El poder naval de Rusia en el Mar Caspio

OPINIÓN. En el reducido vecindario del Mar Caspio conviven cinco Estados, de los cuales Rusia posee la superioridad material. Rico en recursos naturales, las fuerzas navales juegan un rol importante en la estabilidad de la región.

El Mar Caspio es uno de los principales centros de Asia Central, conectando a esa región y a sus recursos naturales con Europa, China y Medio Oriente. Actualmente el vecindario es compartido por Rusia, Irán, Azerbaiyán, Turkmenistán y Kazajistán. Estos conviven en un delicado equilibrio. ¿Qué rol cumplen las fuerzas navales? Y ¿Por qué es tan relevante esta región?


El Mar Caspio, sus fronteras y recursos

Ubicado en Asia Central, sin salida a los océanos, es uno de los espacios de tránsito y conexión más importante en la región. A su vez, es rico en recursos energéticos como el petróleo y el gas.



Previo a la disolución de la Unión Soviética, los Estados ribereños eran dos: la propia URSS e Irán, pero luego de la caída del régimen soviético el número aumentó a cinco incluyendo a los nuevos Estados independientes de Azerbaiyán, Turkmenistán y Kazajistán.

Con la nueva configuración Kazajistán pasó a poseer alrededor del 40% de la línea costera del Mar Caspio, seguido por Turkmenistán con 21%, Azerbaiyán con el 16%, Irán con el 12% y por último Rusia con el 11% (Pototskaya, 2021). Esta distribución nos da un indicio que las fronteras entre estos Estados son difíciles de delimitar. En 2018, para generar un ordenamiento jurídico multilateral en la región y luego de muchos años de negociación, se crea la Convención sobre el Estatus Legal del Mar Caspio.

Entre las regulaciones se encuentran el establecimiento de las aguas territoriales y las correspondientes zonas de pesca, así como cuestiones relacionadas al tendido de cableado y tuberías submarinas, entre otras. Sin embargo, en su artículo 22, la Convención establece que el documento estará sujeto a la ratificación por parte de los parlamentos de los Estados parte y entrará en vigor, luego de ser ratificado por los cinco miembros.

Actualmente, Rusia, Azerbaiyán, Kazajistán y Turkmenistán han ratificado la Convención en sus parlamentos, sin embargo, Irán no lo ha hecho. La reticencia por parte del Estado persa se debe a cuestiones relacionadas con la delimitación de las líneas de base del mar en cuestión. Azerbaiyán y Turkmenistán entienden que el fondo de mar debe ser dividido siguiendo el principio de línea media, sin embargo, para el primero esto debe realizarse mediante el trazo de la línea media sobre el principio de puntos equidistantes de costas opuestas, esto siginificaría tener en cuenta las líneas costeras y a la Península de Absheron. Por su parte, Turkmenistán propone trazarla en medio de las líneas latitudinales sin tener en cuenta la curvatura de la costa en la península de Absheron (Pototskaya, 2021).

Algo similar ocurre en el caso de Azerbaiyán e Irán, quienes también tienen una visión diferente de como fijar las fronteras del lecho marino. Irán sostiene que se debe dividir en partes iguales, dada la forma cóncava de la línea costera iraní. Si se aplicara la división a través de la visión de Azerbaiyán al Estado persa le correspondería alrededor del 14% del lecho marino, mientras que siguiendo la postura iraní este número asciende al 20%. (Pototskaya, 2021)

Si bien la convención establece que las aguas territoriales de cada Estado no pueden exceder las 15 millas náuticas, también reglamenta que la delimitación de las aguas internas, así como territoriales entre Estados de costas adyacentes deben ser acordadas de forma bilateral. Sin embargo, además de la relevancia de la delimitación de las aguas entre Estados, lo que está en juego es la explotación de recursos naturales.

Se estima que en la región del Mar Caspio hay alrededor de 68 mil millones de barriles de petróleo y 16 trillones de metros cúbicos de gas. La mayor parte de las reservas petrolíferas se encuentran en el área de Azerbaiyán y Kazajistán, mientras que las reservas de gas se encontrarían en Turkmenistán y Kazajistán. Además, el Caspio posee grandes volúmenes de recursos tales como peces, moluscos, crustáceos y otros tipos de animales y plantas. Se estima que la biomasa de peces es de alrededor de 2 millones de toneladas. (Pototskaya, 2021)

 Es importante destacar que tres de los Estados ribereños se encuentran rodeados de masas terrestres sin posibilidad de salir a los demás mares y océanos. Azerbaiyán, Turkmenistán y Kazajistán dependen de las rutas de Rusia e Irán para llegar a mercados como Europa y Medio Oriente. También es relevante el rol que cumple Kazajistán por su cercanía al gran mercado chino. Las principales rutas están dedicadas al transporte de hidrocarburos, las cuales se exportan a través del puerto de Makhachkala, el de Novorossiysk, asimismo de los canales Volga – Don hacia el Mar de Azov y del Volga – Báltico hacia el Mar Báltico y en Irán a través de la ciudad de Noushahr y el puerto de Neka a través del oleoducto iraní. Existe un proyecto para construir un oleoducto que conecte al puerto de Neka con el puerto de Jask en la costa del Golfo de Omán, de realizarse podría exportar los recursos del caspio hacia Medio Oriente. También existen rutas con Georgia y Turquía hacia el Mar Negro y el Mar Mediterráneo, como son los oleoductos de Bakú-Tiblisi-Ceyhan o el que conecta las ciudades de Bakú, Tiblisi y Supsa. (Pototskaya, 2021).



Los gasoductos y oleoductos son de gran importancia dado que la profundidad del Mar Caspio no permite un incremento en el tonelaje de los barcos. Asimismo, según la Convención, la construcción de nuevas rutas, así como la creación de islas artificiales depende de los Estados y cada proyecto debe ser aprobado por todos los miembros del Caspio, en materia medioambiental.


La flotilla del Caspio  

Resulta una obviedad volver a destacar la importancia de la región, dado sus recursos y ubicación, sin embargo, esta relevancia resulta en intereses para los diversos Estados ribereños.

La Federación de Rusia posee una de las fuerzas navales más antiguas del planeta. Fundada en 1696 por el zar Pedro el Grande, actualmente cuenta con cuatro flotas y una flotilla. Las flotas están compuestas por la Flota del Norte, la Flota del Ártico, la Flota del Pacífico y la Flota del Mar Negro, la flotilla se encuentra ubicada en el Mar Caspio.

La Flotilla del Caspio forma parte, a su vez, del Distrito Militar Sur. Su sede se encuentra en Astracán. Actualmente es la fuerza naval más poderosa en la región. Cuenta con capacidades de patrullaje y combate costero, posee corvetas con misiles superficie-superficie con sistemas de armamentos de proximidad o misiles superficie-aire, además de poseer capacidades en término de guerra de minas tales como dragaminas costeros o cazadores de minas. Por otra parte, cuenta con equipamiento anfibio tales como barcazas de desembarco medianas. (International Institute for Strategic Studies, 2021)

La superioridad de Rusia no significa que el resto de los Estados no estén aumentando sus capacidades navales, la principal diferencia entre los respectivos poderes, reside no sólo en sus capacidades materiales sino en que Rusia cuenta con la posibilidad de trasladar embarcaciones a través del Canal Volga-Don.

Una de las principales preocupaciones que se avecinan son el rol que cumplirán China y Turquía en la región, el segundo siendo un importante constructor naval y que ha realizado un acercamiento a países como Azerbaiyán, y por otra parte, China quien considera al Caspio como una parte relevante en su Belt and Road Initiative (BRI). Turkmenistán está expandiendo su flota hasta el punto de que, al menos potencialmente, puede estar "en segundo lugar" sólo después de la Flotilla de Rusia en términos de poder militar general y tiene la capacidad de tomar medidas contra las líneas de comunicación rusas norte-sur, especialmente dado el tamaño de la flota de Ashgabat. Irán también ha estado reforzando su presencia en el Caspio, pero sus barcos más grandes son más antiguos, necesitan reacondicionamiento y reemplazo, y no pueden ser apoyados por barcos de otros lugares, porque Irán carece de vías fluviales internas- Azerbaiyán por su parte ha comprado barcos tanto a Israel como a Turquía y posee una flota de embarcaciones pequeñas. (Goble, 2021).

Un punto a favor con el cual Rusia cuenta es que según la Convención sobre el Estatus Legal del Mar Caspio no se permite la presencia de Estados ajenos a los ribereños, por lo que una presencia directa de países con intereses en la región sería poco probable, aunque un fenómeno que no sería extraño de ver es el financiamiento y venta de armamentos y equipamiento de Estados externos intentando alterar el balance de poder en la región del Caspio.

Es claro que la función de la fuerza naval no solo de Rusia sino de todos los Estados ribereños es la de proteger los canales de transporte y comercialización presentes en el Mar Caspio, así como asegurar que los intereses de cada país no se vean afectados.


Bibliografía

Goble, P. (2021). Russia’s Caspian Flotilla No Longer Only Force That Matters There. Recuperado el 6 de octubre de 2021, de https://jamestown.org/program/russias-caspian-flotilla-no-longer-only-force-that-matters-there/

International Institute for Strategic Studies. (2021). The Military Balance 2021. Recuperado el 7 de octubre de 2021

Pototskaya, T. (2021). GEOGRAPHICAL ASPECTS OF DETERMINING THE LEGAL STATUS OF THE CASPIAN SEA. Recuperado el 8 de octubre de 2021, de https://air.ue.katowice.pl/pdf/2021/8_Pototskaya.pdf


Diarios Argentinos