Los mapas que muestran la fragmentación electoral de Brasil

Jair Bolsonaro alcanzó el 46% de los votos en la pelea presidencial. Pero a la Cámara de Diputados accedieron 30 fuerzas políticas y al Senado, 20. Las gobernaciones se repartieron entre múltiples partidos.

Más allá de la contundente victoria de Jair Bolsonaro, las elecciones de este domingo en Brasil dejaron un escenario de excesiva fragmentación electoral. Si gana en el ballotage, el exmilitar de ultraderecha tendría una representación parlamentaria mínima. Además, su fuerza política (el Partido Social Liberal, PSL) triunfó tan solo en una de las gobernaciones en juego.

En la categoría para presidente, el mapa se dividió en dos. Fernando Haddad se impuso en los estados del noreste (típicamente los más pobres del país, de color rojo) y Bolsonaro triunfó en el resto de los distritos (amarillo). Ciro Gomes (Partido Democrático Laborista) logró romper esta polarización únicamente en el estado de Ceará (de color verde). A nivel nacional, Bolsonaro obtuvo el 46,03% de los votos; Haddad, el 29,28%; y Gomes, el 12,47%.

Fuente: Folha de San Pablo

El núcleo electoral del PT estuvo históricamente constituido por los sectores obreros organizados y estratos medios del sur y centro del país. Sin embargo, a partir de la segunda presidencia de Lula da Silva, por el impacto del programa Bolsa Familia los estados del nordeste –los más pobres del país- pasaron a ser el bastión del PT. Los distritos del sur, por su parte, se volvieron refractarios al lulismo.

Fuente: El país de España

La distribución del voto cambia fuertemente cuando se observa la nueva composición parlamentaria. Como suele ser costumbre, el Congreso estará hiperfragmentado. 30 fuerzas políticas obtuvieron representación legislativa en la Cámara de Diputados. El bloque más numeroso será el del PT, que contará con el 11% del total de escaños. En el Senado, que también contará con una pluralidad de bancadas, la primera minoría estará en manos del PMDB, con un total de 14,8% de senadores.

Si llega a triunfar Bolsonaro, se encontrará en una situación minoritaria. El PSL, su partido, dispone de apenas el 10% de las bancas en Diputados y el 3,2% de los asientos en Senadores. De todos modos, en el Congreso hay un predominio notorio de las fuerzas conservadoras. La bancada BBB (Buey, Biblia y Bala, que representa los intereses agrarios, evangélicos y militares), cercana a Bolsonaro, agrupa alrededor de 300 diputados.

La alta fragmentación del parlamento brasilero se explica en parte por el sistema electoral. Allí los electores votan cada categoría (presidente, diputados, senadores, etc) por separado, con lo cual hay poco “arrastre”. Además, el sistema de listas abiertas –según las cuales cada votante elige candidatos de diferentes agrupaciones- incentiva la atomización legislativa y la poca disciplina partidaria.

Fuente: Tribunal Superior Electoral de Brasil

Este domingo se celebraron también elecciones a gobernador en las 27 unidades federativas de Brasil (26 estados y el distrito federal). A pesar de haber obtenido un 46% de los votos a nivel nacional, el partido de Bolsonaro solo se impuso en un estado (Roraíma), aunque de todos modos deberá definir la contienda en segunda vuelta.

Fuente: www.globo.com

El mapa muestra una elección muy fragmentada en la pelea por las gobernaciones. 13 estados ya tienen un nuevo mandatario regional, en tanto los otros 14 deberán definirlo en la segunda vuelta electoral. El PT logró 3 gobernaciones, el PSDB disputará 6 ballotages y el PSL de Bolsonaro accedió a 3 segundas vueltas.

Rouvier