La UCR disparó contra el PRO por el Consejo de la Magistratura

En un comunicado, acusó a su aliado de Cambiemos de "impericia, mala praxis y desidia política". Es por la pérdida del lugar del radicalismo en el órgano para seleccionar y sancionar jueces.

La UCR, con Alfredo Cornejo a la cabeza, acusó al PRO, su aliado en Cambiemos, de "impericia, mala praxis y desidia política" por la pérdida del lugar del partido en el Consejo de la Magistratura, en representación de la Cámara de Diputados, que era ocupado hasta ahora por Mario Negri. 

"Respecto de la nueva conformación del Consejo de la Magistratura y de la forma en la que se ha llegado a esa conformación, el Radicalismo todo no puede dejar de mostrar su preocupación al respecto", comenzó el comunicado, que lleva las firmas de Cornejo, presidente de la Unión Cívica Radical; Luis Naidenoff, presidente Interbloque de Cambiemos del Senado, y Mario Negri, titular del bloque de la UCR en la Cámara Baja. 

En primer lugar, las autoridades de la UCR apuntaron contra "las numerosas vertientes del PJ", a las que acusaron de "dejar por un momento sus diferencias, sus insultos y agravios mutuos, para celebrar un verdadero pacto de impunidad" en contra del "avance en la investigación de hechos de corrupción".

Pero luego apuntaron contra sus socios de Cambiemos. "Lo que nos causa sorpresa y también profundo malestar es la impericia en las filas del propio oficialismo", expresaron, y sentenciaron: "La impericia, mala praxis y desidia política están a la vista y no estamos dispuestos a minimizarlas u ocultarlas".

"Ya nadie discute en este país que cualquier decisión vinculada a la economía mira primero las variables institucionales, como condición previa a esa decisión. Y tener justicia es quizás uno de los principales factores", agregaron como parte de la crítica. 

"Desde nuestro lugar seguiremos aportando y apostando a una Argentina capaz de alejarse de cualquier vestigio de populismo. Lo que no impide que señalemos errores y pidamos su corrección. Es nuestro deber", concluyeron. 

Negri debió ceder el lugar en el órgano que selecciona y sanciona jueces nacionales y federales al peronismo, que hoy asumirá dos bancas por la mayoría. La minoría será representada por el diputado del PRO Pablo Tonelli, ya que el partido de Mauricio Macri tiene más representantes que la UCR dentro del interbloque oficialista.

De esa manera, será la primera vez que el radicalismo cuente con un solo representante en el Consejo de la Magistratura (la senadora Inés Brizuela) desde su creación, en 1994.

El comunicado completo:    

PREOCUPA A LA UCR LA NUEVA CONFORMACIÓN DEL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA

Respecto de la nueva conformación del Consejo de la Magistratura y de la forma en la que se ha llegado a esa conformación, el Radicalismo todo no puede dejar de mostrar su preocupación al respecto.

La definición de las bancas legislativas en el Consejo de la Magistratura es uno de los hechos más relevantes desde que Cambiemos accedió al poder en 2015.

El proceso de reformas en la Justicia y especialmente el avance en la investigación de hechos de corrupción han sufrido un duro golpe. Está por verse en el futuro inmediato, si ello además no es un retroceso definitivo.

Así lo anuncian las primeras declaraciones de los referentes de las numerosas vertientes del PJ, que dejaron por un momento sus diferencias, sus insultos y agravios mutuos, para celebrar un verdadero pacto de impunidad .

La UCR no está sorprendida por ello. Sería pecar de ingenuidad creer que la lucha por la verdad, las sanciones y el recupero del patrimonio robado, tendría como auxiliares a los mismos que compartieron de un modo u otro la gestión kirchnerista.

Lo que nos causa sorpresa y también profundo malestar es la impericia en las filas del propio oficialismo. Fruto de ello, se ha afectado una banca en el Consejo de la Magistratura que detentábamos desde su fundación, allá por 1998. La impericia, mala praxis y desidia política están a la vista y no estamos dispuestos a minimizarlas u ocultarlas.

Reconocemos el enorme esfuerzo político y esencialmente fiscal para negociar con la oposición los apoyos necesarios que aprueben las leyes presupuestarias e impositivas, dato vital para recuperar confianza y previsibilidad en los protagonistas de la economía.

Lo que no se entiende es como a esa agenda económica no se le agregan los temas de agenda institucional que tienen, sobre la economía real, tanto o más impacto que un presupuesto o una ley tributaria. Ya nadie discute en este país que cualquier decisión vinculada a la economía mira primero las variables institucionales, como condición previa a esa decisión. Y tener justicia es quizás uno de los principales factores.

Desde nuestro lugar seguiremos aportando y apostando a una Argentina capaz de alejarse de cualquier vestigio de populismo. Lo que no impide que señalemos errores y pidamos su corrección. Es nuestro deber.




Diarios Argentinos móvil