Impactos del agronegocio en el desarrollo nacional y federal

OPINIÓN. El Estado presente debe fundirse en la dimensión estratégica que tenga perspectiva descentralizada, comunitaria e industrial en su búsqueda de cumplir con las demandas históricas arrebatadas, primero por las oligarquías terratenientes, y hoy, por los grupos económicos concentrados que se nuclean en el agronegocio.


Por Manuel Valenti Randi y Adilio Bareiro.

 

Tendencias globales del comercio agroalimentario

El comercio internacional agroalimentario se encuentra constituido por distintas estructuras de mercado absolutamente oligopólicas, donde un número reducido de agentes económicos se concentran y conciertan, directa o indirectamente, los términos de comercialización de los productos agrarios, alimentarios,  agrotecnológicos, agroquímicos, entre otros. Dentro de cada uno de estos mercados, sus agentes -muchas veces transnacionalizados- dominan los eslabones que se sistematizan en la cadena de suministros agroalimentarios (Producción - Procesamiento - Distribución - Y venta para el consumo).

Si bien la producción agropecuaria extensiva (a escala) se caracteriza por ser altamente competitiva al ser sostenida por una gran variedad de oferentes (pequeños, medianos y grandes productores), esto no ocurre en los eslabones superiores de la cadena de suministros, ya que la verticalidad de la misma genera que cuanto mayor sea el nivel de los eslabones de la cadena, mayor será la concentración económica de éstos.

Estas estructuras de mercado oligopólicas pueden ser visualizadas, como se mencionó, desde la comercialización de semillas y fertilizantes, hasta la exportación y venta de granos, alimentos o subproductos, pudiéndose observar a las mismas empresas en todo el entramado agroalimentario local y global:

          -Mercado agroexportador: Cargill, Bunge, Cofco, Dreyfus, ADM, etc.

          -Mercado agroquímico: Syngenta, DuPong, Monsanto, Dow Chemical, Adama (Chemchina), etc.

          -Mercado de fertilizantes: Agrium, Yara, Mosaic, etc.

          -Mercado agrotecnológico: John Deere, AGCO, Class, etc.

Evidentemente, toda concentración económica es alarmante y perjudicial para cualquier actividad económica, más aún si éstas se despliegan en países en desarrollo como el nuestro, altamente dependiente de sus exportaciones de Productos Primarios y Manufacturas de Origen Agropecuario, sin mencionar las consecuencias directas para la soberanía y la seguridad alimentaria local, regional e internacional.


Perspectivas regionales: El Brasil del Agronegocio.

En la región, la concentración económica anteriormente explicada se desarrolla en las actividades de los agronegocios, que tuvieron avances significativos en distintos países como Paraguay, Uruguay, Argentina, entre otros, aunque principalmente en Brasil, donde tales actividades se consolidaron lo suficiente como para incidir en las instituciones políticas del país vecino.

En términos productivos, los agronegocios vienen consolidándose desde hace décadas en el gigante sudamericano. Respecto a su producción agrícola, entre los años 2000-2016, el área cosechada de distintos monocultivos aumentó considerablemente. La producción de soja creció un 142,8%; de caña de azúcar un 112,8%; y de maíz un 25,8%. En hectáreas (ha), el área para el cultivo de caña de azúcar pasó de 4,8 millones de ha a 10,2 millones de ha, mientras que la soja tuvo una expansión de 13,7 millones de ha, a 33,2 millones de ha en el mismo período. Esta expansión también se desplegó en el sector pecuario (principalmente bovino), convirtiendo a Brasil en uno de los mayores productores y exportadores de carnes del mundo.

Si lo observamos desde una perspectiva poblacional/territorial, esta concentración económica también repercutió en la tenencia de la tierra, provocando la expulsión de sus pequeños y medianos productores (economías familiares) en pos de beneficiar a los grandes productores e inversores bajo el lema de "una sola agricultura alimentando a Brasil y el mundo" (COPROFAM- CONTAG Brasil, 2019), lo que generó y genera un descenso catastrófico de la población rural brasileña, la cual produce la mayoría de los alimentos que se consumen en el país, de 42.074.670 millones de personas en 1973 a 28.133.830 millones de personas para el año 2018, recurriendo éstos, a la única posibilidad de subsistencia, es decir, migrar del campo a la ciudad.

El aumento de la participación y la concentración económica de éstos sectores trajo aparejada una mayor influencia en el plano institucional, “dominando el Poder Legislativo, presionando al Ejecutivo e influyendo en el Poder Judicial” (Le Monde Diplomatique – Brasil, 2018), a tal punto de incidir en la retención y derrocamiento de presidentes, ya que “tanto la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, en 2016, como el mantenimiento del presidente Michel Temer, en dos ocasiones en 2017, tuvieron en los votos del FPA (Frente Parlamentario Agropecuario) una amplia base parlamentaria” (Ibídem).

Por otro lado, la llegada de Jair Bolsonaro al Palacio del Planalto también contó con los apoyos públicamente reconocidos de estos grupos concentrados, debiendo ceder desde el primer momento ante las demandas y exigencias de los mismos. Comenzó promoviendo y flexibilizando estas actividades económicas mediante la aplicación de distintas políticas públicas. Además de transferir las expectativas de los agronegocios al plano externo, tensionando las relaciones bilaterales con sus pares, o tensionando las relaciones interregionales del Mercosur.

Hoy, ante la recesión global producida por las distintas medidas de aislamiento social obligatorio, el comercio internacional agroalimentario presenta escasas complicaciones productivas y comerciales (a excepción de las logísticas) para aquellos sectores nucleados en los agronegocios si se compara con otras actividades económicas. En Brasil, esto significa pertenecer a la única actividad con crecimiento económico (0,6%) durante el primer trimestre del año 2020 en comparación al año 2019, frente a una caída de la actividad industrial (-1.4%) y de los servicios (-1.6%).


Vicentín S.A.I.C: La puerta para repensar nuestra matriz agroproductiva y agroexportadora.

La realidad nacional no es muy distinta de lo que ocurre en el resto del mundo. Tal es así que el agronegocio también tuvo su consolidación en el plano local, generando la misma concentración de la tierra y la misma concentración en los distintos eslabones de la cadena de suministros.

En primer lugar, el último Censo Nacional Agropecuario del año 2018 demostró un sostenido aumento de la concentración de la producción agropecuaria. De las 228.375 Explotaciones Agropecuarias -con límites definidos y otras explotaciones mixtas- (EAP), las cuales representan 157.5 millones de ha, sólo 2.473 de EAP (1,08%) concentran el 36,4% de la tierra con más de 10.000 ha cada una (en un total que se contabiliza en 57.364.444 ha). Mientras que, por otro lado, los productores de pequeña y mediana escala, constituyen 125.023 de EAP con menos de 100 ha, representando el 54,6% del total de las EAP, con un 2,25% de la tierra (3,5 millones de ha). Luego, están aquellos productores de entre 100 y 500 ha que representan 57.856 de EAP (14.349.404 de ha), el 25,3% del total de las EAP, con un 9,1% de la tierra. Mientras que aquellos productores de 500 a 1000 ha representan 18.655 de EAP (13.330.188 de ha). En definitiva, esta inequitativa distribución de la tierra, que se complementa con la necesidad constante de aumentar las producciones agropecuarias (en escala) para seguir siendo competitivos, determinaron que, en la actualidad, más del 92% de la población Argentina se nuclee en grandes centros urbanos.

En segundo lugar, si analizamos el mercado agroexportador argentino, éste también se concentra en un número reducido de empresas que condicionan, de distintas maneras, a los eslabones inferiores de la cadena de suministros agroalimentarios. Por ejemplo, durante el año 2018, las ventas externas declaradas de granos, harinas y aceites se distribuyeron en las siguientes empresas: 1- Cargill (EE.UU) con un 14% de las exportaciones agroindustriales del país; 2- ADM (EE.UU) con un 11%; 3- Bunge (EE.UU) con un 10%; 4- Cofco (China / Hoy ya primera en la lista -2019-) con un 10% (15% en el año 2019); 5- AGD (Argentina) con un 10%; 6- Vicentín (Argentina) con un 9% y Dreyfus (Francia) con un 9%; entre otras; lo cual manifiesta una clara concentración oligopólica por parte de las mismas trasnacionales que se reparten el comercio agroalimentario internacional.

Teniendo en cuenta este panorama general, aunque centrado particularmente en las producciones agropecuarias y el mercado agroexportador argentino, es totalmente visible la vulnerabilidad en la que se encuentra la actividad nacional. Primero, por la constante expulsión de los pequeños y medianos productores del interior de nuestras provincias a la ciudad, y segundo, por el número reducido de agentes económicos en los demás eslabones de la cadena de suministros, en este caso, del mercado agroexportador, donde las empresas que se nuclean dentro de éste también actúan en la producción, la distribución y la venta.

Como corolario, el auge de las explotaciones extensivas (principalmente de monocultivos) provocó que nuestras exportaciones no se basen en productos alimenticios destinados al consumo humano, sino que nuestras exportaciones, ancladas en las principales cadenas de valor del país (soja, trigo y maíz) se destinen, en gran medida, a la alimentación animal.

Dicho esto, repensar nuestra matriz agroproductiva y agroexportadora es de suma importancia si quiere pensarse a la nación en clave federal, no hacerlo sería cometer un Craso Error, ya que el desarrollo total de nuestro país está profundamente vinculado con el desarrollo de sus gobiernos locales, en clara sintonía con las producciones de las Economías Regionales, que dotan a las provincias y a las localidades del fundamental impulso industrial promovido por la agroindustria. En este sentido, el Estado presente debe fundirse en esta dimensión estratégica que tenga perspectiva descentralizada, comunitaria e industrial en su búsqueda de cumplir con las demandas históricas arrebatadas, primero por las oligarquías terratenientes, y hoy, por los grupos económicos concentrados que se nuclean en el agronegocio. Es por ello, que la cuestión de Vicentín juega un papel relevante en este complejo y dinámico entramado agroalimentario, ya que su recuperación podría constituirse como el primer paso necesario en la persecución de nuestros intereses nacionales.


Fuentes

-Aranda, D. (2020): "El campo cada vez está más concentrado. Recuperado de: https://www.pagina12.com.ar/242871-el-campo-cada-vez-esta-mas-concentrado

-Bertello, Fernando. (2019): "Censo: el 1,08% de las explotaciones agropecuarias tienen el 36,4% de las tierras". Recuperado de:

https://www.lanacion.com.ar/economia/campo/censo-agropecuario-108-explotaciones-tienen-364-tierras-nid2304703

-Bolsa de Comercio de Rosario (BCR):

https://www.bcr.com.ar/es/mercados/investigacion-y-desarrollo/informativo-semanal/noticias-informativo-semanal/quienes-fueron

https://www.bcr.com.ar/es/mercados/investigacion-y-desarrollo/informativo-semanal/noticias-informativo-semanal/ranking-de

-Censo Nacional Agropecuario. (2018). Recuperado de:

https://www.indec.gob.ar/ftp/cuadros/economia/cna2018_resultados_preliminares.pdf

-COPROFAM – CONTAG Brasil. (2019). Gobierno brasileño anuncia Plan Safra unificado, no reconociendo el protagonismo de la agricultura familiar. Recuperado de: http://coprofam.org/2019/06/18/gobierno-brasileno-anuncia-plan-safra-unificado-no-reconociendo-el-protagonismo-de-la-agricultura-familiar/

-Castilho, L. En Le Monde Diplomatique. (2018). O agro é lobby: a bancada ruralista no congresso. Recuperado de: https://diplomatique.org.br/o-agro-e-lobby-a-bancada-ruralista-no-congresso/

-HBS Cono Sur, GEPAMA y Fundación Rosa Luxemburgo. (2018). Atlas del Agronegocio: Datos y hechos sobre la industria agrícola y de alimentos. Recuperado de:

http://www.biodiversidadla.org/Recomendamos/Atlas-del-Agronegocio-Datos-y-hechos-sobre-la-industria-agricola-y-de-alimentos

-Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Recuperado de:

http://www.fao.org/news/story/es/item/1287612/icode/

-Repetto, J. (2019). "El último Censo Agropecuario muestra concentración de la producción agropecuaria". IADE. Recuperado de:

http://www.iade.org.ar/noticias/el-ultimo-censo-agropecuario-muestra-concentracion-de-la-produccion-agropecuaria

-Vieira, J. Fishlow, A. (2017). Agricultura e indústria no Brasil: inovação e competitividade. IPEA. Recuperado de: https://www.researchgate.net/publication/315786816_Agricultura_e_industria_no_Brasil_inovacao_e_competitividade

-Artículos varios:

https://www.lanacion.com.ar/sociedad/en-la-argentina-el-92-vive-en-grandes-urbes-nid1708899

https://g1.globo.com/economia/agronegocios/noticia/2020/05/29/agronegocio-e-o-unico-setor-em-alta-no-pib-do-1o-trimestre.ghtml


Sobre los Autores


Manuel Valenti Randi. Es Licenciado en Relaciones Internacionales y miembro del OCIPEX.

Adilio Bareiro. Es Técnico en Relaciones Internacionales y miembro del OCIPEX.

Diarios Argentinos