El mensaje de Alberto tras el acuerdo con los bonistas

El presidente sostuvo que el acuerdo con los principales acreedores para reestructurar parte de la deuda “es un gran alivio" y "el primer paso" para reconstruir Argentina.

El presidente Alberto Fernández destacó que el acuerdo con parte de los acreedores externos implicó resolver una “deuda imposible” en medio de “la mayor crisis económica” y de una pandemia. Asimismo, dijo que este es un “primer paso”, habló de los desafíos por delante y puso el eje en la negociación con el FMI: “Puede completarse en términos sustentables”.

En un posteo que realizó en las redes sociales, el máximo mandatario argentino sostuvo que el acuerdo con los principales acreedores privados para reestructurar parte de la deuda pública “es un gran alivio”, pero fue más allá. Dijo que es un primer paso, pero “el primero de muchos que debemos dar para construir esa Argentina justa, igualitaria y pujante, una tarea que llevaremos a cabo entre todos”.



En tanto, en declaraciones al canal C5N más temprano sostuvo que el acuerdo con los bonistas permitió recuperar “autonomía de decisión”, por lo que “ahora está despejado el horizonte” y, llamó a los empresarios a “comprometerse” para desarrollar sus negocios con un mejor escenario.

“Fue todo tan complejo y difícil, porque el escenario de la pandemia complicó todo, que nos pareció que teníamos que ponernos firmes y seguir adelante con nuestra lógica”, sostuvo Fernández sobre las negociaciones llevadas adelante por el ministro de Economía, Martín Guzmán, a quien dijo que “abrazó” y “rompió la cuarentena” cuando lo recibió en la Residencia de Olivos.

“Guzmán fue central. Él recogió cuáles eran los objetivos que debíamos alcanzar y se dio una estrategia correcta. Ése es un enorme mérito suyo. Trabajamos todo este tiempo muy juntos y así lo vamos a seguir haciendo”, completó sobre el funcionario.

Por otra parte, el presidente sostuvo que estará “eternamente agradecido al papa Francisco por sobre todas las cosas” porque el Sumo Pontífice “ayudó muchísimo en silencio”, al igual que al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por su intermediación ante Larry Fink, del fondo BlackRock.

A su vez, le agradeció al Frente de Todos porque no hubo “ningún doblez interno en esta discusión”, por lo que subrayó: “Podemos tener matices y bienvenidos sean. pero en el fondo no tenemos diferencias. Eso es importante que lo entendamos todos”, insistió.

También consideró “lejos de la verdad” que se intentara “demonizar” a la vicepresidenta Cristina Fernández como “alguien que quería el default o no quería el acuerdo”. Al respecto, rememoró: “En algún momento en que me puse más duro, hubo dos personas que me dijeron ‘mirá el contexto y ablandate un poco’. Una fue Cristina y otro fue (Roberto) Lavagna”, completó.

Diarios Argentinos móvil