Larreta anunció que el 17 de febrero empiezan las clases presenciales

El Jefe de Gobierno informó esta mañana que van a "testear a los docentes de la Ciudad cada 15 días". Críticas de los gremios docentes por la falta de medidas de prevención.

Imagen de Juraj Varga 


El jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, informó esta mañana que el 17 de febrero habrá un regreso presencial a las clases. Aunque no dio demasiados detalles sobre cómo garantizará las medidas de cuidado, en un contexto sanitario preocupante por el alto número de contagios, declaró que la educación es "prioridad número uno". Y frente a la pregunta de si no era conveniente esperar un mes para que todos los docentes estén vacunados, replicó: "no se puede retrasar ni un día más el reinicio, queremos llevarles certezas a las familias". 

Larreta sostuvo que el propósito de su gobierno es que haya "la mayor presencialidad posible" en el regreso a clases, ya que señaló que "las clases presenciales son un derecho como sociedad". Además indicó: "El 2021 no puede ser igual al 2020 en términos educativos. Los chicos y las familias necesitan certidumbre".

Horas antes, en una conferencia de prensa, la ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña, destacó que tomaron "la decisión completa y absoluta de volver a la presencialidad y no es un capricho: es posible y es necesario abrir las escuelas".

"El 17 de febrero arrancan presencial maternales, nivel inicial y primeros ciclos de primaria y secundaria; tres días hábiles después se suman el resto de los chicos de la primaria; y a partir del 1º de marzo todos los chicos más grandes de la secundaria", especificó.

En cuanto al impacto que tuvo la pandemia en la educación en Capital Federal, la funcionaria Acuña, enfatizó que "hay cerca de 9 mil chicos que no pudieron aprender lo mínimo esperado: la mitad de ellos, del nivel secundario, no aprobaron entre 8 y 11 asignaturas, es decir no aprobaron ninguna materia; 4 de cada 10 chicos de secundaria hubiesen repetido si hubiese sido un año normal; en el nivel primario se duplicó la cantidad de chicos que no pudieron promocionar de forma habitual, sino con promoción acompañada".


Las críticas de los gremios docentes

La Asociación Docente Ademys, a través de su secretario adjunto, Jorge Adaro, expresó: “El gobierno porteño deslinda la responsabilidad de la implementación del plan en las escuelas y las condiciones escolares por lo que le tiran la pelota a los directores y a los docentes. El anuncio fue un golpe de efecto para decir que vuelven las clases pero sin un plan serio para llevar adelante”. 

Adaro, además, remarcó: "El año pasado inventaron las burbujas para retomar la presencialidad y, más allá de que fueron un fracaso porque las familias no mandaron a los niños a las escuelas, los dispositivos eran de 8 alumnos para preservar la salud y el distanciamiento, no de 30”. 

En tanto, desde el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop), sostuvieron a través de un comunicado: “Hoy a la mañana el Jefe de Gobierno de la Ciudad, una vez más en una clara campaña de marketing político, anunció en los medios la vuelta a la presencialidad el 17 de febrero informando varias cuestiones que en la reunión de ayer no tuvieron ningún tipo de respuestas por parte del Ministerio de Educación”. 

Diarios Argentinos