La librería: “Indeleble” de Paula Tomassoni

Entrar a una librería y preguntarse: ¿Qué leo? ya no es un problema. Acá te pasamos información de lo más destacado de la industria editorial argentina.

Son los últimos meses del gobierno de la Alianza, la previa al estallido social de diciembre de 2001. Corren rumores de que los bancos van a ejecutar las hipotecas que tengan deuda. Un hombre desesperado se ahorca en el living de su casa. Lo encuentra su pareja, una ama de casa joven y poco informada.

“La perturbaba reconocer que ante el cadáver de su marido, su primer pensamiento había sido que la camisa celeste oscuro combinaba muy mal con el cortinado de fondo, celeste pero más claro”. Así comienza Indeleble, la última novela de la escritora platense Paula Tomassoni que publicó la editorial EME en agosto de 2018.

La novela avanza a través de dos temporalidades, una post suicidio y la otra de un tiempo anterior, cuando todo era posible para la pareja y que sirve de contexto para entender el derrotero de Maine, la reciente viuda. El tiempo del presente está contado por un narrador que sigue los pasos de la protagonista y el tiempo de la “felicidad” es narrado por Maine. Por momentos parece un diario íntimo o un sueño.





En ese ida y vuelta de las dos historias, con sus casi opuestas perspectivas, el lector se hace una idea de la dinámica de una pareja joven, aunque tradicional, en la que Maine cumple una función doméstica, sin planteos, siempre alejada de las vicisitudes económicas que, de repente, se encuentra con que su mundo ya no existe y tiene que responder por las decisiones que tomó su marido. Parecen dos historias inconexas y hasta podrían ser dos narraciones independientes. La que cuenta el pasado no parece la misma que un día encontró a su marido ahorcado en el living. Es, por qué no, el efecto mariposa de las decisiones políticas. Maine es una mujer que debe reinventarse, en todos los sentidos, para poder sobrevivir. Es la parte que sirve para entender el todo.

La narración es precisa sin caer en lugares comunes, de capítulos cortos y dinámicos, pero que relata escenas y escenarios que para quienes vivimos esa época, con mayor o menor consciencia de lo que ocurría, es un recordatorio de un tiempo donde se cayeron las certezas.

El acto que da inicio a la novela marca el fin de una forma de vida (no solo para la protagonista) y deja al descubierto, como todo sismo, eso que estaba escondido: las miserias y los secretos. El derrumbe es total.

La novela empieza con una Maine desencajada, que no entiende cuál es el lugar que debe ocupar en su propia (y nueva) realidad. Vive en un departamento que no puede pagar, no tiene plata ni experiencia laboral, y está a solo unos meses de la mayor crisis económica y social que atravesó el país. Indeleble es, si se permite el anacronismo, una novela de aprendizaje, una Bildungsroman moderna que no tiene moraleja posible.

El lápiz verde