El Brasil de Bolsonaro, con más precarización laboral

Un informe de CETyD sostiene que el presidente electo está dispuesto a mantener y profundizar el marco de flexibilización laboral aprobado en 2017 por impulso de Michel Temer.

La victoria de Jair Bolsonaro en la elección presidencial de Brasil introdujo una gran incertidumbre sobre el futuro de la economía del gigante latinoamericano. En materia de empleo, un informe del Centro de Estudios sobre Trabajo y Desarrollo (CETyD) advierte un escenario de mayor precarización y de pérdida de derechos laborales tras la asunción del exmilitar de ultraderecha.

En 2017, el Congreso brasileño aprobó una reforma laboral que flexibiliza fuertemente el marco regulatorio de las relaciones laborales. En la campaña presidencial del 2018, la mayoría de los candidatos presidenciales se había comprometido a modificar o inclusive derogar la legislación en caso de ser electos. Una de las excepciones fue Bolsonaro, que prometió la continuidad de la normativa.

De acuerdo al estudio de CETyD, un centro de investigación de la Universidad de San Martín, desde que se aprobó la iniciativa desreguladora en 2017, cayó el trabajo de calidad y creció el empleo precario. “El empleo registrado en empresas privadas cayó un 1,5% desde la aprobación de la Reforma Trabalhista. La variación representa la pérdida de casi 500 mil empleos registrados”, sostiene el documento.

En paralelo, desde mediados de 2017 se incorporaron al mercado laboral 524 mil asalariados no registrados y 555 mil trabajadores por cuenta propia. Y también se dio un crecimiento del empleo público.

La reforma laboral impulsada por el presidente Michel Temer y aprobada en el Congreso nacional habilita modalidades precarias de trabajo (instituye el empleo autónomo no laboral), facilita los despidos arbitrarios y las rescisiones contractuales, elimina los límites a la tercerización, facilita la ampliación de la jornada laboral (hasta 12 horas) y debilita la negociación colectiva y a los actores sindicales como estructuras de representación de intereses. Con un programa ultraliberal, Bolsonaro parece dispuesto a profundizar el esquema de flexibilización laboral imperante en la actualidad en Brasil.

El lápiz verde