El Gobierno planea cerrar la Secretaría que investiga el atentado a la AMIA

Los constantes cruces entre su titular, Mario Cimadevilla, y el ministro de Justicia, German Garavano, habrían determinado la decisión. En el centro, denuncias de falta de presupuesto y "trabas burocráticas" del Ejecutivo.

Cuando llegó a la presidencia, Mauricio Macri remarcó la necesidad de lograr "verdad y justicia" en torno al atentado a la AMIA, ocurrido el 18 de julio de 1994, y, para eso, su principal apuesta fue elevar la Unidad Especial encargada de la investigación a rango de Secretaría de Estado. Sin embargo, transcurridos 19 meses, el Gobierno ya planea cerrar esa dependencia, en medio de reclamos de falta de presupuesto. 

"No nos olvidaremos tampoco de los argentinos víctimas del terrorismo. Queremos saber qué ocurrió; y, por eso, también elevamos a rango de Secretaría de Estado la Unidad Especial de Investigación de la causa AMIA. Necesitamos verdad y justicia", fueron las palabras del reciente asumido Macri en aquel momento. 

El Gobierno colocó al frente de la nueva Secretaría de Investigación del Atentado contra la AMIA —bajo la órbita del Ministerio de Justicia— al exsenador radical Mario Cimadevilla, con el objetivo de aportar mayores datos y darle una mayor celeridad a la causa, como así también colaborar con la Justicia en la investigación de la muerte del fiscal Alberto Nisman. 

Pero, lejos de aportar resultados, la nueva dependencia se convirtió en la arena de disputa entre Cimadevilla, que denunció la falta de presupuesto y "trabas burocráticas" por parte del Ejecutivo, y el ministro de Justicia, Germán Garavano, quien rechazó las acusaciones y culpó al funcionario de ser poco claro en sus pedidos. 

"El manejo de la causa judicial y de la investigación que podemos aportar desde esta Unidad Especial no puede estar sometido a una permanente traba burocrática del Estado. Acá hace falta una mayor celeridad en los trámites administrativos, que nunca hubo", se quejó el radical en diálogo con Infobae.

Una de las principales demandas para su Secretaría consistía en un software para sistematizar y cruzar la información proveniente de varias investigaciones judiciales que pudieran relacionarse con el atentado, pero, según Cimadevilla, los fondos nunca llegaron. Para el Gobierno, la Secretaría ya cumplió un ciclo y solo faltaría la firma de Macri para decretar su fin. 




Diarios Argentinos