Enrique Vaca Narvaja: “El sistema sanitario está, al igual que en Argentina, bastante estresado”

El embajador argentino en Perú, Enrique Vaca Narvaja, habló con este medio sobre la problemática del covid-19 en el país que acumula 190.000 muertes. Sistema sanitario “estresado”, plan de vacunación y cómo fue atravesar un acto eleccionario en plena pandemia.

Por Gonzalo Zanotti y Leandro Compton Hall


En las últimas semanas, Perú superó la barrera de los 2 millones de contagios de covid-19 y rebasó los 190.000 muertos. Esto encendió las alarmas de un país que atravesó un acto eleccionario en plena pandemia y que espera por recibir a su nuevo presidente, aún sin confirmación debido al ajustado resultado de los comicios y las siguientes denuncias de fraude.

El cuarto país con más población en Sudamérica y sus casi 33 millones de habitantes sufren, al igual que todo el continente, la pandemia y amenaza del covid-19. En ese aspecto, el embajador argentino en esa tierra, Enrique Vaca Narvaja, habló sobre cómo impactó la pandemia en la nación que gobierna interinamente Francisco Sagasti.

Perú acumula 61.360 casos por cada millón de habitantes y lleva vacunadas a 6.567.000 personas. Vaca Narvaja explicó que para las primeras dosis se utilizaron “la Sinopharm y las recibidas mediante el mecanismo COVAX (AstraZeneca y Pfizer)”.

La cantidad de vacunados representa al 6% de la población, algo que parece escaso pero con lo que el embajador se ilusiona para mejorar la tasa de mortalidad del virus. “Contados países han llegado a la inmunidad de rebaño que es donde un plan de vacunación logra cortar la cadena de transmisión. Si sucede lo mismo que ha pasado en esos países que han avanzado en la vacunación, debería disminuir la mortalidad en los grupos vacunados (ndr: actualmente es del 9,4%)”, advirtió.

Según el Ministerio de Salud local, está previsto que siete millones de dosis lleguen entre mayo y julio para cubrir a los adultos mayores y personas vulnerables en su totalidad, pero la mayor parte del resto de las dosis adquiridas a los laboratorios arribarán a lo largo del segundo semestre.

Sobre los argentinos residentes en Perú, el diplomático indicó que “el plan de vacunación actual prevé un alcance universal, lo que incluye a todos los residentes extranjeros. En ese sentido, el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil del Perú, RENIEC, asiste en la emisión de documentos de identidad, en los centros de vacunación, para quienes no cuenten con documentación de identidad peruana. Por lo tanto, los argentinos residentes son vacunados conforme el cronograma del plan de vacunación nacional, de acuerdo a su edad”.


Asunción de Enrique Vaca Narvaja como Embajador de Argentina en Perú


RESTRICCIONES Y PROTOCOLOS

Perú registra 5760 muertes por cada millón de habitantes. Debido a esto las restricciones no se hicieron esperar y fueron implementadas cuanto antes para bajar la circulación y disminuir casos y fallecimientos por covid-19. En el inicio de la pandemia (marzo 2020) el Gobierno del por entonces presidente Martín Vizcarra impuso una cuarentena muy estricta, con toque de queda incluido, por varios meses que se fue ablandando para fin de año.

Vaca Narvaja explicó, detalladamente, que a partir de 2021 “el actual Gobierno de transición comenzó a aplicar una política de medidas específicas por regiones clasificadas según nivel de riesgo, las que se revisan periódicamente cada tres semanas. Con el alza en el número de casos en el mes de enero, se dispuso una nueva cuarentena obligatoria a nivel nacional durante todo el mes de febrero”.

Durante el aislamiento se mantuvieron abiertas solamente actividades esenciales relacionadas con la venta de alimentos y las cadenas de distribución, explicó el embajador y prosiguió: “La movilidad de las personas fue fuertemente restringida y sólo se habilitaron salidas recreativas al aire libre de una sola hora al día. El pasado 10 de mayo, varias regiones, incluidas la capital, pasaron de riesgo ‘extremo’ a ‘muy alto’, lo que implicó una pequeña liberalización de los aforos permitidos: el de restaurantes pasó del 30% al 40%, mientras que el de centros comerciales y tiendas no esenciales subió del 20% al 30%. Asimismo, los días domingos se mantiene la restricción de circulación vehicular, pero ya no se impone la inmovilización social obligatoria estricta. Sí se ha mantenido desde el comienzo de la pandemia, una limitación a la circulación nocturna”.

Luego reconoció que “en términos generales, las medidas fueron bien acompañadas por la sociedad ya que el Gobierno ha tratado por todos los medios evitar que las restricciones tengan un impacto económico en la población más vulnerable”.

“No se han constatado movilizaciones o protestas pidiendo el fin de las restricciones, si bien hay partidos de la oposición que se han expresado en contra de las políticas de cuarentena largas y restrictivas, existe un diálogo permanente entre el sector privado y el gobierno para disminuir el impacto de las medidas en la actividad económica. Siempre van existir sectores que no comparten las decisiones pero en general se han cumplido las medidas dictadas por el Ejecutivo”, aclaró finalmente.

Uno de los momentos más difíciles que vivió el cuerpo diplomático argentino en Perú y el embajador en particular fue a principios de la pandemia. A raíz del cierre de fronteras, miles de compatriotas quedaron varados. 

“Desde el 20 de marzo de 2020 en adelante se trabajó en la atención, contención y repatrio de los ciudadanos”, explicó Vaca Narvaja. La mayor parte de ellos se encontraban en las principales ciudades como Lima, Cusco, Piura, Arequipa, Trujillo, Cajamarca, Iquitos y Tacna, pero también debieron asistir a un menor grupo que estaba en otros puntos del Perú.

“En total fueron asistidas más de 6.000 personas”, dijo y dio un dato sorprendente: “Se organizaron más de 10 diez vuelos de repatrio y conexiones entre distintas ciudades, y contrataciones de ómnibus”.

Si a simple vista puede hablarse de una tarea titánica, eso no se quedó allí ya que el embajador contó que también se llevaron a cabo traslados por otros medios. “Además de los vuelos y ómnibus coordinamos cuatro caravanas vehiculares de ciudadanos que regresaron a la República vía Chile”, agregó.

“Fueron momentos muy difíciles para todos”, dijo a este medio no solo por el trabajo realizado sino en particular por la situación que atravesaron los miles de argentinos que por distintas razones se encontraba en Perú en aquel entonces. Por ello es que también agradeció “la cooperación de la Cancillería peruana y de todas las autoridades nacionales”.

Cabe destacar que el protocolo de ingreso y egreso a Perú es similar al de varios países de la región. En el caso de un ciudadano argentino que quisiera ingresar al país, deberá hacerlo vía aérea, completando una declaración jurada de salud y con un PCR negativo de hasta 72 horas de antelación al vuelo. Al ingresar se deberá realizar una cuarentena obligatoria en un domicilio particular de hasta 6 días realizando un PCR de descarte o de 14 días en caso de no realizarse la prueba molecular.

A todo eso Vaca Narvaja agregó que “Perú solicita que se ingrese con una máscara N95 y un escudo facial. No tiene restricciones para que los ciudadanos extranjeros entren o salgan del país por vía aérea, aunque para ingresar al aeropuerto internacional de Lima es obligatorio el uso de mascarilla y escudo facial. En cuanto a las fronteras terrestres, al igual que ocurre con la mayor parte de países de la región, están cerradas para el transporte de personas”.

SISTEMA SANITARIO Y CLASES PRESENCIALES

Al igual que en nuestro país, el sistema sanitario peruano se encuentra en una situación endeble y crítica. Según cifras oficiales de las 2678 camas de la Unidad de Cuidados Intensivos, 2473 se encuentran ocupadas con respiradores artificiales y solo 205 están liberadas. “El sistema sanitario está, al igual que en Argentina, bastante estresado”, relató Vaca Narvaja.

El número aumentó y preocupó a partir de la segunda ola, pero el entrevistado aclaró que durante el primer brote los países “fueron aprendiendo mientras hacían. No había papers científicos sobre el virus y la posibilidad de vacuna parecía remota”.

Sobre la segunda ola explicó que “Perú se encontraba con un Gobierno de transición, elecciones presidenciales en marcha y una economía constreñida por la pandemia. Se tomaron nuevas medidas para palear la segunda ola. Siempre la evaluación de estas medidas lleva tiempo y la pandemia no da respiro”.

La falta de oxígeno agravó la situación en los hospitales e hizo mover a las embajadas para que se pudiera importar gas de otras regiones e involucró a todas las áreas que pudieran dar una ayuda al respecto.

“La introducción temprana de las nuevas variantes del virus llevó a un agravamiento de la situación local con nuevos máximos en casos positivos y hospitalizaciones. Ello puso al límite el normal abastecimiento de oxígeno que requirió la importación de emergencia de países vecinos como Chile y Ecuador. Hoy el gobierno de transición está trabajando con el sector privado en el abastecimiento de oxígeno para aquellas zonas que tienen carencias en el abastecimiento. También se involucró a las universidades para lograr desarrollos nacionales”, explicó el embajador de 65 años recién cumplidos.

Una de las medidas más eficientes para disminuir la ocupación de camas en los sanatorios es frenar las clases presenciales. Y Perú así lo hizo un tiempo, aunque ahora siete regiones (Amazonas, Ayacucho, Cusco, Junín, Loreto, Ucayali y Madre de Dios) abrieron las escuelas con la modalidad semipresencial, es decir la mezcla de clases virtuales y en la escuela.

Al respecto, Vaca Narvaja explicó: “El Ministerio de Educación diagnosticó que sólo un 16% de las escuelas estarían en condiciones de retornar a algún tipo de presencialidad. En base a dicha información macro, son los gobiernos regionales los que evalúan cuáles establecimientos de su jurisdicción cumplen con las condiciones de bioseguridad para acoger estudiantes y, finalmente, es cada comunidad educativa la que tiene la decisión final sobre la apertura -o no- de la escuela”. Además señaló que en la ciudad de Lima “se continúan dictando clases en forma virtual”.

Sin embargo, remarcó que “un tema no menor es la inclusión digital, algo que el Gobierno trata de solucionar porque no todos tienen medios en sus hogares para acceder a las clases remotas. Pero se ve una preocupación seria por parte de las autoridades al respecto”.

COMERCIO, EXPORTACIONES Y ASISTENCIA ESTATAL

Perú comenzó la pandemia con Martín Vizcarra al frente del Poder Ejecutivo, quien había llegado al cargo en 2018 ante la dimisión del exjefe de Estado, Pedro Pablo Kuzcinski, de quien era su vice.

A partir de la identificación del primer caso en marzo del 2020, el gobierno de Vizcarra implementó uno de los planes económicos y sociales más grandes de la región al destinar el 20% del PBI – más de u$s40.000 millones - en asistencia para contener al comercio y a las personas más vulnerables.

“Al igual que todos los países a nivel mundial, se tomaron medidas para paliar la crisis generada por la pandemia”, manifestó Vaca Narvaja y remarcó que en la actualidad “existen diversos subsidios económicos para ayudar a las personas y empresas afectadas por el aislamiento y la inmovilización social obligatoria dictados por la crisis del Covid-19”.

Según datos oficiales de la CEPAL, al día de hoy el Gobierno peruano puso en marcha 124 medidas de distinto tipo entre las que se encuentran el bono para hogares de pobreza extrema o vulnerables, para trabajadores independientes o subsidios a empresas privadas para el pago del 35% del salario de determinados empleados.

A pesar de la gran cantidad de asistencia del Estado, la pandemia tuvo un impacto muy fuerte en aquellos que realizan trabajo no registrado. Así lo contó el embajador: “El sector informal es muy importante en Perú y fue el más golpeado por la crisis. Ocurrió lo mismo con el sector del turismo”. En cambio los sectores tradicionales “tuvieron caídas pero su actividad se está recuperando”.

Al igual que en gran parte de la región, y pese a la ayuda estatal brindada, la cuarentena y las restricciones para contener al Covid-19 afectaron a la actividad comercial y por tanto a la economía del país. Durante el 2020, el Producto Bruto Interno del país cayó 11,12%, según cifras provistas por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

El comercio bilateral con Argentina se vio sensiblemente golpeado por la pandemia al igual que ocurrió en gran parte del mundo debido a la restricción del consumo.

El diplomático argentino fue contundente al señalar que el coronavirus “ha alterado las relaciones económicas y sociales de un modo radical” y manifestó que sus consecuencias trascenderán su duración ya que ha producido “un cambio significativo al interior de los países y en la economía global”.

A propósito de la evolución del comercio con Perú explicó que si bien es superavitario para Argentina “en 2020 las exportaciones bajaron 13% alcanzando u$s 1.377 millones y las importaciones también lo hicieron 8,3% llegando a u$s 117,5 millones”.

Pese a todo, Perú se ubicó octavo entre los países hacia los que más exporta Argentina, detrás de Brasil, China, Estados Unidos, Chile, Viet Nam, India y Países Bajos, según un informe del INDEC.

Más allá del impacto lógico en la macroeconomía y en la economía de bolsillo, el diplomático resaltó como positivo que en el último año también se vio un incremento en las ventas online a raíz de las dificultades para comprar en forma presencial.

“Hubo un aumento en el comercio electrónico, en la medida que los retailers físicos son más restringidos por la pandemia y ante el miedo a salir de casa por temor al contagio”, explicó Vaca Narvaja. Al mismo tiempo apuntó que “este es un fenómeno general a nivel mundial y que se ha acentuado en Latinoamérica”.

Además remarcó que no solo tuvo lugar una inmersión en lo referido al comercio electrónico sino también “en la bancarización” de la sociedad, algo que resaltó como “dos fenómenos interesantes de analizar a futuro”.

A propósito del escenario de la pospandemia auguró que se verán beneficiadas aquellas industrias vinculadas al entretenimiento online, al sector del software pero también a las fintech ya que a raíz del coronavirus y la obligatoriedad de quedarnos en casa “se rompió un muro de resistencia” que rodeaba a los esquemas más modernos.

Para Vaca Narvaja “todas aquellos bienes y servicios orientados a facilitar las transacciones y “virtualizar” las operaciones” tendrán un horizonte propicio de crecimiento: “Creo que vamos hacia la digitalización de los servicios bancarios, la venta online de supermercados, etc. Toda prestación de servicios eficientes pueden tener un correlato mayor en el mundo digital”.

OPOSICIÓN Y ELECCIONES

La pandemia avanzó a paso firme y a la par también lo hicieron los enfrentamientos entre el gobierno de Vizcarra y la oposición liderada principalmente por Keiko Fujimori, hija del exdictador Alberto Fujimori.

Vizcarra, quien debía finalizar su mandato en julio de este año, se enfrentó a dos procesos de vacancia en el Congreso producto de acusaciones de presunta corrupción. El primero tuvo lugar en septiembre, del cual salió victorioso; el segundo, en octubre y culminó con su salida.

Desde entonces, el gobierno pasó por dos interinatos: Manuel Merino gobernó apenas 5 días ya que debió renunciar por las masivas protestas en su contra tras la salida de Vizcarra, que culminaron con 2 muertos; y Fernando Sagasti, que gobierna tras la salida de Merino.

Para este año estaban programadas las elecciones presidenciales, que habían sido convocadas por Vizcarra. La primera vuelta mostró como ganador al profesor y sindicalista Pedro Castillo y en segundo lugar a Keiko Fujimori, empujando a ambos a un balotaje, el cual se llevó finalmente a cabo el 6 de junio con victoria de Castillo por 40.000 votos. Sin embargo, a la fecha no fue proclamado debido a las impugnaciones presentadas por Fujimori.

Ante la consulta de este medio, Vaca Narvaja prefirió no dar su opinión del tema al considerar que se trata de una cuestión de política interna sobre la cual Argentina no debe mostrar injerencia.

Sin embargo explicó que fue una elección importante no solo para Perú sino también para aquellos peruanos que viven en nuestro país: “La comunidad peruana en la Argentina es la tercera fuera del Perú. Está muy integrada a la vida argentina y ha realizado importantes aportes al crecimiento de nuestro país”.

Asimismo resaltó el trabajo “de las autoridades electorales argentinas y la Cancillería que organizaron la participación electoral de la comunidad peruana” en nuestro país.

Un dato a tener en cuenta tiene que ver con la organización electoral en Perú. Los comicios presidenciales tuvieron lugar en medio de la pandemia lo cual los obligó a tomar algunas medidas para evitar aglomeraciones y reducir posibles brotes de contagio.

“Se duplicaron las mesas y lugares de votación, lo cual requirió para los partidos políticos mayor cantidad de ‘personeros’ (fiscales) de los partidos por mesas. Fue un gran esfuerzo el que realizaron las autoridades”, dijo Vaca Narvaja. Teniendo en cuenta que Argentina deberá votar en septiembre y noviembre, no es un dato a pasar de largo y puede ser incluso un ejemplo a imitar.

A su vez enfatizó que existe “mucha prudencia y cuidado” a la hora de movilizarse y lo mismo ocurrió durante los comicios. “La gente se cuida y conoce bien todas las medidas de prevención. Cuidarse uno es cuidar al otro”, dijo.

DESAFÍO PERSONAL 

Sobre el final, Enrique Vaca Narvaja se tomó un minuto para dimensionar el trabajo realizado en este último tiempo y poner en palabras los desafíos que se le presentan de cara al futuro de su gestión.

Por un lado destacó la importancia de haber avanzado en el principal objetivo que fue “seguir trabajando en tiempos de pandemia, asistir a nuestros ciudadanos y profundizar la relación bilateral”.

“Trabajar en tiempos de pandemia no es fácil para nadie. Ha significado una reorganización laboral importante y profunda. Creo que el compromiso y solidaridad de todos ha sido fundamental para entender el momento en que vivimos. Las circunstancias son tan graves que todos tenemos voluntad de ajustar nuestros comportamientos cotidianos a la nueva realidad. No significa que sea fácil, pero el entorno es sumamente complicado para todos”, concluyó.

Diarios Argentinos