La guerra y su impacto para las mujeres afganas

OPINIÓN. ¿Qué está ocurriendo en Afganistán? ¿Cuál es la situación actual de las mujeres a partir de la toma del poder por parte de los talibanes?

El domingo 15 de agosto de 2021 el presidente Ashraf Ghani huyó del territorio a raíz del ingreso de los talibanes en Kabul. La toma de poder talibán fue rápida y dolorosa, luego de dos décadas de haber sido expulsados de la capital afgana por parte de los Estados Unidos.

Un primer paso para intentar comprender el conflicto afgano actual es conocer quiénes son los que ahora se impusieron para gobernar por la fuerza: los talibanes. ¿Quiénes son y cómo surgieron? La agrupación apareció por primera vez en el año 1994 y se conformó por ex combatientes de la resistencia afgana -los muyahidines-. Estos fueron quienes se enfrentaron a la Unión Soviética en la década del 80 frente a su invasión. En ese momento, lo que buscaban fundamentalmente era la imposición de su interpretación sesgada de la ley islámica y la eliminación de influencias extranjeras.

Segundo paso; cómo y cuándo entra Estados Unidos en escena. Luego de los ataques del 9/11 en el año 2001 a las llamadas Torres Gemelas, donde se perdieron más de 2.700 vidas, EEUU decide intervenir militarmente Afganistán, ¿por qué? Porque el ataque fue efectuado por Osama bin Laden, el líder del grupo terrorista al Qaeda, que, controlado por los talibanes, organizaba sus operaciones desde la nación afgana. Con objeto de evitar futuros ataques terroristas, el gobierno estadounidense decidió en aquel momento invadir Afganistán con apoyo de sus fuerzas aliadas.

No obstante, en los últimos años, sobre todo desde el gobierno de Donald Trump en EEUU, se comenzó a poner en tela de juicio la presencia estadounidense en el país asiático. La operación militar que libró el gigante occidental no solo le costó miles de millones de dólares, recursos materiales y militares, sino también las pérdidas de vidas. En este último tiempo, Joe Biden, a la cabeza de EEUU, puso punto final a la intervención argumentando que el objetivo de acabar con el terrorismo ya se había cumplido con la captura y asesinato de bin Laden en 2011.

Tercero, es notorio ver que las instituciones afganas eran demasiado débiles como para enfrentar a la oposición. Su ejército, si bien estaba bien financiado y equipado, no logró hacer frente a sus enemigos talibanes. Para evitar que se derrame más sangre, y siendo que los talibanes fueron rápidamente tomando el control de las principales ciudades del país hasta llegar a la capital, el presidente de Afganistán decidió huir.


Las mujeres y niñas afganas

Según datos retomados de Página 12 (2021), bajo el mandato talibán en los años 1990, las mujeres mayores de ocho años tenían prohibido ir a la escuela y solo podían leer el Corán, tampoco podían aparecer públicamente sin estar acompañadas por un hombre familiar y estar cubiertas con un burka. Para sumar a todo esto, quienes no cumplieran con estas normas podían ser azotadas públicamente y hasta a veces asesinadas. No obstante, el talibán Zabihullah Mujahid expresó que la intención ahora es permitirles a las mujeres contribuir al bienestar de Afganistán en un ambiente “pacífico y protegido”. 

CNN (2021), en un artículo reciente, advirtió que estas promesas no vienen siendo ciertas. Se está imponiendo a las niñas casarse por la fuerza, muchas mujeres en sectores como el bancario están abandonando sus puestos de trabajo, y se asaltaron casas de activistas feministas. En la misma nota, se citó a Sanam Naraghi Anderlini, quien fundó la Red de Acción de la Sociedad Civil Internacional (ICAN), a la vez que es directora del Centro para la Mujer, la Paz y la Seguridad de la London School of Economics. Ella instó a la sociedad a juzgar a los talibanes por sus acciones y no por sus palabras, y comentó que la mayor preocupación es lo que sucederá con el tono supuestamente moderado talibán al momento en que la comunidad internacional se haya ido del país; “…Dios sabe lo que veremos entonces”.

Es sumamente relevante para este análisis tener en cuenta la nota del 17 de agosto de 2021 que publicó BBC, en la cual observan algunos de los cambios que comenzó a vivir la población femenina a partir de la toma del poder por parte de los talibanes. Algunos de estos cambios fueron, por ejemplo, que menos mujeres participan en los principales canales de noticias televisivos; además, no se les permite vestirse ni portar maquillaje, e incluso muchas acusan a los talibanes de obligarlas a usar burka –de hecho, mundialmente hemos presenciado en las redes sociales que carteles con imágenes de mujeres maquilladas y sin estar tapadas son arrancadas o tapadas con pintura-. 

 Se ha afirmado que las mujeres en zonas rurales y urbanas están totalmente presas de sus libertades, encerradas en sus casas. Corren el riesgo de ser detenidas y castigadas en cualquier momento. Están perdiendo su derecho a la educación, al trabajo, a vestir, a aparecer solas en público, a tener voz. El temor de las mujeres afganas las lleva a intentar huir de sus pueblos y ciudades.

¿Cómo será el futuro de las mujeres afganas bajo el régimen talibán? ¿Los nuevos gobernantes cumplirán con su promesa de pacificar el país? ¿Cómo accionará la comunidad internacional? El panorama es grave y hay muchos indicios de que la supresión de los derechos de la mujer está alcanzando niveles similares a los de la década de 1990, que habían cambiado notablemente luego del año 2001. De todas formas, todavía no está completamente claro cómo accionará el nuevo gobierno frente a la imposición de normas y restricciones para la población femenina, en el marco de una interpretación propia y conservadora del islam. Queda por verse cómo evolucionará la situación.


Sobre la autora 

Fiona Wiefling es estudiante avanzada de Ciencia Política UBA y miembro del CEPI-UBA. 


Diarios Argentinos