La RAE incluirá el término posverdad en el diccionario

Así lo anunció el director de la Real Academia Española en una conferencia. La próxima actualización está pautada para diciembre de 2017. Aparecerá como un neologismo.

El término posverdad será incluido en la próxima actualización del Diccionario de la lengua española (DLE), prevista para diciembre de 2017. Así lo anunció ayer el director de la Real Academia Española (RAE), Darío Villanueva, durante la conferencia “Realidad, ficción, posverdad”, que brindó en la inauguración del curso académico de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en Orense, España.

Además, Villanueva adelantó que el término irá acompañado de otras novedades de la lengua que anunciarán en los próximos días.  Es que el diccionario es normativo y no restrictivo, por lo que es fundamental su adecuación al habla actual. 

Posverdad se referirá a toda información o aseveración que no se basa en hechos objetivos, sino que apela a las emociones, creencias o deseos del público.

Un dato interesante es que, en las bases de datos de la RAE, posverdad aparece con registros de uso que se remontan a 2003, aunque su uso fue adquiriendo mayor trascendencia en los últimos dos años.

En este sentido, Villanueva explicó que el impacto de este nuevo término ha sido tan fuerte que “el prestigioso diccionario inglés de Oxford lo distinguió en 2016 con el título honorífico de palabra del año”, y recordó que en 2013, fue selfie; en 2014, vapear, y, en 2015, emoji.  La palabra en inglés, post-truth, “ha encontrado sin mayor problema una traducción impecable al español, pero sin guion en el medio: posverdad”, agregó.

 Durante la conferencia, el director explicó: “El término se refiere al potencial [...] que la retórica tiene para hacer locutivamente real lo imaginario o simplemente lo falso. Un potencial que, en muchas ocasiones, entronca directamente con la sentencia de que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”, y concluyó: “Hoy en día se acepta que lo real no consiste en algo ontológicamente sólido y unívoco, sino, por el contrario, en una construcción de conciencia, tanto individual como colectiva”.

Diarios Argentinos