Incertidumbre electoral en Canadá

El 20 de septiembre los ciudadanos canadienses irán a las urnas. El primer ministro Justin Trudeau decidió llamar a elecciones 40 días antes con el objetivo de lograr la mayoría absoluta y poder llevar a cabo su agenda.


El 20 de septiembre los ciudadanos canadienses irán a las urnas. El primer ministro Justin Trudeau decidió llamar a elecciones 40 días antes con el objetivo de lograr la mayoría absoluta y poder llevar a cabo su agenda. Sin embargo, los últimos sondeos muestran que no estaría logrando el cometido.

El partido del actual primer ministro es el Partido Liberal canadiense. Fundado en 1861, cuando Canadá paso de ser un conjunto de colonias británicas a ser una confederación de provincias con estatus propio dentro del Commonwealth, es decir asociado a Reino Unido. Este partido ha tenido distintas posiciones ideológicas en su historia, desde ser un baluarte del libre comercio a fines del siglo XIX, a ser el que construyó los fundamentos del estado de bienestar canadiense y aplicó un plan keynesiano en las décadas de los años 30 y 40. Sin embargo, fue el que continuo en los años 90 con las reformas laborales y de mercado que habían sido comenzadas por los conservadores en los 80 quienes habían hecho según el politólogo Seymour Lipset “un reaganismo light”( Lipset, 1993).

Justin Trudeau ha sido líder de este partido desde 2013. Logro que el partido pudiese llegar al poder luego de su gran debacle en el año 2011, año en el que este partido quedo en el tercer puesto con solo un 19% de los votos y el NDP (New Democratic Party), un partido de centroizquierda, salió segundo. Nacido en 1971, es el hijo del ex primer ministro Pierre Trudeau y también nieto del abogado constitucionalista Charles Trudeau, por lo cual lleva la política y al Partido Liberal en su sangre.  Logró obtener una banca en 2007, representando al distrito de Papineau, una zona multiétnica de clase media de la ciudad de Montreal. Desde ese momento comenzó a ascender al partido por su estilo carismático, cálido y muy progresista en las cuestiones sociales. A este estilo se le sumo un cambio en las políticas de estado: propuestas como un ingreso básico para las familias, impuestos altos a los que más ganan y el acceso gratuito a las universidades de las familias menos pudientes. A lo que llamo “Real Change”, es decir Cambio Verdadero. En muchos sentidos era parecido al Barack Obama de 2008 (Gee 2015). En la elección de 2015 logro ganar de manera contundente obteniendo la mayoría de gobierno, dejando al NDP otra vez como la tercera fuerza y desbancando al primer ministro Stephen Harper del Partido Conservador, quien había estado en el poder desde 2004. Por primera vez un partido pasaba de estar tercero a estar primero en una sola elección.

El primer gobierno de Trudeau tuvo la particularidad de tener una relación con su vecino del sur: Estados Unidos. En 2015 el presidente estadounidense era Barack Obama, con quien tenía bastante afinidad ideológica y de estilo de gobierno. Un año y medio más tarde el panorama había cambiado: el nuevo presidente era Donald Trump. La relación entre Trump y Trudeau fue difícil. Ambos chocaron por la cuestión de los refugiados sirios, el NAFTA (acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá), los límites de pesca en la región de Nueva Inglaterra y la polémica construcción del gasoducto Keystone Pipeline (el cual pasaba por zonas reservadas de búfalos y nativo americanos en la región de las Grandes Praderas). A la hora de gobernar Trudeau pudo cumplir casi todas sus propuestas sociales: leyes a favor del feminismo, la aprobación del cannabis recreacional, la recepción de nuevos refugiados y la legalización de la muerte asistida. Sin embargo, no pudo avanzar mucho en sus propuestas económicas, en parte por las diferencias en su gobierno, entre fracciones fiscalistas y menos fiscalistas. Otras formaciones como el NDP y los Verdes lo han acusado de no ser capaz de enfrentarse a las grandes corporaciones canadienses como la gasífera Sun Energy, el banco Scotiabank y la financiera Manulife, en parte porque algunos de sus ministros habían trabajado en puestos gerenciales dentro de ellas. Estas situaciones lo llevaron a perder 900 mil votos en la elección de octubre de 2019 con respecto a la elección de 2015. Sin embargo, logró ser el partido con más escaños, con un notable crecimiento del ecologista Green Party. En el sistema electoral canadiense aquel partido que obtenga más bancas puede gobernar en solitario a diferencia de otros sistemas parlamentarios donde es necesario llegar a la mayoría para poder gobernar. Por supuesto que esto dificulta la forma de gobernar, ya que para pasar leyes deben conseguir los votos de otros bloques para llevar a cabo su agenda.

La pandemia del covid 19 logro que la popularidad de Trudeau llegase a niveles muy altos. Canadá tuvo muy pocas muertes por habitantes en comparación a otras naciones de Occidente, un sistema de testeos eficaz y una vacunación muy eficiente. Sin embargo, la cuestión de cómo financiar el gasto de la pandemia fue un gran tema de debate. El gobierno de Trudeau decidió aplicar su plan de suba de impuestos a los sectores más pudientes con apoyo del NDP y el Green Party. Sin embargo, no fue suficiente para poder sostener el déficit fiscal creciente, por lo que empezó a sumar otro tipo de impuestos como por ejemplo a las aseguradoras, lo que termino afectando a los consumidores. Esta situación sumada a las estrictas cuarentenas durante la segunda ola en enero de 2021 genero una reacción en los sectores más conservadores e hizo que el People’s Canada Party (PCP), un partido libertario inspirado en el Tea Party de Estados Unidos lograse sumar popularidad y pasase de tener solamente un 1% en los sondeos a 7%.(CBC 2021).

Trudeau pensó que era un buen momento para adelantar las elecciones para así quedar cerca de obtener la mayoría y seguir adelante con sus planes. Esta decisión fue criticada arduamente por Erin O’Toole, líder del Partido Conservador Canadiense, pintándolo como un ególatra y una persona que solo podía gobernar en mayoría y no en solitario, sin dialogar con la oposición. Apenas comenzó la campaña se puedo ver que los conservadores tenían una buena ventaja. O’Toole está logrando capitalizar el descontento por la situación económica canadiense (el año pasado el PBI cayó 5,4 %) (Banco Mundial 2021). sensación y al mismo tiempo apelando a que los libertarios sean pragmáticos y voten a aquel gobierno que puede llegar a estar cercano a sus intereses. El líder conservador sin embargo suele tener posiciones más moderadas respecto a las de su partido con respecto a la despenalización del aborto, el medio ambiente y la inmigración. Por otra parte, propone bajar impuestos a las grandes corporaciones para lograr una “nueva dinamización” de la economía canadiense.

Trudeau también se ve en problemas por un crecimiento del NDP que promete llevar a cabo el plan económico original de Trudeau y aparte profundizar la idea del “keynesianismo verde” logrando que esta reconversión quede en manos del estado canadiense y no de capitales privados. El nuevo líder del NDP, Jagmeet Singh, es un carismático abogado, hijo de inmigrantes indios punyabíes. Tiene entre sus planes lograr que Canadá flexibilice los requerimientos a los inmigrantes. Por otra parte, tiene grandes planes de buscar dinero de las grandes corporaciones que se llevan a cuentas “offshores” para mejorar el estado de bienestar. Es el primer líder de un partido político mayoritario canadiense no blanco.

Otro tema de la campaña ha estado en boca de todos sido la cuestión de la reconciliación con los pueblos originarios. En mayo de 2021 se descubrió que la Iglesia Católica en complacencia de los gobiernos de principios del siglo pasado habían encubierto muertes y torturas en la población indígena. El caso más paradigmático fue el de un internado católico en la provincia de Manitoba en el que se descubrieron 170 muertes no identificadas(Thorpe, 2021). Esto genero una reacción de grandes protestas de la ciudadanía y del movimiento nativo americano. Sin bien la mayoría de las protestas existieron algunas que fueron más violentas que terminaron con la quema de iglesias católicas, vandalización de estatuas de generales y políticos del siglo pasado.  O’Toole agitó la bandera del orden en el momento en que empezaron las protestas violentas. Lo llamo a Trudeau débil por no imponer una mano dura. Trudeau por otra parte lo llamo poco inclusivo y Singh señaló a Trudeau de estar en dos lados del mostrador, ya que no fue crítico del sistema judicial que por años había hecho oídos sordos a la causa de los nativos americanos (Honderich 2021). Por otra parte, todas las campañas tienen en la agenda el mejorar las condiciones de vida de los nativos americanos. La campaña de O’Toole se focaliza en microcréditos y bajos impuestos para las comunidades mientras que la de Trudeau en mejorar los servicios y la de Singh en darles reparaciones históricas por el daño producido por el estado canadiense.

Las últimas encuestas muestran que el Partido Conservador y el Partido Liberal estarían empatados alrededor de un 33% de intención de voto, seguidos del NDP con 19%, el soberanista Bloc Quebecois con 6% y el Green Party y el People’s Party en 4% (CBC 2021). Por lo cual podría haber un resultado incierto y a un Parlamento aún más fragmentado que el anterior. El resultado exacto de la elección tardara más de un día debido a la extensión que tiene Canadá y a que el conteo de las urnas es similar al de Estados Unidos, es decir las provincias cuentan a partir de la 8 pm de su uso horario por lo cual recién a las 12 de la noche en Quebec (región más al este) comenzarían a llegar los primeros resultados de la zona del Yukón y Vancouver.



Bibliografia

CBC Poll Tracker 2021. CBC News. https://newsinteractives.cbc.ca/elections/poll-tracker/canada/

Honderich, Holly. Canadians want reconciliation. Will the election deliver? 14 de Septiembre 2021. https://www.bbc.com/news/world-us-canada-58541324

Gee, Eric Andrew. How the Liberals won the 2015 Federal Election. The Globe and Mail Magazine. Octubre 2015 https://www.theglobeandmail.com/news/politics/how-the-trudeau-liberals-won-a-majority-in-the-2015-federalelection/article27048562/

Lipset, Seymour. Continental Divide: The values and Institutions of the United States and Canada. Routledege (1991) ISBN 9780415903851

Thorpe, Ryan. Genoicide on the Praries. Winnipeg Free Press. 4 de junio de 2021. https://www.winnipegfreepress.com/local/genocide-on-the-prairies-574563652.html



Sobre el autor

Gerardo Delgado Stutz es Estudiante avanzado de Ciencia Política UBA e investigador del CEPI en política estadounidense.


Diarios Argentinos