En sintonía, Bolsonaro y Trump refuerzan su programa ultra nacionalista

El presidente de Brasil anunció que retirará a su país del pacto migratorio de la ONU. El mandatario norteamericano, por su parte, presionó a la oposición demócrata para poder construir el muro con México.

Los tiempos de la globalización y las fronteras abiertas parecen haberse terminado. Al menos ese es el discurso que impulsan Donald Trump y Jair Bolsonaro, y que encuentra bastante eco social. Casi en sintonía, ambos presidentes reforzaron su ultra nacionalista. El martes por la noche, el mandatario de Estados Unidos emitió un mensaje televisado en el que le reclamó a la oposición demócrata que controla la Cámara Baja que libere los fondos necesarios para construir el muro con México. Hoy, por su parte, el flamante presidente de Brasil anunció el retiro de su país del pacto migratorio de la ONU y exigió que los migrantes respeten las costumbres brasileras y sepan cantar el himno.

Trump, el muro y la presión sobre los demócratas

Desde su despacho oval de la Casa Blanca, Trump dirigió este martes por la noche un mensaje televisado a la nación en horario prime time, con el fin de persuadir a la sociedad de que Estados Unidos atraviesa una “creciente crisis humanitaria y de seguridad” en la frontera sur del país y que, por lo tanto, necesita que el Congreso libere alrededor de US$ 5.000 millones para construir el muro con México. El líder republicano aseguró que solo así se podrá poner fin al cierre parcial de la administración norteamericana, y responsabilizó del bloqueo a los demócratas, que se oponen a levantar el muro.

"El Gobierno está cerrado por una sola razón: la negativa de los demócratas a financiar la seguridad fronteriza", disparó Trump, quien acto seguido recitó una lista de crímenes presuntamente cometidos por inmigrantes ilegales en tierra norteamericana. “¿Cuánta más sangre de estadounidenses hay que derramar para que los congresistas hagan su trabajo?”, interrogó el magnate neoyorquino.

Trump adelantó además que el jueves viajará a la frontera sur para relevar la zona. La construcción del muro para reforzar el control de la inmigración ilegal fue una de las grandes banderas de campaña del republicano. El proyecto es bloqueado por la oposición demócrata, cuyos líderes evalúan a la iniciativa como “inmoral”.

Bolsonaro y el fin de las fronteras abiertas

Jair Bolsonaro fue caracterizado por distintos observadores como “el Trump tropical”. Los primeros movimientos desde que asumió el gobierno de Brasil confirman esta homologación. Este miércoles, el exmilitar informó que su país se retirará del Pacto Global sobre la Migración, en un giro brusco de la política exterior del gigante latinoamericano.

“Brasil es un país soberano para decidir si acepta o no migrantes. Quien tenga la suerte de venir acá deberá estar sujeto a nuestras leyes, reglas y costumbres, y también deberá cantar el himno y respetar nuestra cultura”, señaló el nuevo mandatario a través de su cuenta de twitter.


“No es a cualquiera que dejamos entrar en nuestra casa, ni será cualquiera que entrará a Brasil vía pacto adoptado por terceros. NO AL PACTO MIGRATORIO”, apuntó en la red social. El pacto del que ahora rehúye Brasil establece una veintena de pautas comunes entre las naciones para proteger a los migrantes y desalentar la inmigración ilegal.

“Jamás rehusamos ayuda a quienes la precisen, pero la inmigración no puede ser indiscriminada”, consignó Bolsonaro en otro tuit. Por la crisis humanitaria en el país bolivariano, en los últimos años 130.000 venezolanos han cruzado la frontera e ingresado en Brasil.

El lápiz verde