“El parto en casa es igual de seguro que en una institución”

Así lo afirmó la fundadora de la Asociación Argentina de Parteras independientes, Marina Lembo, en una entrevista con El País Digital. Por qué se elige parir en casa y la crisis del sistema de salud argentino.

El caso de una mujer que, habiendo iniciado trabajo de parto en su casa con una obstetra, debió ser ingresada de urgencia en un hospital de Rosario con la lamentable pérdida del bebé reavivó la polémica sobre los partos domiciliarios. 

El País Digital entrevistó a Marina Lembo, partera independiente y miembro fundadora de la Asociación Argentina de Parteras Independientes (AAPI), sobre una práctica, cargada de mitos y medias verdades, que cada día es más elegida por las mujeres.

Sobre el caso de Rosario, la referente internacional en partería y parto en casa disparó: “La pregunta que hay que hacerse es: ¿Por qué esta mujer elige un parto en su casa? ¿Lo elige porque ya había tenido un parto domiciliario? ¿Lo elige con total libertad? ¿O lo termina eligiendo coaccionada por las instituciones que  lo único que le ofrecen es otra cesárea que tiene mayores riesgos que un parto vaginal?” y agregó: “Las mujeres que eligen parir en su casa están muy informadas y no están manipuladas por los profesionales”.  


EPD: ¿Existe alguna contraindicación para elegir un parto domiciliario?

ML: No, lo que sí existen son criterios de selección del riesgo que tienen que ver con situaciones propias de la madre, del bebe o de ambos. Para parto en casa se evalúan algunas circunstancias como son las cesáreas anteriores, los bebes de cola y, en menor medida, los mellizos. Lo importante es que la  mujer esté bien informada de los riesgos y beneficios que puede tener ir a cesárea o a parto vaginal y dar un consentimiento informado.

Según las declaraciones de los médicos que recibieron a la mujer, resulta peligroso intentar un parto domiciliario con 2 cesáreas previas. ¿Esto es correcto?

El tema es llamar a las mujeres con cesárea previa “embarazo de alto riesgo”. Las chances de rotura uterina son muy bajas. ¿Es riesgoso para la mujer que tiene cesárea hacer un parto en casa? Bueno, tiene un 0.04% de posibilidades de que se rompa el útero y no está en una institución con un quirófano cruzando el pasillo. ¿Qué debe hacerse en esos casos?  Se le ofrece ser asistida por personal calificado y ante cualquier signo se pasa a quirófano.

Ese es el debate que hay que dar. El sistema de Salud, en vez de darle la espalda y programarle la tercera cesárea, debe darle garantías para reducir ese 0.04% de chances al planificar un parto vaginal con un anestesista y un quirófano cerca.

El porcentaje de rotura uterina es bajo pero existe. ¿Las cesáreas en ese caso no son una solución?

Hay personas que se paran en ese 0.04% y hay otras que se paran en el 99.96% de que no haya rotura. Yo no soy necia, hay una chance pero vos podés minimizarla con un quirófano enfrente. Y bienvenido sea. El tema es que a las mujeres no les dan esta opción y por eso terminan rebotando en partos en casa y a veces sin asistencia calificada.

La realidad es que las cesáreas no están cambiando los resultados. No reducen las complicaciones, pero de lo que sí se está hablando es de las complicaciones de la cesárea. Además, la rotura uterina se anuncia. No es un estallido.

¿Lo que pasó en Rosario fue mala praxis?

No es mala praxis. Es algo que puede pasar en un parto. La mujer fue trasladada por una médica obstetra con un plan de parto vaginal después de dos cesáreas. Una especialista que diagnosticó algo, que fue la rotura uterina. 

La evidencia científica dice que tener una o varias cesáreas es indistinto. Además, las roturas uterinas pueden ocurrir durante el embarazo no solo durante el trabajo de parto y parto y no es privativo de las mujeres con cesáreas previas, también puede pasarle a mujeres que hayan tenido muchos partos vaginales y hasta a primerizas. Lo que sí cambia es el riesgo de una cesárea sobre otra cesárea sobre otra cesárea. Esto es lo que dicen las últimas actualizaciones a nivel mundial.

Lo que le pasó a esta mujer podría haber pasado en una institución también. Los médicos dicen que esto no hubiera pasado porque “no la hubiéramos dejado tener parto”. Pero en realidad, no haberla dejado no es correcto. Los protocolos internacionales sostienen que se debe garantizar asistencia a la mujer y se sabe que es más seguro el parto vaginal que una segunda, tercera, cuarta o quinta cesárea.

Los medios hacen pensar en lo irresponsable de encarar un parto domiciliario, ¿existen estadísticas sobre esto? ¿De dónde sacan este tipo de afirmaciones?

El parto en casa es igual de seguro que en una institución. Las estadísticas para hablar de la “peligrosidad” de los partos en casa las sacan de los partos que se realizan sin atención calificada.

Acá en Argentina, como en todo el mundo, hay un montón de mujeres que son abandonadas tanto en instituciones públicas como privadas y que solo les ofrecen una cesárea tras otra cesárea. Entonces, terminan no solo pariendo en su casa sino que lo hacen solas porque no encuentran profesionales que les den asistencia.

La realidad es que acá hay alrededor de 9 mil partos domiciliarios al año, entre 7500 y 9000.  La tasa de mortalidad feto neonatal en los hospitales de Argentina es de 5400, y a veces supera los 6000. Si el parto en casa fuera tan peligroso no te dan los números. A no ser que los casos que registra el Ministerio de Salud sean todos de partos en casa y no de los hospitales. Y eso no es así.

Los partos domiciliarios fueron ganando más y más terreno debido a la violencia obstétrica y al exceso de cesáreas que se realizan en el país. ¿Por qué crees que lo quieren disfrazar de “moda” y de “práctica de famosas o mujeres de clase alta”?

Lo hacen desde un lugar ridiculizador. Hablan de adeptos, fundamentalistas, como si fuéramos una secta. Hoy en día con la globalización y cómo está circulando la información las mujeres están más actualizadas y mejor asesoradas que los propios médicos y eso también les molesta bastante.

El tema es que si hay entre 7500 y 9000 partos en casas por año no pueden ser solo de famosas. Solo en Capital hay 180. Además, las familias que paren en casa son una población heterogénea que trasciende los sectores sociales porque la violencia obstétrica y la epidemia de cesáreas trasciende las clases sociales.

¿Cuáles crees que son las razones por las que diferentes asociaciones de médicos están en contra del parto domiciliario?

Estos médicos que se llenan la boca hablando no están actualizados. Las actualizaciones del Ministerio de Salud están como 20 años atrasadas en comparación a la evidencia científica que circula en otros países. Hay Estados donde cada dos años el Ministerio de Salud se actualiza y están revisando y releyendo cosas.

A modo de ejemplo, el Hospital Italiano tiene una tasa de cesáreas del 90% cuando la OMS dice que debe ser exactamente al revés. Entonces, ¿qué te va a decir un médico que solo hace cesáreas? Que tener un lunar en la espalda es de alto riesgo. En otros países, si las mujeres deciden parir en su casa las atienden igual que si paren en el hospital.  Acá las mujeres elijen parir en casa porque es el único modelo asistencial que les garantiza tasas de cesáreas realmente bajas.

Más allá de las estadísticas, suele relacionarse al parto domiciliario con una experiencia peligrosa tanto para el bebé como para la mamá. ¿Cuáles son los argumentos para semejante sentencia?

Quienes critican el parto en casa piensan que lo que hacemos nosotros es lo que ellos harían en esa situación. Y sí, si lo pensás desde ese lugar da mucho miedo.

Lo que pasa es que no tienen ni idea. No entienden lo que es que la gente decida, que elija algo diferente a lo que vos elegirías. Que lo esperes, que no lo manipules, que esperes a la mujer a que te dé su autorización para que le metas los dedos en la vagina o que te diga lo que le pasa. Ser obstetra no te hace saber sobre protocolos de parto en casa, ni de asistencia de partos fisiológicos. Es más, debe haber obstetras que no han hecho partos vaginales. 

Si tanto les preocupan los partos domiciliarios, que trabajen por una mayor articulación entre el parto en casa y las instituciones. Si tanto les preocupa bajar el 0.04%, que le garanticen a la mujer un parto bien asistido en una institución con un quirófano cerca. Lo mismo con los bebés de cola, los mellizos, las viejas, las gordas, las adolescentes, etcétera. Es respetar los plazos fisiológicos de un proceso de parto.

¿Cuál es la tasa de cesáreas a nivel nacional? ¿Y de mujeres que tienen parto vaginal después de cesárea?

La tasa a nivel nacional es del 60% y la OMS ya alertó sobre esto. Según las últimas actualizaciones, de 10 mujeres que planifican parto después de una cesárea, 7 u 8 tienen que tener su parto vaginal. Esto, en Argentina, solo se da en mujeres que elijen parto en casa, es el único ámbito donde se respeta esta estadística.

El problema es que no quieren ver que el modelo asistencial no está bueno. Siguen probando sobre lo mismo sin revisitar ni actualizarse. La tasa de cesáreas tiene que bajar al 10%, no más del 15%.  Porque de las que elijen parto después de cesárea, 7 u 8 tienen que tenerlo y acá no tiene ninguna. Porque la tasa de muerte feto neonatal de 5400 bebés al año tiene que bajar a 800.

La OMS dice que el 85% de las mujeres son sanas y pueden ir a un parto saludable. Las estadísticas son irrefutables. Una cosa es una cesárea que salva vidas pero un 60% no es por salvar vidas.

Entonces, ¿Por qué crees que es tan alto el número de cesáreas?

Hay algo de fondo. No están mostrando que las cesáreas no son inocuas. Que las mujeres están rebotando en el parto en casa por falta de asistencia respetuosa. Además, el parto vaginal demora más tiempo y esa es otra de las razones. 

¿Cómo debe encararse un parto domiciliario?

La planificación comienza durante el embarazo. Se hace la evaluación de riesgos y se abre la historia clínica. Además, se seleccionan varios lugares de traslado. A su vez,  se garantiza la asistencia hasta las seis semanas y esto evita muchos problemas: desnutrición, lactancia materna, recuperación post parto o post quirúrgica.

Hay un grupo en Facebook que se llama “Para saber con quién parimos”. Es un grupo cerrado donde la comunidad de mujeres socializa la información sobre profesionales según obra social, prepaga, zonas, etcétera. Es una buena opción para empezar a informarse.


Diarios Argentinos