¿Hacia dónde se mueve el turismo en Argentina?

La industria del turismo es una de las más golpeadas por la crisis que generó la pandemia. Mientras que en Europa comienzan a reactivar el sector, Latinoamérica sufre una gran incertidumbre. ¿Qué sucede en Argentina?

La industria del turismo es una de las más golpeadas por la crisis que generó la aparición del Covid19 en el país y a escala mundial. Mientras que países europeos comienzan a reactivar el sector, Latinoamérica sufre una gran incertidumbre.

El cierre de hoteles y hostel; la suspensión de vuelos de aerolíneas nacionales e internacionales; la prohibición de apertura de comercios gastronómicos y empresas turísticas, muestran un panorama alarmante que aguarda medidas para la reactivación.

El País Digital accedió a testimonios de quienes integran el sector y legisladoras nacionales que forman parte de la Comisión de Turismo.

La posición en Diputados

Desde la Comisión de Turismo de la Nación plantean la necesidad de acordar un dictamen de Ley de Emergencia. Al respecto, Jimena Latorre, diputada Nacional por la UCR- Juntos por el Cambio e integrante de la Comisión de Turismo, dialogó con EPD: “En la comisión estamos trabajando para lograr sacar el dictamen de Ley de Emergencia porque son miles de personas que dependen exclusivamente de la actividad turística”.

Cabe destacar que si bien a dicha comisión ingresaron proyectos de los diferentes partidos políticos, se trabaja en unificar criterios para que salga un dictamen único y lograr una Ley de Emergencia para la industria turística.

Además, Latorre remarcó que “se profundiza la crisis porque no hay un horizonte temporal como en otros lugares, lo que implica una gran incertidumbre que nos pone aún más en alerta ya que no se sabe cuándo se podrán reactivar las actividades”.

En consonancia con la labor de la Comisión de Turismo, Lorena Matzen, diputada por la UCR-Juntos por el Cambio, en diálogo con este medio, aseguró: “La Argentina tiene una capacidad instalada de mucha calidad con recursos humanos altamente calificados, desatender al sector implicaría una pérdida de muchos puestos de trabajo de uno de los pilares de la economía nacional que además constituye uno de los principales complejos de exportación”.

Un Estado que viaja

El Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación, a cargo de Matías Lammens, en coordinación con los ministros de turismo y representantes empresariales del sector, crearon un Fondo de Auxilio para Prestadores Turísticos (APTur) para la reconstrucción de la industria. Se trata de un aporte de 100 millones de pesos en total, destinados a personas que prestan actividades turísticas complementarias como guías, pequeñas excursiones y cabañeros, entre otros.

Quienes pueden ser beneficiarios del Fondo son prestadores de actividades turísticas que sean monotributistas sociales, monotributistas y trabajadores autónomos. De ésta manera se les otorgará a los beneficiarios un aporte no reembolsable de $50.000, a pagar en dos instancias.

Para acceder al formulario de postulación deben ingresar en la página del Ministerio de Deportes y Turismo de la Nación.

Cada provincia, un mundo 

En tanto que la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica Argentina alerta sobre el panorama que a traviesa el sector, especialistas en turismo e integrantes de la industria esbozan posibilidades que les permitan al corto plazo, y dependiendo de la situación sanitaria, reactivar las actividades.

“Junto con los protocolos y las salidas entre pueblos cercanos, las provincias y regiones crearán una modalidad de turismo interno y la naturaleza, lo sustentable y el trato personalizado será fundamental como lo destacan especialistas y la OMT”, expresó Sonia Renison, periodista y autora del libro “Ruta 40”.

También expresó su preocupación por las grandes pérdidas del sector pero destacó: “Frente a todo lo que vivimos en casi cien días de aislamiento, y hoy con el 85% del país parado, en cuanto a localidades, pueblos y ciudades en fases de distanciamiento, el verdadero desafío es comprender y aceptar la tremenda realidad, barajar y dar de nuevo y re pensar un mundo diferente post pandemia”.

Provincias como Mendoza, a excepción de San Rafael, cuenta con un circuito turístico interno acorde a los protocolos preventivos por la pandemia. Ya se implementan viajes de proximidad, actividades al aire libre, reservas con días de anticipación, hoteles y locales gastronómicos al 50% de su capacidad.

Santa Cruz, mientras tanto, piensa también en un corredor turístico que una desde Río Gallegos hasta El Chaltén que comenzaría a funcionar cuando finalice el aislamiento obligatorio. Otro ejemplo de la creación de corredores turísticos internos es la provincia de Buenos Aires, que a diferencia de otras regiones y provincias, deberá esperar más por el aumento de casos de COVID19.

En cambio, Renison, reflexiona: “Catamarca es una de las provincias del Norte argentino que no tuvo casos de infectados hasta la actualidad, entonces la pregunta es ¿Nos querrán recibir a los que estamos en lugares con coronavirus?”.


Imagen: El Retamal - El Bolsón


Los trabajadores dicen

Belen Bertone es presidenta de la Cámara de Hoteles de Bariloche y en comunicación con este portal señaló que “la situación es cada vez más insostenible y ninguna actividad turística está con expectativa de apertura próxima, hasta que no haya conexión por rutas, circulación libre entre provincias y países, es complejo pensar que el trabajo sea como antes de la pandemia”.

Desde la Cámara Hotelera se esperan más medidas de alivio y mensajes que devuelvan la posibilidad de movilizar las actividades referidas al turismo. “Respecto a lo que se viene, la diferencia estará en cualquier tipo de fomento a nivel nacional para reactivar el turismo en Argentina y que esté a nuestro alcance, como herramientas de financiamiento en impuestos por ejemplo”, resaltó Bertone.

En espacios turísticos más alejados de los centros urbanos, hacia adentro de las montañas y cerros, la situación actual varía ya que por las condiciones climáticas no abren al público durante el invierno. De todas formas, la ansiedad se extiende entre los refugieros y dueños de hostels por la incertidumbre que acarrea la pandemia.

“Sabemos que vamos a poder abrir, pero no sabemos cuándo y eso es lo que nos tiene preocupados”, contó a EPD, Fabiana Monasterio, una de las dueñas del refugio El Retamal ubicado en plena Cordillera Patagónica a tres horas de El Bolsón, quien además manifestó que ya piensan en cómo será la reapertura al público en lugares en donde suelen asistir varias personas y deban respetar posibles protocolos sanitarios, que se prevén perdurarán en el tiempo.

La industria nacional que representa a la Argentina en el mundo, tiene sin dudas un gran desafío por delante, que deberá ser potenciado con un Estado presente ahora y en el futuro cercano.

El lápiz verde