El FMI le exige “reformas serias” a Macri: ¿se viene la flexibilización laboral?

La titular del Fondo, Christine Lagarde, pidió mayor “claridad” sobre la política de ajuste. La flexibilización laboral es una de las reformas estructurales más solicitadas por el organismo para Argentina.

La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, le exigió a Mauricio Macri “reformas serias” y “claridad” en su política de ajuste como requisito para mantener el préstamo con la Argentina. ¿Se viene la flexibilización laboral, una de las medidas más impulsadas por el organismo internacional?

“Si el presidente incluye reformas serias en su plan, entonces lo veremos, evaluaremos el impacto en la situación macroeconómica de la Argentina, determinaremos la sostenibilidad de la deuda y trabajaremos con ellos", aseguró Lagarde en una entrevista con el Financial Times, el influyente diario de origen británico.

Además, pidió que la política monetaria del país tuviera más “claridad, transparencia, información adecuada y debida para los operadores del mercado”, y solicitó “una mejor comunicación” sobre el programa económico de ajuste que lleva adelante la administración de Cambiemos.

Las declaraciones surgen en medio de la negociación que el Gobierno nacional mantiene con el FMI para redefinir los términos del plan económico y financiero. Hace dos semanas, Macri había confirmado que el Fondo adelantaría para el año que viene los dólares que estaban previstos para el 2020 y 2021. Pero desde Washington no dieron nada por cerrado y ahora se están revisando los detalles del nuevo entendimiento.

La exigencia de “reformas serias” para la Argentina vuelve a poner a la flexibilización laboral en el centro de la mesa. Esta medida es una de las reformas estructurales que el Fondo le pide al país desde hace tiempo como medio para bajar los costos laborales y mejorar la productividad del país.

De hecho, la reforma laboral es una de las recomendaciones que el FMI le realizó al gobierno a fines del 2017, cuando se realizó la misión del IV (una revisión de rutina de la marcha de la economía), es decir, previo al acuerdo actual de USD 50.000 millones.

En un documento elaborado por Lusine Lusinyan, economista senior del Departamento del Hemisferio Occidental del organismo, se afirma que “las estrictas regulaciones del mercado laboral, como los altos costos de despido y las restricciones al empleo temporal, obstaculizan la asignación eficiente de recursos en la economía, desalientan la inversión y conducen a la subutilización de la mano de obra y la informalidad". El trabajo concluye que “las reformas estructurales tomarán tiempo en materializarse, pero son esenciales para impulsar el potencial económico de la Argentina de manera sostenida”.

En diciembre del año pasado, la Casa Rosada presentó un proyecto de flexibilización laboral, que luego fue cajoneado por el malestar social y el desgaste político provocado por la reforma previsional sancionada en el Congreso. En un contexto de mayor dependencia de los dólares provenientes del FMI, ¿volverá el Gobierno a la carga con la reforma del marco laboral, tal como pide el Fondo?

Diarios Argentinos