De Vido declaró por la tragedia de Once desde la cárcel

Por videoconferencia, el exministro de Planificación negó su responsabilidad en el hecho. Apuntó contra los exsecretarios Jaime y Schiavi, y el motorman. "No puedo aceptar tener responsabilidad sobre este dolor", dijo.

Desde la cárcel de Marcos Paz, donde se encuentra detenido por supuesto desvío de fondos, el exministro de Planificación Federal Julio De Vido declaró esta mañana por videoconferencia en el juicio oral por la tragedia ferroviaria de Once, que provocó la muerte de 52 personas, y negó su responsabilidad en el hecho. 

"Yo me ocupaba de la planificación general, política, del Ministerio. Pero no de tareas específicas que correspondían a otras áreas", se defendió el exfuncionario, con lo que apuntó a los exsecretarios de Transporte de la Nación Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, ambos condenados en el primero de los juicios por el accidente ocurrido el 22 de febrero de 2012.

De Vido aseguró que "no tenia relación directa con los concesionarios" y que de esa función se encargaban "otros entes o personas", en referencia a Jaime y Schiavi. A pesar de estar bajo su órbita, se distanció de ellos: "Como ministro no podía abocarme a las funciones del secretario de Transporte y de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte. No designé a los secretarios de Transporte porque esa era una incumbencia del Poder Ejecutivo a través del presidente de la Nación".

Además, responsabilizó también al maquinista del tren, Marcos Antonio Córdoba, condenado a tres años y seis meses de prisión en el primer juicio. "Él omitió aplicar los frenos y solo eso causó el hecho. Yo no conocía a Córdoba", manifestó el exministro. 

Por otra parte, le envió un mensaje a los familiares de las víctimas: "Expreso mi solidaridad con la familia de la víctimas del hecho que hoy se juzga. Pero no puedo aceptar por un segundo tener responsabilidad sobre este dolor". 

Acompañado por su abogado, Maximiliano Rusconi, el extitular de la cartera de Planificación durante los gobierno de Néstor y Cristina Kirchner, remarcó que "ningún ministro en la historia del mundo fue citado por un accidente de trenes", y sostuvo que durante toda su gestión estuvo "comprometido a mejorar el sistema de transporte". 

La tragedia de Once tuvo lugar el 22 de febrero de 2012 cuando una formación de la línea Sarmiento chocó contra uno de los andenes de la estación cabecera, ubicada frente a Plaza Miserere. En el primer juicio fueron condenados Jaime, Schiavi, Córdoba, el dueño de la exconcencionaria TBA, Sergio Cirigliano, y otros directivos de la empresa. 

En este segundo juicio, junto con De Vido, es juzgado Gustavo Simeonoff, extitular de la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos (UNIRE), 

Diarios Argentinos móvil