El consumo de vino registra la peor caída en 20 años

Según el INV, abril fue el peor mes del año para las bodegas, cuando la caída fue de casi el 17%, y hay una fuerte preocupación en el sector. También se desplomaron las exportaciones.

La industria vitivinícola argentina atraviesa el peor momento de, al menos, los últimos 20 años. El consumo interno de vino y las exportaciones cayeron a tasas altísimas en los últimos meses y encendieron la alarma de las bodegas, que además debieron afrontar un fuerte aumento de costos y advierten que la actividad, emblemática para el país, corre serio riesgo.

Abril fue el peor mes del año, según el Instituto Nacional de Vitivinicultura. El consumo interno se derrumbó un 16,9% frente a igual mes del año pasado y se ubicó en 670.107 hectolitros. Así, entre enero y abril de este año, el consumo interno acumuló una caída de 13,1% contra igual período de 2016.

Las cifras mencionadas alertaron a los empresarios del sector, ya que se trata del primer cuatrimestre de mayor caída desde, al menos, 1995. Hasta el momento, el año que le sigue en términos de baja de consumo interno es 2004, cuando se redujo un 8,7%, según datos del Observatorio Vitivinícola Argentino y la Coviar (Corporación Vitivinícola) en base al INV.

Las exportaciones también corrieron la misma suerte, según consignó hoy el diario El Cronista: registraron un récord histórico en su caída, en comparación a los últimos años (no a los datos previos a 2003, cuando Argentina exportaba muy poco vino).

La venta al exterior de vino fraccionado se redujo un 13,5% en abril (13,6% en botellas y 18,9% en tetra-brik) y, en el caso de granel y mostos, el derrumbe fue mayor, con caídas del 59,2% y 53,1%, respectivamente.

En lo que va del año, hasta abril, la exportación de vinos fraccionados acumula una disminución de 9,1% (con bajas de 7% en botellas y de 39,3% en tetra-brik), mientras que graneles y mostos suman retrocesos de 43,2% y 54,3%, siempre según el INV.

"Cae el consumo de todas las bebidas. Pero nuestra situación es muy complicada. Tenemos un segundo año con baja producción, alto costo de la uva y una situación difícil del consumidor. Estamos muy preocupados y trabajamos en planes de competitividad para poder bajar los costos", explicó a El Cronista el gerente de la Unión Vitivinícola Argentina (UVA), Sergio Villanueva,

Por su parte, el gerente general de Coviar, Carlos Fiochetta, remarcó que "no hubo caídas tan abruptas en más de 20 años por lo menos, en períodos de tiempo tan cortos" y agregó: "Preocupa mucho, esperábamos un rebote este año, pero lamentablemente, vemos que aún no encontramos un piso, seguimos cayendo"

"La macroeconomía no está bien, el consumo masivo, muy complicado, los consumidores no tienen dinero, está muy difícil. Y también hay que mejorar la competitividad de cara a las exportaciones, es fácil caer pero difícil recuperar mercados", subrayó Fiochetta.

Diarios Argentinos