La mató a machetazos delante de sus cuatro hijos

El femicidio tuvo lugar en Posadas, provincia de Misiones. Su pareja, de 29 años, y padre de sus hijos fue detenido cuando intentaba huir. La mujer, de 27 años, militaba contra la violencia de género.

Posadas, Misiones. Paulina Portillo, de 27 años, fue asesinada a machetazos delante de sus cuatro hijos, de entre 2 y 12 años. El principal sospechoso del crimen es su pareja y padre de sus hijos, Maximino Barúa, de 29 años. El hombre fue detenido cuando intentaba esconderse en una zona boscosa de la localidad misionera de Eldorado.



Según publicó DyN, la mujer había formado un grupo de acompañamiento para prevenir hechos de violencia contra mujeres, niños y ancianos. Las reuniones se realizaban en su casa.

El femicidio tuvo lugar ayer a las 20.30 en la vivienda del barrio Virgen de Itatí de Eldorado, a unos 200 kilómetros al norte de Posadas. Testimonios de vecinos aseguraron que el ataque fue perpetrado tras una fuerte discusión entre la víctima y Barúa. Las fuentes declararon que, al no escuchar más gritos, decidieron ir hasta la casa por temor a que algo pudiera haberle ocurrido a la mujer o a los menores.

Al ingresar al dormitorio del matrimonio, hallaron el cuerpo de la mujer con heridas cortantes en el tórax y en el rostro. En ese momento, vieron que el hombre huía del lugar.

Una vecina y amiga de la familia, Vanesa Pucheta, dijo a DyN que la casa “estaba totalmente oscura y en silencio”. “Al llamar a los chicos, uno de ellos salió de debajo de la cama y me dijo: 'Papá mató a mamá, tía'”, sostuvo la mujer.

La Policía llegó poco después pero Barúa ya había huido. La búsqueda se realizó a través de las cámaras de seguridad, que detectaron que el hombre se había internado en una zona boscosa del área urbana de Eldorado, por lo que el rastrillaje se centralizó en ese punto. Tres horas después, fue aprehendido y trasladado a una comisaría.

En declaraciones a radios de Posadas, Pucheta contó: “Había formado una célula de reuniones en su casa para prevenir los casos de violencia, tanto contra la mujer como contra los niños y los ancianos. Los hombres ya no nos protegen”.

El cuerpo de Paulina recibió más de diez cortes y puntazos durante el ataque. La Justicia espera el resultado de la autopsia para dar mayores precisiones.

La mujer convivía con Barúa desde los 14 años. Nunca hizo una denuncia por violencia de género. Los cuatro hijos de la pareja: Yuliana, Brian, Lucas y Marisa quedarán bajo el cuidado de una vecina, a la que los pequeños consideran su abuela.


Diarios Argentinos