La oposición y el uso político de un crimen

Tras el crimen de Fabián Gutiérrez, el ala dura del macrismo vinculó el hecho a la inclusión de la víctima en la causa de los cuadernos y apuntó contra el Gobierno. La respuesta del oficialismo y la hipótesis del juez.

Luego de que se diera a conocer la noticia del crimen de Fabián Gutiérrez, exsecretario privado de Cristina Fernández de Kirchner, Juntos por el Cambio afirmó que el hecho reviste "una extrema gravedad institucional" y vinculó el caso a la inclusión de la víctima como testigo arrepentido en la causa de los cuadernos. El presidente Alberto Fernández salió al cruce y tildó de "canallesca" la pronunciación de la oposición. Mientras tanto, el juez Carlos Navarte considera se trata de un hecho "de relación que se transformó en extorsión".

La postura de la oposición

“Pedimos que, por la posible conexión de su muerte con delitos federales, la investigación pase a la órbita de la justicia federal. Y que no haya familiares de la vicepresidenta Cristina Kirchner en el proceso", arranca diciendo el comunicado que la coalición opositora emitió el sábado pasado y en el que pidieron además que se apartara del caso la fiscal Natalia Mercado, la hija de la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, y sobrina de la vicepresidenta . No es un detalle menor que el escrito lleva la firma de Patricia Bullrich y Federico Angellini (PRO), Alfredo Cornejo y Alejandra Lorden (UCR), Maximiliano Ferraro y Mariana Zuvic (CC). 



Además, cuestiona el accionar del juez que interviene en la causa: "La justicia provincial ya está tratando de instalar, sin prueba alguna, hipótesis sobre el motivo del asesinato” y afirma que "dada la gravedad institucional" que representa el hecho, su investigación debe recibir "la mayor atención y la mayor transparencia por parte de las autoridades políticas y judiciales del país”.

La respuesta del oficialismo

Esta declaración generó la reacción del oficialismo. El propio Fernández cuestionó en duros términos la utilización política del crimen de Gutiérrez: “Me parece una miserabilidad absoluta. Queremos saber qué sucedió con Fabián Gutiérrez, pero sólo insinuar que eso es motivo de la causa de los cuadernos y que el gobierno puede estar involucrado en eso, es una actitud tan miserable que es difícil de entender”, sentenció el mandatario.

En esa misma línea, también se manifestaron desde el Instituto Patria: “Repudiamos enérgicamente el contenido del documento, que con total miserabilidad y sobrepasando todos los límites de la dignidad humana busca instalar nuevamente en la sociedad argentina el imperio del odio".

La postura adoptada por el ala dura del macrismo evidenció su prisa por capitalizar el crimen como un hecho político, hasta un exfuncionario, Iván Petrella, sostuvo que el Gobierno debía custodiar a Gutiérrez porque era testigo protegido en la causa cuadernos, luego ante los cuestionamientos que recibió por la falsedad de sus dichos, se retractó.  De todos modos, el accionar del exsecretario de Cultura dejó en claro la intención de un sector de la dirigencia de atacar al oficialismo, en especial a Cristina Kirchner, sin importar la veracidad de sus afirmaciones. 

En suma, las autoridades de Juntos por el Cambio emitieron un mensaje que, como en casos anteriores ( la supuesta liberación masiva de presos, Vicentin o la cuarentena), esta dirigido a su núcleo duro de votantes, pero pareciera no representar al resto de la sociedad. Así lo indican los últimos sondeos en el que la valoración del Gobierno nacional sigue siendo altamente positiva. Desde esta premisa, el resultado de la radicalización del macrismo no obtiene los efectos deseados.

La hipótesis del juez

En paralelo, Navarte, el magistrado que encabeza la investigación, sostiene una hipótesis que contradice las afirmaciones opositores. "Yo no tengo el móvil político dentro de las hipótesis que estoy trabajando. Es un caso de una relación que se convirtió en una extorsión", remarcó en declaraciones a la prensa local.

Para el juez, Gutiérrez fue asesinado en su casa de Zona de Chacras, a unas 20 cuadras de donde se produjo el hallazgo del cuerpo. Y luego fue trasladado y enterrado en la otra vivienda. Facundo Zaeta, uno de los detenidos y sospechado de ser el autor material del homicidio, dijo mantener una relación sentimental con la víctima, aunque en su declaración (fue el único de los detenidos que compareció) se despegó del hecho. 

Hasta el momento, el magistrado maneja la hipótesis de que la víctima fue "torturada" por sus atacantes para que revelara dónde guardaba dinero.

Los acusados:

Facundo Zaeta: tiene 19 años y, para la investigación, hoy es el principal sospechoso del homicidio. Es descendiente de una conocida familia de El Calafate: su abuelo Oscar Zaeta es un conocido escribano de la zona. En octubre del año pasado había sido detenido por tenencia de LSD y marihuana.

Agustín Zaeta: hermano mayor del principal acusado. Según fuentes judiciales, fue detenido cuando intentaba escapar a bordo de una camioneta. No cuenta con antecedentes penales.

Pedro Nicolás Monzón: tiene 18 años y está detenido. Tampoco cuenta con antecedentes penales.

Martín Gómez: tiene 23 años, vive en El Calafate y se dedicaba al comercio y reparación de autos y motos.

Diarios Argentinos móvil