La embotelladora de Coca-Cola entró en crisis y hay 600 puestos de trabajo en riesgo

Se trata de la firma Femsa, de capitales mexicanos. La semana pasada le pidió al ministro Dante Sica la apertura de un Proceso Preventivo de Crisis, que permite a las empresas con dificultades realizar despidos y suspensiones.

En medio de la recesión económica que atraviesa el país, la filial argentina de Coca-Cola Femsa anunció este miércoles que presentó un procedimiento preventivo de crisis (PPCE) ante el Secretaría de Trabajo de la Nación, que conduce Dante Sica.

"La empresa realizó un pedido de Proceso Preventivo de Crisis. Se desarrolló hoy una primera audiencia en la que los representantes de Femsa expusieron la situación de la empresa. El viernes se realizará un nuevo encuentro para analizar el camino a seguir", consignaron fuentes de la cartera de Trabajo a La Nación.

En ese marco, la Compañía presentó un procedimiento preventivo de crisis para su planta Alcorta, ubicada en el barrio de Nueva Pompeya, en el que desarrollan tareas 600 de los 2500 empleados.

La empresa, de capitales mexicanos, está radicada en Argentina desde 1994 y es una de las cuatro embotelladoras que Coca-Cola Company tiene en el país.

Qué es el Proceso Preventivo de Crisis

El Proceso Preventivo de Crisis permite a las empresas en dificultades realizar suspensiones de personal, despidos masivos y reducir el monto de las indemnizaciones que debe pagar en casos de despidos.

Según los artículos 98 y subsiguientes de la ley 24.013, fue establecido en la década del 90 con la intención de propiciar un ámbito distinto al Concurso Preventivo o Quiebra.

Iniciar el procedimiento implica que las partes (empresa y sindicato) se reúnan en la Secretaría de Trabajo y formulen propuestas para seguir adelante, las que deben ser homologadas por esa cartera.

Diarios Argentinos