Greta Thunberg ¿Quién es la joven que despabiló al mundo?

El viernes, millones de personas se movilizarán en todo el mundo para reclamarle a sus gobernantes acciones concretas e inmediatas contra el cambio climático. Te contamos quién es la niña que lo inició todo.


Este viernes se realizarán protestas por la crisis climática en distintas ciudades del mundo. Se espera que millones de personas se movilicen para reclamarle a sus gobernantes acciones concretas e inmediatas. El fenómeno hoy es masivo y se prevé que la marcha se replicará en 170 países, pero vale recordar que el inicio de esta movida fue mucho más pequeño: todo comenzó con una joven y un cartel frente al Parlamento sueco. ¿Quién es Greta Thunberg, la niña que despabiló al mundo?



Greta Thunberg nació en Estocolmo (Suecia) el 3 de enero de 2003. Es la hija mayor de la cantante de ópera Malena Ernman y del actor Svante Thunberg. Junto a su hermana Beata (13 años) pasaron su infancia viajando por distintos países por el trabajo de su madre. Hoy con 16 años se convirtió en un ícono global en la lucha contra el cambio climático.



¿Cómo se transformó en la cara visible de un fenómeno mundial?

Cuando tenía 8 años escuché algo llamado calentamiento global o cambio climático creado por los humanos con nuestro estilo de vida. Me dijeron que apagara las luces para ahorrar energía y reciclara papel para ahorrar recursos. Recuerdo extrañarme de que los humanos, aún siendo solo una especie animal, fuéramos capaces de cambiar el clima de la tierra. Porque, de ser así no se hablaría de nada más (…) No se leería si se escucharía sobre otro tema, como al estar en medio de una guerra. Pero nadie hablaba de eso”, reflexionó Greta al hablar de su inicio como activista ambiental en su charla TED x Estocolmo en noviembre de 2018.

Según su relato, a los 11 años se enfermó de depresión. Dejó de hablar y de comer y perdió 10 kilos en 2 meses. En ese momento llegó el diagnóstico de asperger, de trastorno obsesivo compulsivo y de mutismo selectivo. "Tengo síndrome de Asperger y eso significa que a veces soy un poco diferente de la norma. Y, dadas las circunstancias correctas, ser diferente es un superpoder", escribió en Twitter.

El punto de inflexión en su carrera como activista fue agosto de 2018. Con 15 años la joven sueca consideró que era momento de actuar y resolvió faltar a la escuela cada viernes para reclamarle al Gobierno sueco que redujera las emisiones de gases de efecto invernadero, conforme lo que estableció el Acuerdo de Paris de 2016.  



“Cuando iniciaron las clases en agosto decidí que ya era suficiente. Me senté frente al Parlamento sueco. Hice huelga escolar por el clima”, relató. El primer viernes, de lo que luego se llamó  #Fridaysforthefuture, estuvo sola pero de a poco se fueron sumando sus compañeros de la escuela. Hoy son miles los estudiantes que buscan concientizar sobre los efectos del calentamiento global.

Con las convocatorias masivas se comenzó a hablar del “fenómeno Greta” y su nombre empezó a ser mencionado en redes sociales y en medios de comunicación. En solo 5 meses su discurso fue escuchado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que se realizó en Polonia. También participó de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático y el Foro Económico Mundial de Davos en enero de 2019, tuvo reuniones con líderes de la política mundial y fue la gran protagonista de la primera Cumbre de la Juventud sobre el Clima de las Naciones Unidas que tuvo lugar este mes en Nueva York.  



“Todo esto está mal. Yo no debería estar aquí arriba. Debería estar de vuelta en la escuela, al otro lado del océano. Sin embargo, ¿ustedes vienen a nosotros, los jóvenes, en busca de esperanza? ¿Cómo se atreven?”, comenzó su discurso Greta ante los representantes políticos de los más de 70 países convocados por la ONU en la Cumbre de Acción Climática.

“Me han robado mis sueños y mi infancia con sus palabras vacías. Y sin embargo, soy de los afortunados. La gente está sufriendo. La gente se está muriendo. Ecosistemas enteros están colapsando. Estamos en el comienzo de una extinción masiva. Y de lo único que pueden hablar es de dinero y cuentos de hadas de crecimiento económico eterno. ¿Cómo se atreven? (…) No dejaremos que sigan con esto. Justo aquí, ahora es donde trazamos la línea. El mundo se está despertando. Y se viene el cambio, les guste o no”, expresó.

Con autorización de sus padres se tomó un año sabático de la escuela para impulsar su lucha contra el cambio climático. Justamente su decisión de faltar a la escuela como forma de reclamo generó críticas a las que respondió de manera contundente. “Lo que hay que hacer es despertar y cambiar. Al cuestionamiento de que tendría que ir a la escuela les digo ¿por qué estudiar para un futuro que no existirá porque nadie intenta salvarlo?”.


Cuando una mirada vale más que mil palabras

En el marco de la cumbre de Acción Climática de la ONU en Nueva York no pasó desapercibida la manera en que Greta fulminó con su mirada al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la imagen que captó el momento se volvió viral.



Se sabe que el magnate es un negador del cambio climático y ha tomado varias decisiones en ese sentido desde que llegó a la presidencia. En 2017 dejó el Acuerdo de París con el que los países se comprometieron a reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero. Además, cuenta en su repertorio frases como "el concepto del calentamiento global fue creado por y para los chinos, para hacer que la manufactura estadounidense sea menos competitiva", o "la muy cara patraña del calentamiento global tiene que parar".


El Lapiz Verde móvil info general