La furia del Gobierno contra la Corte: "Parece que no quieren que se realice el juicio"

Garavano y Peña salieron a cuestionar la decisión de pedir al TOF 2 el expediente de la obra pública en Santa Cruz y así retrasar el comienzo. Lo calificaron como "un fallo muy inusual".

El ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, salió a criticar con dureza a la Corte Suprema por el posible retraso del primer juicio oral contra la expresidenta y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner, correspondiente a la causa por las supuestas irregularidades en la obra pública en Santa Cruz. 

"Es un fallo muy inusual que obviamente tiene un condimento político muy grande. Es una decisión muy escueta de la Corte; el requerimiento de un expediente. Lo que sí preocupa es que impide la realización de un juicio oral, que es lo que había fijado el sistema de Justicia: que los fiscales acusen y las partes involucradas se defiendan", manifestó el funcionario en diálogo con radio Mitre. 

Luego, se mostró más enojado. Calificó a la decisión de Ricardo Lorenzetti, Elena Highton, Horacio Rosatti y Juan Carlos Maqueda —el presidente de la Corte Carlos Rozenkrantz se mostró en desacuerdo— como "por lo menos extraña". "Que tomen una decisión así, que parece impedir la realización de un juicio oral a una semana de ser realizado... pareciera que lo que quieren es que no se realice el juicio", acusó.


"Es un fallo muy inusual que obviamente tiene un condimento político muy grande"


Garavano explicó la estrategia del Gobierno para que el juicio se realice igual, ya que es algo muy importante para la Casa Rosada, sobre todo en un año electoral como este. Según explicó, la Oficina Anticorrupción, encabezada por la ultramacrista Laura Alonso, le ha pedido al TOF N.º 2 que realice el juicio igual, "pero es una decisión del tribunal", dijo el ministro. 

"Es peculiar que las revisiones en Cámaras o en tribunales superiores se realicen antes del juicio. Eso ha servido para generar impunidad en temas de corrupción. La política sigue influyendo demasiado en la Justicia", cuestionó.

Y, por último, le envió un mensaje al propio Rosenkrantz. "Habría que traer a colación su discurso en la apertura del año judicial, donde casualmente hizo una autocrítica y dijo que los jueces tienen que fallar de acuerdo a la ley. Hoy pareciera que muchas cosas podrían estar influidas por cuestiones políticas como ya ha pasado mucho en la Argentina durante los últimos veinte años", concluyó.


"Esto genera mucha bronca en la sociedad"

Otro de los funcionarios que salió a criticar la decisión de la Corte fue el jefe de Gabinete nacional, Marcos Peña. "No podemos opinar sobre la parte técnica de la resolución, no podemos opinar sobre las motivaciones de los jueces para definir, sí podemos opinar sobre lo que creemos que genera: mucha bronca en la sociedad porque hay una demanda concreta de que se haga justicia", sostuvo en declaraciones a radio La Red.


"Cuando se hace justicia, se puede dilucidar quién es culpable, quién es no culpable, y se puede avanzar sobre recuperar los bienes que claramente han estado desviados por la corrupción", señaló, y despotricó contra los tiempos de la Justicia: "Cuando se dilata, cuando tarda mucho tiempo y se empieza a empantanar en procesos, en dilataciones, en maniobras, creemos que se debilita la credibilidad del proceso judicial y de todo el sistema".

Diarios Argentinos móvil