El impuesto a los ricos es apoyado por la mayoría de los argentinos

Según una encuesta de Celag de mayo, el 78% se mostraron a favor de una iniciativa de esta naturaleza. El Frente de Todos buscaría impulsarlo en las próximas semanas. ¿Qué ocurre en la región?


El bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados buscará reimpulsar en las próximas semanas el impuesto a las grandes fortunas, un tema que no solo se discute en Argentina y que parece tener un apoyo considerable por parte la sociedad en la mayoría de los países de la región donde esta propuesta se puso sobre la mesa. 

Según el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), a partir de tres encuestas realizadas en los últimos dos meses en Argentina, Chile y México la mayoría de los ciudadanos se muestran a favor de iniciativas de esta naturaleza, que parecen tener una necesidad mayor en este contexto, cuando los países deben hacer frente a las consecuencias económicas de la pandemia del coronavirus.

De acuerdo a esos estudios, realizados en mayo, en Argentina el 78% de los ciudadanos estaría de acuerdo con el impuesto a las grandes fortunas; en Chile lo apoyaría un 72%; y en México, un 67%. Además, el 90,3% de los argentinos encuestados opinó que "el Estado debe dirigir e impulsar la economía", mientras que solo el 7,5% consideró que, por el contrario, no debe intervenir. 




impuesto a las grandes fortunas



¿Qué ocurre en cada país?

Argentina

En Argentina, a diferencia de la mayoría de los demás países donde se discute un nuevo impuesto de esta naturaleza, la iniciativa es impulsada por el oficialismo. El titular del bloque del Frente de Todo en Diputados, Máximo Kirchner, anticipó que el proyecto podría ser discutivo en el recinto dentro de dos semanas. 

Según anticipó en su momento Carlos Heller, presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja y uno de los autores de la iniciativa, se propone un impuesto por única vez a los patrimonios de las personas físicas (no empresas) superiores a los 200 millones de pesos. Será a través de una alícuota que estará entre el 2 al 3,5% y solo deberán pagarlo 12.000 personas, con una recaudación estimada de entre 3000 a 4000 millones de dólares.

Se aprobación no será una tarea fácil para el oficialismo, ya que por tratarse de la creación de un nuevo impuesto deberá alcanzar el quorum primero y luego conseguir 129 votos positivos para aprobarlo. Junto por el Cambio ya anticipó su rechazo.


Chile
En Chile, la Cámara de Diputados aprobó en mayo un proyecto de resolución que solicita al presidente Sebastián Piñera la creación de un impuesto de 2,5% a los “súper ricos” para financiar una renta básica de emergencia. La iniciativa parlamentaria, presentada por la diputada del Partido Comunista Karol Cariola, fue aprobada por 85 votos a favor, 19 en contra y 40 abstenciones.
El proyecto busca aplicar un impuesto patrimonial del 2,5% a quienes poseen las mayores fortunas del país, con el fin de financiar una Renta Básica de Emergencia que podría beneficiar a 4 millones de personas durante seis meses.


México

En México, si bien no existe aún ningún proyecto en curso, el subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Maximiliano Reyes Zúñiga, (considerado como vicecanciller), propuso un impuesto del 3% para los multimillonarios.

Según explicó, se trataría de un "impuesto extraordinario" por un año a los multimillonarios mexicanoss que tengan fortunas mayores a los mil millones de dólares, con el objetivo de recaudar casi 12 mil millones con el objetivo de combatir la pobreza y el desempleo que dejará la pandemia del Covid-19.

"Quiero poner este reto a disposición de todos los legisladores y legisladoras que nos escuchan, pero también a disposición de los líderes que me acompañan en el panel, para que podamos darle forma y empujarlo a nivel regional", expreso Reyes Zúñiga al manifestar su idea en un foro virtual.


Otros paises de la región:

En Brasil, la Constitución prevé un Impuesto sobre las Grandes Fortunas (IGF), pero requiere de una ley que nunca se aprobó. Actualmente, el Partido de los Trabajadores (PT), que tiene como líder a Luiz Inacio "Lula" Da Silva, presentó una Propuesta de Enmienda a la Constitución para permitir el establecimiento de ese impuesto.

De hacerlo, se podría aplicar un gravamen del 2,5% sobre el valor de los activos que superen los 50 millones de Reales. La enmienda propone que lo recaudado sea utilizado para la construcción de viviendas y de unidades sanitarias para hacer frente a la crisis habitacional y de salud, en el contexto de la pandemia del coronavirus.

En Ecuador, el sector que empuja la iniciativa es Revolución Ciudadana, alineado con el expresidente y actual dirigente opositor Rafael Correa. El proyecto consiste en un impuesto con diferentes tasas según a quién se lo aplique.

La idea es establecer una alicuota de un 0,9% a patrimonios personales superiores a un millón de dólares, 10% a las utilidades bancarias de la banca privada en el periodo de 2019 y 25% a las 15 empresas del país más beneficiadas con la reforma tributaria.

A pesar de que la iniciativa fue presentada por los legisladores de Revolución Ciudadana, en este país latinoamericano la única persona que tiene atribución legislativa para definir cuestiones tributarias es el presidente, cargo ocupado actuamente por Lenín Moreno, antiguo aliado y hoy enfrentado con Correa.  

En Perú también es la oposición la que impulsa un proyecto de estas características. Entre las propuestas que lanzó el partido de izquierda Nuevo Perú, liderado por Veronika Mendoza, legisladora durante el periodo 2011-2016, incluyó la creación de un impuesto del 1% aplicable a las empresas con más ganancias del país.

Otra fuerza de izquierda, el Frente Popular Agrícola del Perú (tercera banca mayoritaria) también presentó una iniciativa en la misma sintonía, aunque el gravamen se aplicaría a las personas físicas y jurídicas que facturen más de un millón de soles por año (unos 300.000 dólares).

Al igual que en Ecuador, se plantean categorías escalonadas: una tasa de entre el 0,22% y el 1% para quienes facturen un millón de soles por año; otra de entre el 1% y el 2% para quienes ganen 10 millones por año; y otra de entre un 2% y un 3% para quienes superen los 50 millones de soles.

Diarios Argentinos móvil