El recorrido de Alberto Fernández con el aborto

La posición del presidente es clara a favor de la legalización. Sin embargo, durante los intensos tiempos de campaña hubo algunos grises. ¿Cuál es la diferencia entre despenalización y legalización?


El presidente Alberto Fernández anunció durante su segunda gira presidencial que enviará un proyecto de ley al Congreso para legalizar el aborto. Si bien durante la conferencia en el Centro de Estudios Políticos de Paris utilizó el término despenalización, implícitamente se pronunció por la legalización con referencias a garantizar la atención de mujeres en “centros de salud públicos” y al calificarlo como un problema a resolver “desde la salud pública”.





¿Cuál fue el recorrido de Alberto F. con el aborto?

La posición del presidente es clara a favor de la legalización del aborto. Sin embargo, durante los intensos tiempos de campaña hubo algunos grises al respecto.

Corría febrero de 2018 y nada hacía pensar en la candidatura presidencial de Alberto Fernández. El 19 de ese mes tuvo lugar el histórico pañuelazo verde frente al Congreso donde miles de mujeres reclamaron la aprobación del proyecto sobre aborto legal, seguro y gratuito.

Ese día, Fernández escribió en sus redes sociales: "La punición del aborto solo ha servido para desamparar a las mujeres pobres que no pueden recurrir a la asistencia pública para interrumpir un embarazo. El aborto no es una cuestión moral o religiosa. Es una cuestión de la salud pública. Es hora de despenalizarlo".



El día que el Senado rechazó el proyecto de ley el presidente volvió a dar su respaldo a la demanda del movimiento feminista. “Hace 20 años predico en la UBA la necesidad de legalizar el aborto. Es un problema de salud pública y desde el punto de vista de la política criminal el castigo se mostrado absolutamente inconducente”.



Luego del anuncio de la candidatura presidencial, Fernández dio marcha atrás y consideró que era momento de trabajar por la despenalización del aborto. “Por de pronto me parece que no debería ser un delito y eso podríamos empezar a trabajarlo, sin necesidad de avanzar tan rápidamente en la legalización, porque la legalización es algo que divide mucho a los argentinos”, sostuvo en una entrevista.

Tras el triunfo en las PASO, el presidente aseguró que “tenía la decisión política de legalizar el aborto” pero lo haría por etapas. "A mí me parece que hay dos etapas. Primero hay que empezar con la despenalización para terminar con la clandestinidad, así las mujeres van a tener más mecanismos para proteger su salud", explicó.

El exjefe de Gabinete volvió a plantarse decididamente a favor de la legalización en el primer debate presidencial. Allí expresó: “En la Argentina los abortos ocurren y la verdad que seguir castigándolos lo único que hace es criminalizar la conducta y hacer que todo se vuelva clandestino. Hay que tender a la legalización porque con la legalización le vamos a dar oportunidad a las mujeres pobres que hagan su aborto en condiciones de asepsia como lo hacen las ricas en los grandes sanatorios. ¿Saben que les pido? Terminemos con la hipocrecía”.

En los últimos días en Paris ratificó su intención de impulsar un proyecto para legalizar el aborto. Explícitamente habló de despenalización pero implícitamente en su mensaje hubo referencias a la legalización. Luego, fue la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, quien confirmó que la idea del Gobierno es avanzar con la legalización.


¿Cuál es la diferencia entre despenalización y legalización?

Con la despenalización el aborto dejaría de ser considerado un delito y ni la mujer ni los profesionales que intervienen en la práctica podrían ser perseguidos judicialmente. Con la legalización, en cambio, el Estado debe generar las estructuras para que esa conducta, que ya es lícita, pueda ser realizada. Es decir, que cualquier mujer pueda acceder a  la interrupción de un embarazo en un centro de salud de manera gratuita y segura.
 

Diarios Argentinos móvil