Casa con vista al mar: la política Argentina hacia el Atlántico Sur y la Cuestión Malvinas

La Cuestión Malvinas es un punto constante en la agenda de la política exterior argentina. Dentro de la Academia y de los sectores interesados sobre el tema, existe una discusión sobre si existe una política de Estado para su abordaje. Pero, ¿y si sólo mirar Malvinas fuera insuficiente para responder a ese debate? Volver al mar, esa es la cuestión.


La autora es Integrante del grupo Amauta

Antes de analizar sobre la existencia de una política de Estado o no, es clave considerar que al hablar de las Islas Malvinas, se hace referencia a un espacio que las incluyen pero que no se agota en ellas. Quienes estudian estos temas, destacándose el Observatorio de Malvinas de la Universidad Nacional de Rosario, afirman reiterativamente que es preciso pensar la problemática de la soberanía a partir del espacio geográfico que abarcan las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes.

Para empezar, podríamos decir que esta manera de presentar geográficamente la controversia es uno de los primeros puntos en los cuales se expresa un acuerdo en nuestro país. Quienes son detractores de la idea de que no existe una política de Estado hacia las islas afirman que el país ha variado entre estrategias confrontativas vs. acercamientos aquiescentes de la presencia británica a través de la población implantada allí, que incluyen diferentes percepciones de Argentina frente a estos últimos. Asimismo, se discute que no siempre el reclamo por las islas fue sostenido de manera pacífica, sino que por el contrario Argentina inclusive opto por la opción bélica por ellas, otorgándole este análisis un carácter secundario al origen del gobierno que realizó tal desatinada aventura.

Por otro lado, pensar consensos sobre la temática nos remite a la presencia del asunto en nuestra Constitución Nacional. Así en la primera disposición transitoria se ratifican dos puntos.  Por un lado, la delimitación geográfica antes mencionada y por otro, el carácter  permanente e irrenunciable del pueblo argentino frente a la recuperación de dichos territorios y del ejercicio pleno de soberanía.

Es posible que la subsanación de esta situación de descoordinación de la postura argentina se supere como fruto de la creación, en el pasado mes de agosto, del Consejo Nacional de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur y los Espacios Marítimos e Insulares Correspondientes. Dicho Consejo alberga en su composición una interesante gama de actores, entre los que se encuentran referentes políticos de primer nivel, académicos del Derecho Internacional Público y afines y excombatientes. El mandato de este Consejo supone la generación de consensos necesarios para diseñar e implementar políticas de Estado, colaborando además en la elaboración del sustento de la posición argentina en la disputa de soberanía en sus aspectos geográficos, ambientales, históricos, jurídicos y políticos; proponiendo y desarrollando actividades de docencia e investigación que aporten conocimiento al pueblo argentino sobre la justicia del reclamo del ejercicio pleno de soberanía. Asimismo, el Consejo tiene como función difundir  los derechos argentinos en el ámbito regional y global; y proponer estrategias que aporten al reconocimiento permanente de los excombatientes de Malvinas y caídos en combate y de sus familiares.

Pero además, Alberto Fernández, en su discurso frente a la Organización de las Naciones Unidas con motivo de su 75° Aniversario, denunció la injustificada y desmedida presencia militar en las Islas y el empeoramiento de la controversia como resultado de la explotación ilegal y unilateral de los recursos naturales renovables y no renovables en el área. Es en este último punto donde se visualiza con mayor claridad una política más amplia hacia la zona, que incluye a las islas pero no se limita a ellas.

En primer lugar, es importantísimo tener en mente el trabajo de la Comisión Nacional del Límite Exterior de la Plataforma Continental (COPLA) –entendiendo por Plataforma Continental la prolongación natural del territorio de un país bajo el mar–. Desde su creación en el año 1997, la COPLA está alineada con la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Mar, la cual fue ratificada por Argentina en 1995. Para cumplir su objetivo, la COPLA tuvo catorce misiones que le permitieron presentar en el año 2016 las Recomendaciones sobre la presentación del límite exterior de la plataforma continental Argentina, las cuales fueron aprobadas. Sobre estas recomendaciones, el Congreso sancionó por unanimidad la ley de demarcación del límite exterior de nuestra plataforma, dando nacimiento al nuevo mapa argentina con presencia bicontinental.

Los trabajos sobre nuestra plataforma continental deben entenderse en el marco de la defensa de la soberanía. La gran variedad de recursos que allí se encuentran varían desde hidrocarburos, minerales, nódulos polimetálicos, sulfuro, costras de manganeso o gases hidratados. Asimismo, hay especies que son recursos vivos que están en contacto con el lecho del subsuelo, por ejemplo los mejillones, las vieiras, las centollas, los corales. La defensa de estos recursos se instaura no sólo con el establecimiento jurídico de la soberanía argentina, sino que el país también reformó este año la ley de Pesca, ampliando y actualizando las multas por pesca ilegal en nuestro mar. Con un formato novedoso, las multas se determinan con Unidades de Pesca, las cuales equivalen al precio de un litro de combustible gasoil.

La demarcación de la plataforma continental le permitió nuevamente a Argentina demostrar que existe una controversia sobre la soberanía de las Islas. Además esta demarcación y la reforma de la ley de Pesca permiten proteger los recursos y todos aquellos procedimientos que dañen el lecho y subsuelo del mar.

Por último, ampliemos el lente un poco más aún para mirar la Cuestión Malvinas y toda la situación del Atlántico Sur desde la perspectiva de la iniciativa Pampa Azul. Como afirmaba Pablo Esteban para Página 12, Pampa Azul busca promocionar la investigación científica en la plataforma continental argentina para la preservación y utilización de manera sustentable de los bienes naturales. Además, desde su creación en 2015, se persigue la formación de recursos humanos para el manejo y la conservación de la biodiversidad y los ecosistemas marinos; así como también la creación de una cultura de mar en el país, fortaleciendo el crecimiento de las industrias asociadas. Finalmente, un dato relevante sobre Pampa Azul es que se trata de una de las articulaciones interministeriales más significativas de la historia, involucrando al menos a siete ministerios.

Por último, es posible agregar otro eje de continuidad en las políticas de ambos gobiernos –argentino y británico– como es el Proyecto Humanitario que permite la identificación de los soldados caídos en Malvinas, los cuales están enterrados en el Cementerio de Darwin bajo la denominación “Soldado sólo conocido por Dios”. Este proyecto iniciado en el año 2012, tuvo su continuidad a pesar de los cambios de color político del gobierno y este año se aprobó la tercera fase que tendría lugar entre fines del 2020 y principios del 2021.

Todos estos proyectos e iniciativas nos hacen pensar que estamos fortaleciendo una política de Estado nacida ya hace veinte años con la creación de la COPLA y que se consolida con las últimas leyes, proyectos y con la creación del Consejo Nacional. Así, el mar, ese inmenso tesoro que los argentinos también poseemos, es nuestra llave de entrada al tratamiento de la Cuestión Malvinas desde una perspectiva de alto nivel científico que atiende al cuidado del medioambiente, que participa con un extraordinario reconocimiento internacional y que nos lleva a discutir con altura, solidez y credibilidad uno de los temas más importantes de nuestra historia nacional. Nuestra casa mira al mar, ese mar que ruge “Malvinas Argentinas, en dominio ya inmortal”.


Sobre la autora 

Victoria Musto Barello es Licenciada en Relaciones Internacionales, adscripta a la asignatura Historia de las Relaciones Internacionales Latinoamericanas y Argentinas (FCPOLIT - UNR), conductora del programa Café Internacional y periodista para Conclusión.

Diarios Argentinos