.
Pronto vamos a tener Plaza Clemente y eso es exclusivamente gracias a la lucha vecinal que resistió durante meses la instalación del shopping, pero que también se organizó y hasta elaboró colectivamente el diseño de la Clemente. Felicitaciones vecinxs, este logro es nuestro", escribieron desde el colectivo "Sí a la Plaza Clemente" para dejar en claro que, lejos de ser un logro de la gestión del PRO, todo se debió a la resistencia del grupo de personas que se unió para tener un verdadero espacio verde en Colegiales. 

Diarios Argentinos