El Malbec, un embajador que conmemoramos en abril

La Argentina se posiciona como el quinto productor mundial de vino y como el séptimo país en superficie cultivada.

El mapa vitivinícola de la Argentina se caracteriza por su extensión comprendida por una vasta franja al oeste del territorio del país, desde el norte hasta el sur. Las condiciones climáticas y del suelo potencian el desarrollo de esta industria en las zonas cercanas a la Cordillera de Los Andes. De esta manera, la vitivinicultura representa una economía regional de gran repliegue a nivel territorial ya que contribuye al sustento socioeconómico de las provincias productoras tales como Mendoza y algunas que están teniendo cada vez más visibilidad como Chubut.[1]

En ese sentido, la Argentina se posiciona como el quinto productor mundial de vino y como el séptimo país en superficie cultivada. Asimismo, se destaca por ocupar el décimo puesto en el ranking de exportadores mundiales y por ser el noveno país en consumo internacional del producto.[2] En este marco, Buenos Aires se erige como la segunda ciudad en materia de consumo a escala global, luego de París.[3]

El vino es un representante de la identidad nacional que, en el año 2013, por medio del dictado de la Ley N° 26.870 se declaró al 24 de noviembre como Día del Vino Bebida Nacional. De esta manera, la trascendencia del vino argentino no se limita al ámbito económico. El vino constituye un verdadero legado cultural para nuestro país, al formar parte de su identidad como país productor, consumidor y exportador.

La Argentina es protagonista a nivel internacional debido a la calidad de sus vinos. Su variedad insignia es el Malbec, ya que si bien la misma es originaria del sudoeste francés, se ha adaptado a las características del suelo argentino. Además, se halla presente en la mayoría de las provincias argentinas vitivinícolas. Por tal motivo, nuestro país es reconocido en el ámbito mundial como productor de los Malbec más refinados.

De hecho, el 17 de abril fue declarado el “Día Mundial del Malbec” conmemorando el día que Faustino Sarmiento decidió transformar la industria del vino en el país. Esta fecha es cuando se empoderan tanto el sector privado como el público a través por ejemplo de embajadas y consulados de Argentina bajo la misión principal de promover las exportaciones mundiales y el consumo de Malbec en nombre de las bodegas argentinas.

En cuanto a las estadísticas hablan por sí solas, en el año 2019, la Argentina escaló al puesto desde el puesto 11 al 8 del ranking mundial de países exportadores de vino.[4] Según datos del Observatorio Vitivinícola Argentino, las exportaciones de vinos crecieron alrededor de 3,5% en 2019 considerando todas las categorías. El de fraccionado aumentó alrededor de 3,1% mientras que el de granel muestra un salto de más del 20%. En el caso de la cepa malbec representa el 65% del total de exportaciones.

A pesar de la pandemia de la Covid-19, la industria vitivinícola nacional ha resultado menos perjudicada por la pandemia que otros sectores de la economía. Así, según datos publicados por el INV, el consumo de vino aumentó 6,5 por ciento en 2020, lo que derivó en un incremento del consumo per cápita a un promedio de 21 litros[5]. De acuerdo a estimaciones del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, la exportación vitivinícola argentina experimentó un incremento del 46,3% entre enero y julio del año 2020 en comparación con el mismo período del año 2019[6]

Puntualmente, en el caso de las exportaciones argentinas de vino a Estados Unidos, mercado clave para nuestro país, solo se registró una caída del 1% de las mismas, una cifra muy baja si se la compara con lo acontecido con otros países[7]. Esta situación demuestra que la Argentina ha continuado conquistando mercados en un contexto marcado por la incertidumbre ocasionada por la pandemia y el consecuente descenso brusco de los precios internacionales al que ésta dio lugar. Más allá de que la Argentina ya se encuentra bien posicionada en muchos mercados mundiales, todavía existen otras plazas en las cuales puede profundizar su presencia. Por ejemplo,  uno de esos destinos puede ser Azerbaiyán, país en el cual se han detectado oportunidades de negocios para este producto o Austria que registra una muy poca importación directa desde la Argentina[8].

A su vez, en cuanto al turismo ligado a la industria del vino, la secretaría liderada por Yanina Martínez ha desarrollado un trabajo federal para la promoción de destinos con industria vitivinícola desde el trabajo de exposición mundial de Neuquén como destino por la calidad de sus vinos en 2020 hasta Mendoza que tuvo uno de los mejores ejemplos del 2021 con San Rafael[9] liderando el ranking con una temporada turística positiva con todos los protocolos sanitarios.

Por otra parte, nuestro país participa en el Grupo Mundial del Comercio del Vino (GMCV), fundado en el año 1998 y compuesto, además, por Australia, Canadá, Chile, Georgia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Uruguay y Estados Unidos. Los miembros de este grupo concentra un 30% de las exportaciones mundiales, un 35% de la producción global y un 27% del consumo mundial de vino. La Argentina se desempeña como un actor protagónico en el mismo, habiendo tomado el cargo de la presidencia del Grupo en el año 2019. También, Argentina es miembro de la Organización Internacional de la Viña y el Vino, creada en 1924. Se trata de un organismo intergubernamental que tiene por objetivo actuar como nexo entre los distintos actores involucrados en el proceso vitivinícola. Por eso, colabora en el plano científico y técnico, con competencia en el campo de la viña, el vino, las bebidas a base de vino, las uvas de mesa, las uvas pasas y otros productos derivados de la vid.

En el mes del Malbec, se recuerda que el vino es una poderosa herramienta diplomática que se potencia cada día más gracias a un trabajo mancomunado del sector público a través de las misiones diplomáticas para apoyar a los sectores empresariales y ministerios clave como el Ministerio de Turismo y Deportes con el sector privado. Porque, al fin y al cabo, el tinto es lo que marca al pueblo en su corazón, candombe de los caminos que marca el sol como dice la canción del artista argentino Gustavo Maturano que promueve el vino a través de su arte.


REFERENCIAS

[1] https://www.argentina.gob.ar/agricultura/campana-vino-argentino/datos-del-sector#:~:text=Nuestro%20pa%C3%ADs%20ocupa%20el%20s%C3%A9ptimo,de%20vino%20anuales%20por%20habitante.&text=Argentina%20est%C3%A1%20en%20el%20sexto,m%C3%A1s%20de%20230%20mil%20hectareas.

[2] Fuente: *OIV – Situación de la Vitivinicultura Mundial (Julio 2019)

[3] **INSEEC Wine & Spirits Institute

[4] Informe elaborado por el Instituto Nacional de Vitivinicultura en el período enero-noviembre de 2019. https://www.argentina.gob.ar/noticias/las-exportaciones-de-vinos-argentinos-consolidan-su-crecimiento-en-2020

[5] Informe Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) publicado en 2021. Ver https://www.telam.com.ar/notas/202101/542937-el-consumo-de-vino-promedio-los-21-litros-por-persona-en-2020-un-aumento-interanual-de-65.html

[6] https://www.argentina.gob.ar/noticias/las-exportaciones-de-vinos-crecieron-mas-del-46-entre-enero-y-julio-0

[7] https://ecocuyo.com/mercado-clave-pese-a-la-pandemia-se-mantienen-las-exportaciones-de-vino-argentino-a-eeuu/

[8] https://etria.cancilleria.gob.ar/es/secci%C3%B3n-econ%C3%B3mica-comercial-y-de-turismo

[9] https://www.mendozapost.com/sociedad/san-rafael-seria-destino-turistico-mundial/



Diarios Argentinos