El mayor temor de Cristina: ¿Puede quedar detenida Florencia?

La hija de la expresidenta está procesada en las causas conocidas como Los Sauces y Hotesur. A diferencia de su madre y su hermano, Máximo, la integrante menor de la familia no cuenta con fueros.

Octubre es un mes clave para las causas judiciales de la familia Kirchner: el 3 de octubre el juez federal Julián Ercolini elevó a juicio oral y público la causa conocida como “Los Sauces”. El 8 de octubre la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal confirmó los procesamientos en la causa “Hotesur”. La particularidad de estas dos causas es que, además de Cristina Fernández, se encuentran involucrados sus hijos, Máximo y Florencia. Pero la mayor preocupación de la expresidenta es su hija menor. Sin fueros, ¿podría quedar detenida?

Hotesur

Esta causa comenzó en 2014, a raíz de una investigación en un programa televisivo. La hija de la exmandataria nacional está procesada por supuesto lavado de activos y asociación ilícita, delitos que conllevan una pena de entre 3 y 10 años de prisión. La hipótesis judicial es que empresarios afines al kirchnerismo, entre los que se apunta a Cristóbal López, contrataron durante años habitaciones en los hoteles propiedad de los Kirchner para blanquear sobornos derivados de la obra pública.

Los Sauces

La denuncia fue presentada en 2015 por la entonces diputada nacional Margarita Stolbizer y tiene varias similitudes con la causa Hotesur: la acusación es por los delitos de asociación ilícita y lavado de dinero, el juez de la causa también es Ercolini, y otra vez están involucrados los empresarios Cristóbal López y Lázaro Báez. Según el expediente judicial, la inmobiliaria familiar fue utilizada como fachada para blanquear supuestos retornos por la adjudicación de obra pública. Esta causa ya está elevada a juicio oral.

La situación judicial de Florencia Kirchner y una dura advertencia:

Más allá de las novedades de las últimas semanas en relación a las causas, la situación judicial de Florencia Kirchner volvió a ser noticia hoy luego de la fuerte advertencia que lanzó este miércoles el presidente del Partido Justicialista (PJ) bonaerense e intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, al Poder Judicial. "Cristina y Máximo tienen espalda. Ojo con Florencia Kirchner”, manifestó durante su discurso en el acto del Día de la Lealtad peronista. “Estamos mirando lo que están haciendo. No vaya a ser cosa que crean que el pueblo va a permanecer con los brazos cruzados", intentó marcar la cancha.

¿Podría quedar detenida?

A diferencia de lo que sucede con Cristina y Máximo, Florencia no tiene fueros parlamentarios. Tal vez a esto se refirió Menéndez al hablar de que la exmandataria y su hijo “tienen espalda”. La inmunidad de arresto es una de las prerrogativas o fueros que la Constitución Nacional otorga a los legisladores en el artículo 69, que dispone: “Ningún senador o diputado, desde el día de su elección hasta el de su cese, puede ser arrestado; excepto el caso de ser sorprendido in fraganti”.

“Cuando se forme querella por escrito ante las justicias ordinarias contra cualquier senador o diputado, examinado el mérito del sumario en juicio público, podrá cada Cámara, con dos tercios de votos, suspender en sus funciones al acusado, y ponerlo a disposición del juez competente para su juzgamiento”, agrega el artículo 70 de la Carta Magna.

Pero más allá de no contar con fueros, ¿la hija de la expresidenta puede ir presa? En principio, hay que considerar que una sola de las causas está elevada a juicio oral, que comenzará el 26 de febrero, y que la pena de prisión que se establece por los delitos que le imputan va de 3 a 10 años, por lo cual cabe la posibilidad de que la condena sea de ejecución condicional, conforme al artículo 26 del Código Penal. Esto significa que la prisión no se hace efectiva si no que se condiciona al imputado al cumplimiento de ciertas normas de conductas por un determinado plazo, por ejemplo, fijar residencia o abstenerse de relacionarse con determinadas personas.

Finalmente, cabe aclarar que en el sistema constitucional argentino el imputado tiene derecho a permanecer en libertad durante el proceso y hasta tanto la condena esté firme, es decir, que ya no haya posibilidad de presentar ningún recurso para impugnar la sentencia y esté ratificada por las instancias superiores. Todo eso hace suponer que la posibilidad de que Florencia Kirchner quede detenida es aún lejana.

¿Qué pasa con la prisión preventiva?

Sin embargo, la excepción está dada por la prisión preventiva, una medida que el juez puede dictar ante dos supuestos: el peligro de fuga y el entorpecimiento de la investigación. Así lo dispuso la Cámara Federal de Casación Penal en 2008 en el fallo plenario Díaz Bessone, dado que hasta ese momento la justificación estaba dada por la gravedad del delito. Ambos supuestos deberán ser analizados por el juez en relación a la hija de la expresidenta, aunque prima facie no habría motivos que justifiquen la detención.

Pero la prisión preventiva sufrió una nueva modificación de la mano de la “doctrina Irurzun”, que se utilizó para justificar las detenciones de Julio De Vido y Amado Boudou, entre otros, al entender que al examinar riesgos procesales “no corresponde limitar el análisis a la forma en la que los imputados se comportan formalmente en el proceso penal, sino que resulta relevante determinar si existen datos reales y concretos que permiten presumir que mantienen lazos funcionales tejidos al amparo del acuerdo criminal, que se encuentran aún vigentes y que pueden ser usados en perjuicio de la investigación penal”.

La doctrina Irurzun solo se aplicó para causas de corrupción de funcionarios y exfuncionarios. ¿Podrían ahora con el mismo criterio, es decir, contar con “lazos de poder” que le permitirían obstruir causas e investigaciones, ampliar la doctrina a familiares de funcionarios o exfuncionarios? Parece poco probable, y más en un contexto donde hasta el propio ministro de Justicia, Germán Garavano, reconoció el uso “excesivo” de preventivas, algo que desató la feroz interna con Elisa Carrió. 

Diarios Argentinos móvil