El escenario para Kicillof tras la cumbre con intendentes opositores

Ambos lados mostraron buena sintonía. Pero los jefes comunales aclararon que no se tocaron cuestiones puntuales del proyecto de ley impositiva que busca aprobar el oficialismo. ¿Qué puede esperar el gobernador?

Tras las diferencias planteadas entre el oficialismo bonaerense y la oposición por el proyecto de ley impositiva impulsada por Axel Kicillof, el gobernador recibió a los intendentes opositores para intentar destrabar el conflicto y llegar a puntos de acuerdo para poder tratar la norma en la Legislatura, pero todavía le queda una ardua negociación si quiere aprobarla en las próximas semanas. 

Según contaron los propios jefes comunales que participaron del encuentro, hubo "avances" en la negociación, aunque el tema se habría tocado "por arriba", sin reparar en puntos concretos de la norma que busca aprobar Kicillof y su equipo. 

El punto de tensión está en que el Gobierno provincial no quiere hacer demasiadas concesiones porque, entienden, se perdería el sentido del proyecto. Sin embargo, los intendentes de Juntos por el Cambio no están dispuestos a aceptar la norma como está, con subas del 50% en promedio en el impuesto inmobiliario y rural. 



"No fue un tema de la reunión. El gobernador planteó su preocupación, nosotros la escuchamos, pero eso es una discusión de orden legislativo con representantes de los partidos que integran nuestro frente", manifestó tras el encuentro Jorge Macri (Vicente López).

De acuerdo a los intendentes, la reunión estaba pautada desde antes que se generara la disputa en el Congreso bonaerense. Por eso, si bien el gobernador mostró su preocupación por el tema, habló principalmente del estado de las cuentas de la provincia y les planteó las prioridades de su gobierno.

Lo que sí busca garantizar Kicillof, más allá de que persistan diferencias en torno al proyecto, es el quorum que permita abrir el debate. Mientras que en Diputados parece garantizado, en el Senado provincial la cuestión está difícil, ya que Juntos por el Cambio cuenta con 26 de los 46 legisladores que conforman la Cámara. 

Por eso, a diferencia del primer intento, el Ejecutivo provincial planea abrir el debate en la Cámara baja, donde sí se podrá iniciar el tratamiento e intentar buscar puntos de acuerdo con la oposición. Con al menos algunos de los conflictos resueltos, sería más fácil conseguir el quorum en una Cámara de Senadores mucho más hostil para el Frente de Todos.

"Tal vez lo que faltó fue tiempo y ahora nos lo estamos dando para lograr los consensos para un tratamiento que se dará en la medida en que haya una ley que podamos trabajar en conjunto", manifestó Jorge Macri en conferencia de prensa, que se mostró abierto al diálogo. 

Sin embargo, aclaró que es un tema legislativo y, por lo tanto, debe resolverse en el recinto. Lo que está claro es que, lejos de estar resuelto, Kicillof deberá trabajar mucho junto a sus legisladores para intentar negociar con la oposición y lograr aprobar la ley que quiere.


¿Qué plantea el proyecto?

Desde el Gobierno bonaerense sostienen que lo que busca es actualizar los valores de los impuestos inmobiliario y rural del año pasado, entre otros, con la consideración de la inflación de 2019, estimada por privados en casi el 55%, por lo que no incrementaría la presión impositiva en promedio en términos reales, defienden.

Establece incrementos que en promedio son del 50% para todos los sectores, pero que oscilan desde el 15 al 75%. Según se afirma, "para evitar que el esfuerzo recaiga sobre los sectores más vulnerables, que son los principales afectados por la actual crisis que atraviesan el país y la provincia". 

El tope del 75% será para quienes, por ejemplo, cuentan con un campo que supera los tres millones de pesos y posee más de 2000 hectáreas, señaló el diario La Nación.

Por el contrario, el proyecto establece exenciones impositivas para propiedades de hasta 100 hectáreas "dedicadas total o parcialmente a la producción tambera" y a las de 50 hectáreas "destinadas a la producción agropecuaria".

San Martín móvil