Denunciaron a los médicos que hicieron la cesárea a la nena violada

José Gigena y Cecilia Ousset fueron denunciados penalmente por Homicidio. El escrito fue presentado por un grupo de abogados provida luego de la muerte de la bebé.

El caso de la nena de 11 años que fue violada por la pareja de su abuela y a  la que sometieron a una cesárea —tras incumplir los plazos de una ILE—sigue generando polémica. Hoy se conoció que los médicos José Gigena y Cecilia Ousset fueron denunciados penalmente por Homicidio luego de conocerse la noticia de la muerte de la bebé, el viernes 8 de marzo.

El escrito fue presentado por los abogados tucumanos María Teresa Mockevich, Viviana Matar, Luciana María Colombres, Jorge Javier Ramacciotti, Constanza Del Carril, Raúl Alfredo Lezana, Ángela Lorna Vittini, Ricardo Miguel Auad, y cuenta con el patrocinio de Salvador María del Carril.  



En diálogo con diferentes medios de comunicación, el doctor del Carril explicó que la denuncia es por "homicidio calificado". La denuncia también abarca a la Defensora de Menores, Adriana Mónica Romano, por el incumplimiento de deberes de funcionaria pública. “La denuncia va dirigida, por el momento, en contra de los médicos que intervinieron. Y de la investigación penal pueden surgir nuevas personas que pueden resultar imputadas. No tenemos más información porque el tema se manejó con hermetismo. No podemos avanzar y denunciar a más personas hasta que no conozcamos la existencia de alguna conducta”, agregó el letrado.

Las contradicciones en la aplicación del protocolo en caso de la nena hicieron imposible que la víctima de violación pueda acceder a una ILE (tal como la habilitaba la ley, desde 1921, y el fallo F.A.L de 2012), por lo que los médicos, ahora denunciados, le realizaron una cesárea. Lo llamativo es que los demás asistentes a la cirugía manifestaron su objeción de conciencia dentro del quirófano cuando es su deber hacerlo por escrito y con anterioridad. De hecho, la doctora Ousset solo iba a acompañar a su marido y terminó asistiéndolo en el quirófano. “Mi mujer iba solo a acompañar. Cuando las enfermeras se van, ella se convirtió en una instrumentadora quirúrgica para terminar con la tortura de la nena", explicó.  

En una entrevista con TN, el obstetra José Gigena aseguró: "Tengo la tranquilidad de haber hecho lo que tenía que hacer. Yo puedo estar de acuerdo o no con una ley, pero si la hay, hay que cumplirla". 


El Lapiz Verde móvil info general