Desde la llegada de Macri, la deuda saltó del 52% al 82% del PBI

En tres años de gobierno de Cambiemos, los pasivos públicos se incrementaron alrededor de US$ 120.000 millones. La devaluación y la recesión del 2018 resintieron la relación deuda-PBI.

La deuda pública no para de crecer bajo el gobierno de Mauricio Macri. Cuando asumió el poder en 2015, la relación deuda-Producto Bruto Interno (PBI) era de 52,6%. Hoy, a raíz de la reciente devaluación, los pasivos de Argentina ya superan el 80% del producto, porcentaje que no se alcanzaba desde el 2005. En tres años, Cambiemos incrementó la deuda en alrededor de US$ 120.000 millones.

Según el último informe oficial brindado por la Secretaría de Finanzas, el endeudamiento ascendía a US$ 331.481 millones de dólares en el primer trimestre de 2018. Ese registro equivalía a 59,3% del PBI. Pero los últimos meses han sido turbulentos en la Argentina. Esa cifra no contempla el préstamo del FMI (US$ 15.000 millones ya han sido acreditados), ni las Lebacs ni los pasivos provinciales. Si se agregan esos montos y se contempla la reciente devaluación del peso y la recesión prevista para este año, la relación deuda pública-PBI oscila en torno al 82%.Entre otros efectos, la depreciación del peso hace caer el producto bruto medido en dólares, con lo cual incide en la proporción deuda-PBI. En lo que va del 2018, el dólar ya subió alrededor de 90%. Si la devaluación persiste, los pasivos podrían superar el 100% del PBI en poco tiempo, es decir, será mayor que lo que los bienes y servicios que el país genera en un año.

Además, la recesión complica el panorama. De acuerdo al ministerio de Hacienda, la economía caerá 2,4% este año. La reducción de lo producido por Argentina hace que crezca, en términos proporcionales, el tamaño de la deuda.

Según cálculos del Instituto de Economía y Trabajo (IET) de la Fundación Germán Abdala, el país terminó el primer semestre del 2018 con una deuda pública de US$ 360.000 millones. Así, bajo su gobierno, Macri incrementó la deuda como porcentaje del PBI 30 puntos porcentuales, del 52,6% en 2015 a un estimado de 82% en la actualidad. A su vez, los pasivos públicos se engrosaron US$ 120.000 millones en el período 2015-2018, de US$ 240.000 millones a US$ 360.000 millones.

En la salida de la crisis del 2001, por la megadevaluación y la caída del producto la deuda pública superó largamente el 100% del PBI. En 2005, el gobierno de Néstor Kirchner impulsó la reestructuración de la deuda externa, lo cual contrajo fuertemente los pasivos con los acreedores externos e hizo bajar el ratio deuda-PBI al 80,5%. Con Cambiemos, el país ingresó en una zona de riesgo: ese registro se volvió a superar, y la tendencia sugiere que puede crecer en el corto plazo.

Diarios Argentinos