Inflación en la era Macri: crónica de un fracaso

Los cuatro años de gobierno de Cambiemos registran una suba de precios acumulada cercana al 300% y un promedio anual del 40%. ¿Por qué fallaron las promesas antiinflacionarias?

Tras conocerse los datos de inflación correspondientes al 2019 se confirmó que el gobierno de Mauricio Macri cerró su último año en la presidencia con la suba de precios más alta desde 1991, cuando la Argentina salía lentamente de los años de la hiperinflación.

El INDEC marcó 53,8% de inflación para el año pasado, con picos sobre el 70% y el 60% en rubros vitales como Salud y Alimentos y Bebidas. Sin dudas estos altos niveles de suba de precios originan una inercia que será desafiante morigerar en los años venideros.

Haciendo una retrospectiva a los cuatro años del gobierno de Macri se puede concluir que el exmandatario fracasó en su objetivo de disminuir los índices de inflación heredados en 2015. No solo no logró disminuirla, sino que las cifras oficiales revelan que Cambiemos profundizó la alta inflación heredada y la retrotrajo a niveles de hace casi tres décadas.

Los cuatro años de gobierno de Mauricio Macri en materia inflacionaria registran una suba acumulada de precios del 300%, es decir que a precios de diciembre de 2015 un producto promedio hoy vale cuatro veces más que en aquel momento.

Si se mira el promedio anual de inflación del período Cambiemos el número es preocupante: 40%. Es decir, el promedio de suba de precios de los cuatro años de Macri es similar al peor registro anual de los doce años de gobierno kirchnerista.

Sin dudas el rol del dólar es fundamental para entender la variación de precios en estos últimos años, la divisa norteamericana acumuló un aumento del 514% en relación al tipo de cambio mayorista al 10 de diciembre de 2015.

El impacto del dólar en los precios mayoristas es directo: muchos productos tienen insumos importados, o son fabricados en su totalidad en el exterior. También repercute en los alimentos que la Argentina exporta, que traslada las devaluaciones al mercado interno aunque su producción sea completamente local.

Crónica de la inflación 2016 - 2018

A inicios de su mandato, Cambiemos se encontró con el INDEC intervenido y un apagón estadístico heredado de la gestión de Cristina Kirchner. El organismo oficial no generaba cifras en relación a la inflación, por lo que Macri declaró la emergencia estadística y recompuso la medición del Índice de Precios al Consumidor (IPC) a partir de mayo de 2016.

En ese periodo mayo-diciembre, el INDEC registró una inflación de 16%. Sin embargo quedó afuera del cálculo el primer cuatrimestre del año, donde el impacto de la devaluación por la salida del cepo y los reajustes tarifarios tuvieron su mayor impacto.


Fuente: Infobae


Ese bache estadístico oficial fue aprovechado por la oposición de la misma manera que lo había usado el ahora oficialismo macrista cuando se enfrentaba al por entonces oficialismo K: el IPC Congreso.

La estadística desarrollada por un equipo económico parlamentario encabezado por el entonces Frente Renovador, el Justicialismo, el GEN y Libres del Sur, midió para el 2016 un alza de precios del 40,6%.

El 2017 fue el mejor año económico del gobierno de Cambiemos, pudo mostrar crecimiento de la actividad y disminución de la inflación, sin embargo el costo fue un desbalance de las variables macroeconómicas que precedieron a la profunda crisis de 2018-2019.

Este segundo año de Macri estuvo signado por la campaña electoral de medio término, que llevó al equipo económico a atrasar el tipo de cambio y suspender cualquier tipo de ajuste tarifario. La inflación respondió a las medidas y marcó un 24,8%, sin embargo el atraso cambiario y el déficit de cuenta corriente cercano al 5% del PBI (USD 30.000 millones) generaron una fuerte desconfianza en los inversores que optaron por desarmar sus carteras y derivaron en la corrida cambiaria de 2018. Desde este momento el gobierno perdió el control de – o decidió no controlar - la variable inflacionaria.

Ya en 2018, con las sucesivas corridas cambiarias que dispararon al dólar, una expansión del 170% en la base monetaria y los reajustes tarifarios, la inflación comenzó a promediar un 3,8% mensual, alrededor de un 56% anualizada. Dicho año cerró con una fuerte aceleración de la suba de precios, que saltó más de 20 puntos al 47,6%, en este momento ya era la suba de precios más alta desde el 84% registrado en 1991.

Argentina 2019, en el podio mundial de la inflación

El último informe del Fondo Monetario Internacional sobre inflación en 2019 ubica al país como la tercera economía más inflacionaria del año en el mundo.

Argentina se ubicó debajo de Venezuela y Zimbabwe, que tuvieron inflaciones estimadas de 200.000% y 161,8% respectivamente. Cabe destacar que las 20 economías con mayores subas de precios del mundo están compuestas en su mayoría por países africanos y asiáticos, a excepción de Venezuela, Argentina y Haití.

El resto de los países de la región registran niveles de inflación de tan solo un dígito, y en la comparación la inflación argentina es seis veces superior a la uruguaya, 12 más que la brasileña, 14 más que la de Colombia y 18 más que la chilena.