El racismo de Trump, en un país con tradición racista

El crimen de George Floyd generó encendidas protestas contra la discriminación racial en todo Estados Unidos. El actual presidente tiene un largo historial con varias frases polémicas contra la comunidad afroamericana, inmigrantes hispanos e islámicos.


La muerte de George Floyd desató una ola de protestas en Estados Unidos contra la violencia racial e institucional. Pese al clima de extrema tensión, el presidente Donald Trump no condenó el sometimiento que sufren los afroamericanos a diario y llamó "delincuentes" a los manifestantes. 

No es la primera vez que el mandatario adopta una postura de este tipo, que va en consonancia con los sucesivos episodios de violencia contra los afrodescendientes que se registraron en los últimos años, y son una especie de "tradición" en territorio estadounidense. 

"Soy la persona menos racista que puedas conocer jamás", afirmó Trump en agosto de 2019, luego de que Patrick Crusius, un joven que decía ser su admirador, matara a 20 personas para frenar "la invasión de hispanos" en El Paso, en el estado de Texas.

Sin embargo, el actual presidente tuvo varias denuncias y pronunció una gran cantidad de frases a lo largo de su vida que marcan su verdadera historia con el racismo. En 1973, su empresa inmobiliaria fue investigada por discriminación a la hora de alquilar sus departamentos; y más tarde, gran parte de su campaña en 2017 estuvo marcada por su ataque a los mexicanos y la comunidad hispana que vive en el país, por nombrar algunos episodios.


Las controvertidas frases de Trump


"El certificado de nacimiento de Obama es un fraude"

En 2012, en el marco de las elecciones presidenciales donde fue reelegido Barack Obama, Trump se sumó a las denuncias de cierto sector de la oposición republicana y puso en duda la nacionalidad del exmandatario demócrata. 

Ante los continuos ataques en su contra por este tema, Obama hizo público su certificado de nacimiento, con fecha de 4 de agosto de 1961, en Honolulu, Hawai, territorio de Estados Unidos.

Sin embargo, Trump volvió a ponerlo en duda. "Una 'fuente extremadamente confiablep llamó a mi oficina y me dijo que el certificado de nacimiento de Barack Obama es un fraude”, tuiteó en aquella ocasión. También habló de mentiras respecto de sus buenas calificaciones en sus estudios en Columbia y Harvard.


"México envía drogas, crimen y violadores"

Cuando lanzó su candidatura a la presidencial en 2015, Trump afirmó que cuando México envía gente "no envía lo mejor".  "Traen drogas, crimen, son violadores", sentenció. Sus dichos intentaban justiciar su intención de crear un muro en la frontera que divide a ambos países.


"¿Qué demonios pueden perder los negros si me votan?"

Dos meses antes de las elecciones que lo catapultaron a la Casa Blanca, el magnate intentó seducir a los afrodescendientes con declaraciones con un alto componente racial: ¿Qué puede perder? Viven en la pobreza, sus colegios son malos, no tienen trabajo, el 58% de su juventud está desempleada… ¿qué demonios pueden perder?.


"Aquí hablamos inglés"

En septiembre de 2015, en un debate en el que se enfrentaba a Jeb Bush, casado con una mexicana, dijo: "Este es un país en el que hablamos inglés, no español". Jeb Bush, hermano de George W. Bush, fue gobernador de Florida, un estado con gran presencia de la comunidad hispana y con gran peso electoral en las presidenciales


"¿Por qué tenemos a toda esa gente de países de m*?"

En enero de 2018, se refirió a varios países africanos, a Haití y a El Salvador, como «países de mierda». En una reunión sobre inmigración el presidente de Estados Unidos hizo estas declaraciones, según publicó The Washington Post y confirmó la CNN. La afirmación está en línea con lo que piensa de los países de donde proceden tres congresistas demócratas a las que en otra oportunidad acusó de ser antipatriotas.


"Hay que considerar seriamente cerrar las mezquitas"

Tras los atentados en París de noviembre de 2015, perpetrados por atacantes del grupo yihadista Estado Islámico, en los que murieron 137 personas y otras 415 resultaron heridas, Trump dejó algunas frases contra la comunidad islámica.

"Bien, odiaría hacerlo pero es algo que hay que considerar seriamente", dijo el magnate durante una entrevista en MSNBC cuando le preguntaron si existía esa posibilidad. 

"Parte de este odio absoluto viene de estas áreas… El odio es increíble. Está arraigado. El odio va más allá de la fe. El odio es más grande de lo que cualquiera entiende", manifestó, y agregó: "Tienes que vigilar y estudiar las mezquitas".

En 2016, en otra entrevista, pronunció un mensaje en la misma sintonía: "Creo que el Islam nos odia. No podemos permitir a este país a quien tiene odio hacia Estados Unidos".


"¿Qué se puede hacer con los inmigrantes que cruzan la frontera?"

En mayo del año pasado, en un mitin en Florida, Trump preguntó a sus seguidores qué se podía hacer con los inmigrantes que cruzan la frontera. «No olviden: nosotros no les dejamos, y no podemos dejarles usar armas. No podemos… Pero otros países los dejan. ¿Cómo podemos pararles?».  Alguien en el público respondió: «Hay que dispararles», y el mandatario se río como si fuera un chiste.


"Que se vayan"

Este verano Trump apuntó contra cuatro congresistas demócratas. Tres de ellas son nacidas en Estados Unidos y la cuarta en Somalia, pero con nacionalidad estadounidense. Llegó al país cuando tenía 17 años. Acusó a las cuatro congresistas de odiar Estados Unidos, por el hecho de ser críticas con él. Y por eso les instó a irse del país que tanto les disgustaba. Logró que sus seguidores corearan en los mítines: "Que se vayan".

En un controvertido tuit, Trump dijo sobre ellas: “Es muy interesante ver a congresistas demócratas progresistas, que originalmente provienen de países cuyos gobiernos son una completa y total catástrofe (si tienen un gobierno que funcione) decirle ahora virulentamente y a voz en grito a la gente de Estados Unidos, la nación más grande y poderosa del mundo, cómo se debe dirigir nuestro gobierno”.


Trump no solo se metió con los inmigrantes hispanos, los integrantes de la comunidad islámica o la afroamericana. También ha realizado ataques públicos contra mujeres, como cuando opinó sobre la infidelidad de la actriz Kristen Steward a su coprotagonista en la serie Crepúsculo Robert Pattinson y la llamó "perra".

"Robert Pattinson no debería aceptar de nuevo a Kristen Steward. Le fue infiel como una perra y lo volverá a hacer. Sólo esperen. Él puede conseguir algo mucho mejor".

También en una ocasión atacó a la cantante y actriz Cher. "Yo no uso peluca... Es mío. Y prometo no hablar de tus masivas cirugías plásticas que no funcionaron", le escribió, luego de que ella hablara de su pelo. 

"Nunca he visto una persona flaca bebiendo Coca Cola de dieta", es otra de las frases que se le atribuye. 


El lápiz verde