Estados Unidos y la violación de los derechos laborales

Es el peor país calificado entre las principales economías en cuanto a derechos de los trabajadores. Además, atraviesa una de sus peores crisis desde la Segunda Guerra Mundial, se estima que en abril se perdieron 21 millones de empleos.

Una encuesta del Congreso Internacional de Sindicatos (CSI) arrojó que Estados Unidos encabeza el ranking entre los principales países desarrollados que no respetan los derechos de los trabajadores. 

De acuerdo al estudio, las peores región es Medio Oriente y África del Norte, donde varios países impidieron los registros de sindicatos, las huelgas y la negociación colectiva. Es así que los 10 territorios donde más se ejerce una violación sistemática de los derechos son Bangladesh, Brasil, Colombia, Egipto, Honduras, India, Kazajstán, Filipinas, Turquía y Zimbabwe. 

Por otra parte, la CSI marcó que Europa es el lugar más propicio para la actividad laboral. Así lo demuestran Suecia, Italia, Países Bajos, Irlanda y Alemania. Uruguay es la único nación no europea que ocupa ese lugar privilegiado.

El grave incremento del desempleo durante la pandemia

En medio de la emergencia sanitaria que vive el país por el coronavirus, la solicitud de subisidios ante la grave crisis que atraviesa Estado Unidos se incrementó considerablemente en las últimas semanas. El Departamento de Trabajo informó que 1,5 millones de trabajadores solicitaron la ayuda estatal en la semana comprendida entre el 6 y el 13 de este mes.

Esta cifra representa para el gobierno de Donald Trump un descenso en relación con las últimas dos mediciones que arrojaron un total de 1.566.000 solicitudes para la semana finalizada el 6 de junio, y de 1.544.000 para la que culminó el 30 de mayo.

Por estados, la región que más peticiones registró durante la semana pasada fue California, con 243.344 solicitudes, por delante de Georgia, con 130.766, y Nueva York, con 96.229.

El pico de pedidos de beneficio por desempleo en Estados Unidos se alcanzó a fines de marzo, con 6,8 millones de nuevos desempleados en una semana. Desde entonces, la baja en las solicitudes ha sido muy lenta, pero el tiempo en que Estados Unidos registraba 200 000 o 250 000 nuevos demandantes cada semana parece estar muy lejos.

Según mediciones oficiales, desde que la pandemia impactó en el territorio norteamericano, hace 14 semanas, se perdieron más de 46 millones de puestos de trabajo. En este contexto, el mandatario norteamericano fue duramente cuestionado por el manejo que tuvo ante la enfermedad, a la que en un principio minimizó.

Esta situación refleja la peor crisis luego de la Segunda Guerra Mundial. Se pronostica que la tasa de desempleo llegue al menos al 16 %, la más alta desde la Gran Depresión, y los analistas calculan que al menos 21 millones de empleos se perdieron solo en abril.

El lápiz verde