Feminismo con varones ¿sí o no?

El Canal de la Ciudad lanzó ayer un programa sobre feminismos conducido por un varón. ¿Estrategia? ¿Mansplaining? Las críticas en las redes.

El Canal de la Ciudad lanzó el 6 de noviembre un programa sobre feminismos que despertó feroces críticas. ¿La razón? Es conducido por un varón: el periodista Diego Iglesias. “Estamos acá (apuntes sobre el feminismo)” se propone indagar sobre la historia y los desafíos del movimiento feminista. 

Con un nosotros inclusivo en el título, cuesta entender las razones por las que la producción haya tomado la decisión de poner al frente a un varón. ¿Acaso no hay mujeres capacitadas para cumplir esa función?, se preguntaban irónicamente en las redes sociales.  



Es que una de las luchas de los feminismos en la actualidad se relaciona con la falta de espacios de participación en los medios masivos de comunicación, sobre todo, en lugares con mucha visibilidad. En este sentido, las críticas ponían en evidencia la brecha de género que existe en esta área. Según publicó el sitio Economía Femini(s)ta, el informe más reciente (2015) del Proyecto de Monitoreo Global de Medios (GMMP, por sus siglas en inglés) dice que “de las notas informativas en los diarios y en programas informativos en la televisión y la radio, únicamente 37% lo reportan mujeres”. En Argentina, la cifra es menor: solo llega al 27%.

Entonces, ¿cuáles pudieron ser las razones que llevaron al Canal a elegir a un varón para conducir un programa sobre feminismo? Una de las hipótesis que lanzaron algunos usuarios de Twitter hablaba de una supuesta búsqueda de objetividad y de inclusión. ¿El reverso de esto? Considerar que una mujer no puede ser objetiva en cuanto a temas de género o que los espectadores confían más en un varón para “explicar las cosas” que a una mujer, más allá de su formación. También se argumentaba que un periodista joven y varón podía ser más “amigable” para las y los no militantes o ponían la excusa de que es ridículo pensar que, si no estás inmerso en una problemática, no podés hablar o ser idóneo en eso. Todos argumentos que refuerzan la naturalización del machismo y la criminalización de la militancia feminista.



La abogada y periodista Julia Mengolini, una de las consideradas “feminista radical”, tuiteó: “Yo no estoy en contra y creo que debe haber mucho laburo serio atrás y todo, pero... el programa debería haber sido dentro de 10 años... ¡Y en Noruega!”.

Estamos acá es un programa de ocho emisiones con entrevistas a especialistas, material de archivo y una entrevista grupal con militantes de distintas edades y trayectorias. En el primer capítulo, estuvieron la socióloga Dora Barrancos y la filósofa Diana Maffía. En la sección de “entrevista grupal”, hablaron Claudia Korol, educadora popular y periodista; Marlene Wayar, psicóloga social y activista trans, y Tamara Goldzamd, representante estudiantil del colegio Mariano Moreno.

“Toda mujer que se da cuenta hace un paso extraordinario en la revolución feminista”, dijo Dora Barrancos al inicio del programa, que también pasó por las preguntas sobre el lugar del varón en el movimiento y el lugar del varón en el mantenimiento del patriarcado, un recorrido por la historia del feminismo y la importancia del conocimiento de las diferentes “ramas”.

"¿El discurso es legitimado por la voz masculina?" fue otro de los interrogantes que disparó la polémica. La posición del entrevistador fue, sobre todo, de escucha ante la información de las entrevistadas. La imagen del varón “interesado” en “entender” el movimiento habilita la argumentación experta y genera empatía en quienes tienen cierto recelo ante los cuestionamientos de los feminismos.

En los medios masivos de comunicación, los consultados son varones. GMMP publicó que, en cuanto al rol que cumplen las mujeres en las noticias, "lo más probable es que lo hagan como sujetos de la noticia y no como la persona entrevistada a la que se pide su opinión general o experta”. En este caso, la asesoría de contenidos supo sortear la norma: las expertas son las mujeres. Sin embargo, el moderador es un varón.

El lápiz verde