El rock no ha muerto

Tres grandes como Bruce Springsteen, David Byrne y Nick Cave dieron a conocer muy buenos trabajos acompañados de documentales que, en todos los casos, son mucho más que la filmación de un recital o grabación de un disco.

En medio de la pandemia el rock dio fuertes señales de vida. Tres grandes como Bruce Springsteen, David Byrne y Nick Cave dieron a conocer muy buenos trabajos acompañados de documentales que, en todos los casos, son mucho más que la filmación de un recital o grabación de un disco. Son películas que tienen vida propia y que se pueden disfrutar más allá de lo que conozcamos de un disco o un artista.

Bruce Springstenn publicó el álbum Letter to you con la mítica E Street Band, un trabajo considerado de lo mejor del músico.

Y, además, está Letter to you, el audiovisual dirigido por Tom Zimny que oficialmente estrenó Apple Tv. Una obra que está muy lejos de ser un artificio del marketing que nos tiene acostumbrados a tirarnos por la cabeza algún audiovisual junto a la salida de un disco.



Los  diez temas del disco se terminaron en  cinco  días y fueron grabados en el estudio de Bruce Springsteen en Nueva Yersey. La banda lo grabó en una sola toma y eso se ve muy bien en el audiovisual, lo cual ya es algo más que disfrutable. Pero, hay que agregar, que Bruce Springsteen –que es también guionista- aparece con su voz en off como en una especie de diario íntimo contándonos sus cosas. En blanco y negro, un testimonio imperdible sobre la música.

En el mismo sentido, otro artista que, además de su preocupación por lo musical, demostró la intención de ubicar lo audiovisual en el máximo nivel de importancia es David Byrne, que le pidió a su amigo, el director Spike Lee que realice un documental a partir de las presentaciones en Broadway de su último disco  American Utopia.

La película inauguró de Festival de Cine de Toronto y esa presentación se transformó en un acto político contra la violencia racial en Estados Unidos.

No es solo la filmación de los recitales en vivo sino mucho más, es una adaptación cinematográfica de esos conciertos, de la mano de Spike Lee. Una cámara que se mueve en forma permanente y once cámaras más, siempre en movimiento, logran transmitir toda una experiencia, con lenguaje propio.

En muchas canciones muestran imágenes de afroamericanos asesinados en detenciones policiales en Estados Unidos. Recordemos que Spike Lee denuncia el racismo desde el comienzo de su carrera, con Haz lo correcto hasta su última pelicula 5 Sangres estrenada recientemente en Netflix.

Idiot Prayer, Nick Cave Alone en Alexandra Palace; es el nombre del albúm y de la película basada  en el concierto que Nick Cave ofreció via streaming en julio pasado.

Sin público, sin músicos, acompañado sólo por un piano de cola, en esa sala de Londres, termina mostrando un Nick Cave profundo ( si es que se puede más de lo que ya hemos visto)

La filmación fue dirigida por Robbie Ryan (reconocido director de fotografía de pèliculas como Marriage Story o American Honey) y editado por Nick Emerson.

Tristeza y belleza en una filmación exquisita, donde Cave repasa temas desde The Bad Seeds hasta sus últimos trabajos.

Tres artistas distintos que además de su eterna buena música, nos entregan un material audiovisual muy cuidado para ser disfrutado por todos. No son jóvenes, son leyenda, son tres viejos conocidos del rock que más allá de la tonta discusión sobre la muerte del rock, nos siguen conmoviendo con más creatividad y talento.




Diarios Argentinos