Estados Unidos donará 20 millones de dosis al extranjero

Así lo dispuso, según la agencia Bloomberg, el presidente Joe Biden. Serían enviadas a fines de junio.

El presidente Joe Biden planea enviar 20 millones de dosis adicionales de vacunas contra el coronavirus de EE. UU. Al extranjero para fines de junio, incluidas, por primera vez, las vacunas autorizadas para uso doméstico, donde la oferta está comenzando a superar la demanda.

Biden anunciará el lunes que exportará 20 millones de dosis de vacunas de Pfizer Inc., Moderna Inc. o Johnson & Johnson, además de los 60 millones de dosis de AstraZeneca Plc que ya había planeado dar a otros países, según un funcionario de la administración.

El funcionario, que pidió no ser identificado antes de los anuncios que haría el presidente, enfatizó que las medidas son solo un primer paso mientras Estados Unidos centra su atención en sofocar la pandemia en el extranjero. Biden prometió anteriormente que Estados Unidos pronto se convertiría en un "arsenal" de suministro mundial de vacunas.

Biden también anunciará que pondrá a Jeff Zients, quien se ha desempeñado como coordinador de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, a cargo de su esfuerzo para hacer retroceder la pandemia a nivel mundial, dijo el funcionario. Zients trabajará con el Consejo de Seguridad Nacional y otras agencias para dirigir las dosis al extranjero.

El posible anuncio se da en un momento decisivo en la pandemia y significaría un gran impulso para la administración de Biden. El gobierno de Estados Unidos, tanto en tiempos de Trump como de Biden, acaparó para sí la casi totalidad de los primeros cientos de millones de dosis de vacunas producidas en su suelo. Ese enfoque le permitió a Biden avanzar en lo que ha sido uno de los esfuerzos de vacunación doméstica más exitosos del mundo, pero alimentó las desigualdades entre las naciones que pueden producir sus propias vacunas y las que no.

Las vacunas Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson están autorizadas para su uso en los Estados Unidos. Pero la inyección de AstraZeneca no. No estaba claro de inmediato qué países recibirían envíos estadounidenses.

México y Canadá ya han recibido dosis de la reserva estadounidense de AstraZeneca, y Pfizer ha comenzado a enviar dosis de su vacuna producida en Estados Unidos a países como México, Canadá y Uruguay, además de los planes de la administración Biden de compartir dosis.

La campaña de vacunación nacional de Estados Unidos está empezando a quedarse sin armas dispuestas. El país está listo para cruzar el umbral del 60% de los adultos que recibieron al menos una inyección el lunes.


Necesita inyecciones

Mientras tanto, decenas de países de bajos ingresos e incluso algunos países desarrollados están luchando por asegurar el suministro de vacunas.

Covax, un programa global destinado a facilitar la adquisición y el acceso de vacunas para los países de bajos ingresos, enfrenta una escasez de suministro y espera que el déficit alcance alrededor de 190 millones de dosis el próximo mes, dijo el lunes UNICEF, uno de sus socios. Biden ha anunciado previamente una promesa de hasta $ 4 mil millones para Covax.

Biden ha dicho que solo compartiría las dosis compradas en Estados Unidos una vez que haya suficiente suministro para satisfacer la demanda de EE. UU. Los errores de fabricación en una planta de Baltimore dieron como resultado un lote contaminado de la inyección de Johnson & Johnson y ralentizó enormemente la producción de la vacuna, que alguna vez se concibió como un pilar del suministro estadounidense. En cambio, EE. UU. Se ha basado casi por completo en las tomas de Pfizer y Moderna.

Biden se ha enfrentado a la presión de hacer más para ayudar al mundo, ya que Estados Unidos elimina casi todas las medidas de mitigación, como el enmascaramiento, y otros países intentan sofocar nuevos brotes y nuevas variantes con un suministro limitado de vacunas. Biden ha lanzado lo que él llama una "nueva fase" de su esfuerzo pandémico, recurriendo al arduo trabajo de persuadir a los estadounidenses más indecisos para que se vacunen a medida que la demanda se agota entre las personas ansiosas por vacunarse.

El número de casos en Estados Unidos continúa cayendo, con 16.857 casos nuevos registrados el domingo, el total diario más bajo desde marzo de 2020, aunque los domingos suelen ser el total diario más bajo de cualquier semana. El ritmo de las vacunaciones se ha reducido en más de un tercio con respecto a hace un mes, y ahora ronda los 2 millones de dosis al día.

Las exportaciones de vacunas han sido un tema espinoso para Biden, quien ha tratado de reclamar un manto de liderazgo de Estados Unidos en el exterior al tiempo que ha tomado prestadas muchas de las primeras tendencias estadounidenses de su predecesor, Donald Trump, en su respuesta a la pandemia. Mientras que la Unión Europea e India mezclaron las exportaciones de vacunas con asignaciones domésticas, Estados Unidos ha acorralado el mercado en su oferta durante meses, evitando efectivamente las exportaciones anticipadas.

Trump y Biden utilizaron poderes en tiempos de guerra para priorizar sus pedidos de plantas estadounidenses, colocando al gobierno al frente de la línea. Los pedidos estadounidenses también incluyen cláusulas contractuales que limitan la capacidad del gobierno para compartir dosis en el extranjero.

La administración trató de eludir esas restricciones al enmarcar los 4.2 millones de dosis de AstraZeneca ya enviadas a México y Canadá como un "préstamo".


Diarios Argentinos