Golpeado por los “chalecos amarillos”, Macron frena la suba del combustible

El movimiento de protesta ocupó las calles de Paris y puso al Gobierno frente a las cuerdas. El presidente resolvió dar marcha atrás con el aumento del combustible, en un intento de superar la crisis.

El Gobierno de Francia anunció este martes dar marcha atrás con la suba del impuesto al combustible. La iniciativa había derivado en la revuelta callejera de los “chalecos amarillos”, un movimiento de protesta que ocupó París por varios días y puso en jaque al presidente Emmanuel Macron. La suspensión del aumento a las naftas regirá por seis meses.

“Ninguna tasa merece poner en peligro la unidad de la nación”, señaló esta mañana en un mensaje televisado el primer ministro, Édouard Philippe. El Gobierno había establecido una nueva tasa a los combustibles con el objetivo de proteger el medio ambiente a partir de la reducción de gases con efecto invernadero. Pero la medida se volvió intolerable para los trabajadores franceses, que salieron a la calle para movilizarse y protestar. Los chalecos amarillos, prenda obligatoria que usan los conductores de grandes vehículos, se convirtieron en un símbolo de la lucha. La demanda creció tanto que terminó encarnando también un movimiento de protesta contra la caída del poder adquisitivo y el descontento de las clases medias.

A lo largo de cuatro semanas de conflicto, hubo cuatro muertos y centenares de heridos y detenidos. El último fin de semana, el reclamo escaló y se vivieron escenas de mucha violencia en pleno centro de París. Macron siguió los acontecimientos desde Buenos Aires, y en su regreso a Francia, dispuso frenar la suba al combustible con la esperanza de superar la crisis. No será fácil: según los sondeos, alrededor del 70% de los franceses simpatiza con los chalecos amarillos.

Philippe anunció, además, congelar por seis meses las tarifas de gas y electricidad, antes de que comience el crudo invierno europeo. Las medidas del Gobierno son una respuesta tardía a una crisis que se le fue de las manos. De hecho, la oposición parlamentaria ha llegado a pedir la renuncia anticipada de Macron y la convocatoria a elecciones.

En mayo del año que viene se celebrarán los comicios para integrar el parlamento europeo. Reagrupamiento Nacional, el frente de la líder de extrema derecha Marine Le Pen, parte como favorito.

Rouvier