¿Estados Unidos puede iniciar una intervención militar en Venezuela?

El asesor en Seguridad Nacional John Bolton señaló ayer que la Casa Blanca tiene “todas las opciones sobre la mesa” para superar la crisis. Los motivos por los que el presidente evalúa una salida militar.

Hasta hace pocas semanas, la idea de que Estados Unidos iniciara una intervención militar en Venezuela para derrocar a Nicolás Maduro parecía una locura. Hoy no suena tan descabellado. Ante la crisis interna e internacional que atraviesa el régimen bolivariano, un funcionario de la Casa Blanca señaló que “todas las opciones están sobre la mesa”, incluyendo una aventura militar. El presidente Donald Trump también dio indicios que podrían favorecer una operación directa sobre Caracas.

Al ser interrogado sobre la crisis en Venezuela, el asesor en Seguridad Nacional John Bolton apuntó ayer en una conferencia de prensa que “el presidente dejó en claro que todas las opciones están sobre la mesa”. Bolton, un halcón republicano, impulsor del intervencionismo norteamericano en el mundo, es además el máximo consejero en Seguridad nacional de la administración de Trump.

Las señales de la Casa Blanca no terminaron ahí. Bolton se mostró en la rueda de prensa con un anotador amarillo que decía: “5.000 soldados a Colombia” además de “Afganistán- Bienvenidas las conversaciones”. ¿Fue un descuido o una acción deliberada por parte del funcionario? ¿El gobierno norteamericano está cerca de movilizar tropas a Venezuela con el fin de derrocar a Maduro, a quien le niega legitimidad en el cargo?

La idea de una intervención militar para destituir al líder bolivariano está hace tiempo en la cabeza de Donald Trump. A lo largo de sus dos años de mandato, distintos funcionaros subrayaron la disposición del mandatario estadounidense de invadir Venezuela. Entre ellos, el ex Secretario del Departamento de Estado, Rex Tillerson, y el jefe del Pentágono, James Mattis. Además, el ala más moderada de la administración Trump en materia de política exterior fue perdiendo espacio en detrimento de los “halcones”, más proclives a la intervención militar de Estados Unidos.

Hay un tercer factor que puede incentivar la injerencia bélica en Venezuela: la administración de Trump se encuentra bloqueada por el dominio de la Cámara de Representantes por parte de los demócratas, y por las múltiples acusaciones e investigaciones en su contra. Como en otros momentos históricos, una aventura militar podría cambiar rotundamente el pulso político en Washington.

La crisis venezolana se convirtió en el último tiempo en un conflicto geopolítico global. De un lado, Washington y el resto de las potencias occidentales, en apoyo del líder anti-chavista Juan Guiadó. Del otro, China y Rusia, que sostienen su respaldo a Maduro. Mientras se angostan los canales de diálogo y aumenta la represión, la oposición venezolana le pide a Washington que intervenga y remueva a las autoridades chavistas. ¿Dará Trump finalmente luz verde para una nueva intervención militar en América Latina?

Diarios Argentinos