El Congreso de Estados Unidos aprueba el presupuesto y reabre el Gobierno

La administración estaba en cierre parcial desde la medianoche. Durante la madrugada, las dos Cámaras aprobaron un proyecto presupuestario que eleva fuertemente el déficit fiscal. Resta la firma de Trump.

En la madrugada del viernes, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el presupuesto con un incremento del gasto público de alrededor de USD 300.000 millones. El acuerdo legislativo permitió reabrir los fondos del Gobierno federal, que estaba en cierre parcial desde la medianoche por el retraso provocado por un senador durante la votación en la Cámara Alta. Ahora resta que la propuesta legislativa sea firmada por el presidente Donald Trump.

El presupuesto fue aprobado en la Cámara de los Representantes con 240 votos a favor y 186 en contra y en el Senado por 71 a favor y 28 contrarios. El pacto eleva el gasto del Gobierno federal en USD 300.000 millones en dos años, cifra que elevaría el déficit público hasta aproximadamente 1,15 billones de dólares. Más de la mitad del aumento de fondos se dirigirá a la Defensa.

Curiosamente, el mayor desbalance fiscal provocó que varios demócratas acompañaran la medida y algunos legisladores republicanos ─los sectores más conservadores y la facción Tea Party─ se opusieran a la propuesta. De hecho, estaba previsto que la aprobación se concretara antes de la medianoche, plazo a partir del cual cerraría el Gobierno. Pero en Senado hubo un escollo: el libertario Rand Paul, refractario a todo gasto del Estado, frenó la sesión durante toda la tarde con recursos parlamentarios. Su fin era introducir una enmienda que fijara un límite al déficit, algo que no ocurrió.

“Mi partido es ahora cómplice de los déficits”, advirtió Paul. “Los puedo mantener aquí hasta las tres de la mañana, les haré escucharme”,  llegó a amenazar. El senador por Kentucky no logró revertir el pacto presupuestario, pero sí provocó un nuevo cierre parcial del Gobierno, el segundo en un mes, que duró apenas unas horas, hasta que la Cámara de Representantes aprobó el proyecto.

De los USD 300.000 millones de gasto que incorpora el Gobierno, más de la mitad se destinarán al sector militar (USD 165.000 millones). USD 90.000 millones irán a paliar desastres naturales en Texas, Florida y Puerto Rico y USD 20.000 millones se dirigirán a un plan de infraestructura impulsado por Trump.

Muchos demócratas renunciaron a la que era su principal condición, la regularización de 800.000 jóvenes indocumentados (los dreamers). El 5 de marzo vence el permiso temporal de residencia en Estados Unidos de ese contingente, por lo cual se espera una nueva negociación contrarreloj en el Congreso.

Diarios Argentinos