El Dr. Wertham, el villano más peligroso

OPINION. La mente más enferma que ha azotado el mundo del cómic es un hombre gris e ignorante que impulsó una maquinaria de censura en el noveno arte


Hay muchos nombres que se disputan el trono de peor villano en los cómics, sin pensarlo mucho aparecen en mi mente los actos despiadados del Joker, el terror impuesto por Magneto, la arquitectura mortal de Ozymandias, etc. etc. etc. Sin embargo, la mente más enferma que ha azotado el mundo del cómic es un hombre gris e ignorante que impulsó una maquinaria de censura en el noveno arte.

Este villano, Fredic Wertham, publicó en los años 50 un ensayo llamado “La seducción de los inocentes” y puso en jaque a todo el contenido que el cómic podía ofrecer.



Fredic Whertam, psiquiatra impulsor del CCA. 


Wertham puso el foco sobre las historietas,  tergiversando el mensaje de los autores y estableciendo que las mismas eran las responsables absolutas de la corrupción en los niños debido a la violencia y distorsión con la realidad que generaban.

El golpe mortal sucedió cuando este hombre llegó al Senado norteamericano, para argumentar sobre la “verdad” que emanaba de las hojas de su libro, lo que generó que personas muy poderosas actuaran en su favor.



El famoso libro publicado en 1954.


El libro fue parte de una avanzada retrógrada, lanzada por parte de una porción de la sociedad estadounidense de élite. La misma causó una herida gigante, dañando al noveno arte de manera “legal” bajo el nombre de COMIC CODE AUTHORITY (CCA), una regulación que afectaba a la creación de nuevos contenidos y la publicación (autorizada o no) de los mismos.

 A partir de ese momento, todos los cómics que se lanzaban eran publicados con el sello del CCA en la tapa.


El famoso sello regulador.


Alguno de los puntos reguladores  de este código censor eran :

  • Los crímenes nunca se presentarán de tal manera que generen simpatía por el criminal, promuevan la desconfianza de las fuerzas de la ley y la justicia, o inspiren a otros con el deseo de imitar a los criminales.
  • Siempre el bien triunfará sobre el mal y el criminal será castigado.
  • Se prohibirán las escenas de violencia excesiva, tortura y crímenes sangrientos y horripilantes.
  • Ninguna revista de historietas usará las palabras "horror" o "terror" en su título.
  • No se permitirán escenas de depravación, lujuria, sadismo, masoquismo.
  • Se prohíben las escenas de zombies, vampiros, los demonios, canibalismo y hombres lobo.
  • La blasfemia, obscenidad, vulgaridad o palabras o símbolos de significados indeseables están prohibidos.
  • La desnudez en cualquier forma está prohibida, al igual que la exposición indecente o indebida.
  • La ilustración o la postura sugestiva es inaceptable.
  • Las mujeres serán dibujadas de manera realista sin exagerar ninguna cualidad física.
  • Las relaciones sexuales ilícitas no deben insinuarse ni retratarse. Las escenas de seducción, violación y las anormalidades sexuales son inaceptables, al igual que perversión sexual o cualquier inferencia a la misma.

De esta manera, la libertad de expresión de los autores se vio comprometida, logrando así que la ideas originales fueran modificadas en muchos casos por argumentos infantiles o absurdos. Estos lineamientos causaron un gran declive editorial. En algunos casos hasta lograr la desaparición de editoriales, tal fue el caso de EC, víctima directa ya que su contenido se basaba en el terror, suspenso y crimen.

Stan Lee fue víctima de estos abusos llevados hasta el absurdo, cuando  al querer dar un mensaje anti-drogas en “The Amazing Spiderman,” usando al personaje del Duende Verde como una víctima de las mismas, le fue cancelado el número ya que “incentivaba al uso de drogas”, algo totalmente irrazonable.

Este villano en forma de código gobernó por más de treinta años, siendo revisado en ocasiones, de la mano y adjuntado siempre a los cambios sociales. En 1982 se volvió un ente regulador más permisivo y ya en 1989 el código fue revocado, entre esos años se publicaron grandes obras como “Watchmen” de Alan Moore o “The Dark Knight Returns” de Frank Miller, las cuales cambiaron para siempre la forma de leer estas historias. Obras que hicieron que DC, su casa editorial, se viera con la necesidad de abrir un sello para lectores adultos llamado VÉRTIGO.

Con el correr de los años el logo de CCA fue eliminado de las tapas, siendo que la última vez que fue usado se date del año 2011, pero ya como adorno antes que como ley reguladora.


Niño deleitándose con las aventuras de Steve Rogers en los años 50.


Sin duda Wertham no pudo contra el cómic, el bien triunfa y esta fue la ocasión. Es más, ha logrado que los creadores superen las limitaciones  y generen obras que de manera subversiva le hablan al derrotado código, desarrollando historias extraordinarias y emitiendo el claro mensaje en el que la propiedad intelectual no se toca.

Hasta la semana que viene.


Sobre el autor: 24 años de edad. Oriundo de Buenos Aires. Lo encuentran reseñando cómics como @FestivoC  y @festivo_comics en Twitter e Instagram, respectivamente. Un multimillonario que se viste de murciélago por las noches le cambió la vida...

Diarios Argentinos