Disturbios en River-Boca: para Macri, la culpa nunca es del Estado

El presidente cargó la culpa sobre los hinchas del club “millonario” por el fallido partido. En cambio, omitió cualquier responsabilidad del gobierno por las falencias en el operativo de seguridad.

El fallido partido entre River y Boca sigue siendo motivo de debate. A pesar de la clara responsabilidad del gobierno en el operativo de seguridad, que derivó en la renuncia del ministro porteño Martín Ocampo, el presidente Mauricio Macri decidió enfocar la culpa en los hinchas de River. En especial, en la agresión que recibió el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, antes de acceder al palco oficial. Para el líder de Cambiemos, la culpa nunca es de su gestión.




“Recibimos al presidente de la FIFA y tuvo una experiencia espantosa. No puede ser que pensemos que gente que se precie de ser educada piense que escupir es algo que está bien”, señaló el mandatario en conferencia de prensa el lunes 26 de noviembre, tras el fin de semana de los disturbios en el Monumental.

En esa ocasión, Macri cargó las culpas contra la barra brava de River por los piedrazos y contra los hinchas del club por haber escupido a Infantino. Y no hizo ninguna autocrítica por las fallas del Estado en el operativo de seguridad.

Pasaron los días, y el presidente insistió con esta postura. “A mí me parece mucho peor que los piedrazos al micro de Boca, han sido los violentos que escupieron a otra persona desde al lado. Lo que pasó con las autoridades de la FIFA en la confitería de River es mucho más grave que lo que pasó en la calle”, observó el 3 de diciembre Macri, para quien la culpa siempre es de la sociedad, y nunca del Estado.

Diarios Argentinos móvil