La Justicia Fiscal en tiempos de Covid-19

Según el último informe de Tax Justice Network, los países de todo el mundo pierden en promedio el equivalente al 9.2% de sus presupuestos sanitarios en paraísos fiscales cada año.


El mundo pierde más de 427 mil millones de dólares en impuestos al año a causa del abuso fiscal internacional. De ese total, 245 mil millones se pierden debido a que las empresas multinacionales transfieren sus ganancias a paraísos fiscales a fin de ocultar las ganancias que obtuvieron realmente en los países en los que operan y, por tanto, pagan menos impuestos de los que deberían. Los 182 mil millones de dólares restantes se pierden debido a que las personas adineradas ocultan activos e ingresos no declarados en el extranjero, fuera del alcance de la ley. 

Además, los países del mundo, considerados en su conjunto, pierden en promedio el equivalente al 9.2% de sus presupuestos sanitarios en paraísos fiscales cada año. En tal sentido, es recomendable introducir impuestos a la riqueza, pues durante la pandemia se ha experimentado una explosión en el valor de los activos de las personas adineradas. 

Estas son las principales conclusiones del último informe de la organización Tax Justice Network, publicado hoy y al que se puede acceder, en su versión en español, aquí


Evasión fiscal y pandemia

Aunque todos los años Tax Justice Network produce y actualiza datos e información vinculada con la evasión fiscal en el mundo y su impacto, este año, lógicamente, el informe está centrado en la relación del abuso fiscal internacional y la pandemia. La Covid-19 ha revelado los graves costes de un sistema fiscal internacional programado para priorizar los intereses de las empresas y las personas más ricas por encima de las necesidades de todos los miembros de la sociedad, sostiene el informe.

Un dato que surge de su lectura y que puesto en contexto resulta interesante para los tiempos actuales signados por la profunda crisis sanitaria que atraviesa el mundo: los países, en conjunto, pierden en promedio el equivalente al 9.2% de sus presupuestos sanitarios en paraísos fiscales cada año, y los países de ingresos más bajos pierden proporciones equivalentes mucho mayores que los países de ingresos más altos. 

Asimismo, a nivel mundial, el equivalente casi 34 millones de salarios anuales de personal de enfermería se pierde cada año en los paraísos fiscales.



“Este sistema no es que esté roto, está programado para fallar. La pandemia ha puesto en evidencia el grave coste que supone transformar la política fiscal en un instrumento para quién abusa del régimen impositivo en lugar de proteger al bienestar de las personas”, sostuvo uno de los responsables del informe, Alex Cobham.

La disparidad entre la repercusión que tiene el abuso fiscal mundial en las regiones de ingresos más altos y en las regiones de ingresos más bajos es mucho más nítida cuando se analiza el gasto en salud. El Estado de la Justicia Fiscal 2020 demuestra que, en promedio, los países de ingresos más bajos pierden impuestos equivalentes casi el 52% de sus presupuestos sanitarios, mientras que los países de ingresos más altos pierden el equivalente al 8.4%.


¿Quiénes son los responsables?

En distintos aspectos, el informe revela el impacto desigual del abuso fiscal sobre los países, dependiendo de su nivel de ingresos. Al respecto, los países de ingresos más altos pierden más impuestos (382.7 mil millones de dólares) que los países de ingresos más bajos (45 mil millones de dólares), sin embargo, las pérdidas fiscales de los países de ingresos más bajos son proporcionalmente mayores en comparación con los ingresos fiscales que normalmente recaudan.

Los países de ingresos más bajos pierden el equivalente al 5.8% de sus ingresos fiscales recaudados, mientras que los países de ingresos más altos pierden el 2.5%. Si bien esta tendencia se mantiene para las pérdidas fiscales debido al abuso fiscal corporativo, por el que los países de ingresos más bajos pierden el equivalente al 5.5% de sus ingresos fiscales recaudados y los países de ingresos más altos pierden el 1.3%, los países más altos pierden proporciones mayores cuando se trata de pérdidas fiscales debido a la evasión fiscal privada. Así pues, los países de ingresos más altos pierden el equivalente al 1.2%de su recaudación fiscal, mientras que los países de ingresos más bajos pierden el 0.3%.

Además, los países de ingresos más altos son responsables de facilitar el 98% de todas las pérdidas fiscales mundiales, mientras que los países de ingresos más bajos son responsables de menos del 2% de todas las pérdidas fiscales mundiales.


¿Cuál es la solución?

El informe contiene una serie de propuestas para poner fin a los abusos fiscales internacionales. "Cualquier agenda a más largo plazo para reprogramar el sistema fiscal mundial debe comprender un cambio integral hacia la tributación unitaria", sostienen los autores. 

Con ese objetivo, hay algunas medidas para tomar en forma inmediata: "Por ahora, los responsables políticos deberían adoptar medidas para aumentar los ingresos fiscales inmediatos, pero de una manera que sea coherente con el objetivo a más largo plazo. Esto requiere un impuesto sobre los beneficios excesivos, que puede introducirse unilateralmente en función de las ganancias globales de las empresas, con el fin de eliminar los abusos de la transferencia de beneficios".

Como medida de fondo, Tax Justicce Network recomienda gravar impuestos sobre la riqueza e impuestos sobre las ganancias patrimoniales mucho más efectivos en relación con los activos extraterritoriales y las fuentes de ingresos. La medida a corto plazo acorde con esto es la introducción de un impuesto sobre la riqueza para financiar la respuesta a la Covid-19, estableciendo tasas punitivas para los activos extraterritoriales de propiedad opaca (y un compromiso entre gobiernos para erradicar esta opacidad). Durante la pandemia se ha experimentado una explosión en el valor de los activos de las personas adineradas, a pesar de que el desempleo se ha incrementado a niveles históricos en muchos países.

Diarios Argentinos