Desarrollo Económico y Rivalidad Hegemónica

OPINIÓN. Para los Estados Unidos tener aliados económicamente fuertes en Eurasia fue de suma importancia para contener a la Unión Soviética. Por lo tanto muchas de las restricciones al crecimiento y desarrollo económico fueron relajadas para algunos países.


Desde la finalización de la Segunda Guerra Mundial en 1945 hasta la desintegración de la Unión Soviética (URSS) en 1991, la hegemonía de los Estados Unidos fue desafiada a nivel global. La existencia de esta rivalidad incentivó a que los Estados Unidos se interesen directamente en el desarrollo económico de ciertos países del mundo, para evitar la cooptación de los mismos bajo la órbita soviética como no lo había hecho hasta ese momento y como no lo volvió a hacer en otro tiempo y lugar.

¿Cuáles fueron algunos de esos estados privilegiados? Particularmente los ubicados en el continente euroasiático tanto en su costa oriental como occidental. Entre ellos se pueden enumerar, Corea del Sur, Japón y países receptores del Plan Marshall, entre otros. 

En otras palabras, dada la ex presencia soviética en la masa de tierra que abarca desde Portugal al Estrecho de Bering, donde residían y aun residen la mayoría de las diez principales economías del mundo, así como la mayor parte de las potencias nucleares y militares, los Estados Unidos explícitamente implementaron políticas para incentivar el desarrollo económico de ciertos estados.

Estas políticas incluían aceptar la depreciación delas monedas de países aliados para mejorar la competitividad respecto de los Estados Unidos; promoción de la inversión extranjera directa tanto en Europa y Asia; transferencia tecnológica; aumento de los gastos militares en países extranjeros utilizándolos como proveedores de material bélico; apertura de mercado a las exportaciones de los aliados en condiciones favorables para ellos; ayuda externa directa como en el Plan Marshall y evitar la represalia ante el establecimiento de tarifas a las importaciones, subsidios a la exportación y barreras no arancelarias desfavorables para los Estados Unidos.

En la literatura económica se lo conoce como desarrollo por invitación u “Open Door”. Se debe notar que dicho apadrinamiento no se verificó en todas las regiones del mundo, como lo demuestra el trato desigual en cuanto a acceso a mercados y financiamiento externo para países de América Latina y/o África durante dicha época.

En otras palabras, fue de interés para los Estados Unidos tener aliados económicamente fuertes en Eurasia para contener a la Unión Soviética. Ergo, muchas de las restricciones al crecimiento y desarrollo económico fueron relajadas para algunos países. Esto aumentó la probabilidad deque ciertos estados euroasiáticos realicen un “caught up” parcial o total en alguna esfera de poder con los Estados Unidos, dado que era funcional a la potencia global dominante y a la política de gestión del continente más relevante a nivel mundial. 

Actualmente surge la pregunta de si el inicio de la rivalidad hegemónica en ciertas áreas y esferas por parte de China, por ejemplo, puede abrir posibilidades de cooperación y transferencia tecnológica con los Estados Unidos, como las observados en el siglo pasado. En otras palabras, ¿puede la competencia chino-norteamericana inducir a los Estados Unidos nuevamente a “invitar” estados al proceso de desarrollo antes relativamente ignorados?

En conclusión, independientemente de la respuesta a dicha pregunta que el tiempo se encargará de responder, Estados Unidos siempre tuvo una política económica exterior asimétrica a nivel global. Particularmente América Latina y Argentina no vieron relajadas restricciones tecnológicas,externas y de demanda como algunos de los países euroasiáticos mencionados. Esto último volvió a la política económica del estado argentino y la forma en que se gestionan dichas restricciones localmente, fundamentales y esenciales para alcanzar el desarrollo económico.

Diarios Argentinos